Archivos para 31 agosto 2008

31
Ago
08

Santana 3

Que hoy en día Carlos Santana sea un tipo muy poco respetable puede generar la falsa idea de que los tres discos de Santana (la banda) sean poco menos que mágicos. Sí, hoy en día, aunque parezca difícil de creer, Carlos Santana es pasto de la peor de las radiofórmulas, y se puede equiparar a los The Coors. O lo que es peor, a Maná. Lo cuál no deja de ser extraño. Primero, por el innegable talento que siempre tuvo como guitarrista. Y segundo, porque aunque sus ventas de discos habían caído en picado, y la calidad de sus trabajos desde los 80’s deja mucho que desear, nunca dejó de desarrollar un estilo más o menos propio, y de girar, haciendo de sus conciertos unas experiencias entre psicodélicas y sólo para iniciados. De manera que lo mejor será pensar que Carlos Santana murió en 1999, y centrarnos en sus inicios.

Hoy en día parece un narco de “Corrupción en Miami”

Nacido en Mexico, Carlos Santana era un guitarrista que practicaba una extraña mezcolanza entre el rock californiano de los 60’s, las jam bands, el be bop y el jazz afrocubano, todo ello combinado con una espiritualidad muy peculiar que contenía cristianismo, chamanismo y meditación trascendental. A finales de los 60’s fundó Santana (la banda) y grabó su primer disco, de título homónimo, en 1969. El gran momento de gloria le llegó ese mismo año con su actuación en el festival de Woodstock. Carlos Santana declaró que iba tan colocado que tuvo una alucinación y veía todo el público como si de hojas de marihuana se trataran. Fue en 1970 cuando tuvo su máxima popularidad con otro gran segundo disco, Abraxas. En este segundo disco habían tres de los temas con los que se conoce a Santana por todo el mundo, su versión del clásico de Peter Grant “Black Magic Woman”, su versión de Tito Puente “Oye cómo va” y esa balada instrumental “Samba pa ti”. Pero es de Santana 3, su tercer trabajo, y a la postre, el que cierra una estupenda trilogía, de lo que quiero hablar.

Santana 3 fue el primer disco que escuché de la banda. Me lo grabó en una cinta de cassette McMurphy, un tipo que participaba en el Foro de Riff-Fanzine hace unos 6 años. McMurphy era un erudito en música siempre y cuando estuviera grabada con anterioridad a 1979, y se deshacía en elogios hacia este disco. Diantre, hablo de un hecho de hace sólo 6 años y me parece que es casi la prehistoria. El detalle de la cinta de cassette es definitivo, lo sé. Entonces ya rondaban grabadoras de CD en casi todos los PC’s, pero eso no era para McMurphy. Un saludo, esté donde esté.

Éxtasis y jam en Woodstock

Porque literalmente, ese disco me flipó. Tiene una estructura muy jazzística, y como era Santana entonces, más de la mitad del disco es instrumental. En sus canciones resuena rock, soul, jazz y aires latinos por todas partes. La banda la formaban Carlos Santana a la guitarra, un segundo guitarra, Neal Schon, quien tras este disco abandonaría la banda para formar parte de Journey (¿?!!), junto con Gregg Rolie, que se ocupaba de los teclados. David Brown tocaba el bajo, Michael Shrieve la batería y lo curioso es que la banda contaba con dos percusionistas: Michael P. R. Carabello y José “Chepito” Areas. Éste último era un percusionista nicaragüense y su contribución al sonido del grupo fue definitiva. Lo que se dice, una máquina.

El disco se vendió muy bien, Santana estaban entonces en la cresta de la ola (era 1971), y el disco tuvo incluso dos singles que vistos desde la perspectiva y el concepto de “single” que se tiene en 2008, puede sorprender: la soulera “Everybody’s Everything” y la jazzísitica latina “No one to depend on”. En este disco las influencias del jazz afrocubano, jazz latino, la rumba (me refiero al estilo cubano, no a la rumba catalana) son muy latentes, y una vez más, cae una versión de Tito Puente, la potente “Para los Rumberos”. Ok, puedo entender que estos últimos comentarios puedan causar cierto rechazo para todos aquellos a los que las sonoridades de América del Sur les provoquen urticaria. Y lo puedo entender porque si hace 10 años me dice alguien que me desharía en elogios hacia un disco como este, no me lo creería. Así que para escuchar sin prejuicios, no lo olvidemos, a pesar de todo, se trata de una banda de rock.

La portada del disco en cuestión

A partir de esa época, la banda original se desharía y la carrera de Carlos Santana iría de más a menos a lo largo de la década de los 70’s y encarando unos 80’s que costaron mucho. De los 90’s, casi mejor no hablo. Oigo muy pocos comentarios acerca de un disco como este, de manera que me parece algo así como un gran desconocido, de manera que no puedo dejar de recomendar su adquisición. Por si fuera poco, Sony reeditó los trabajos clásicos de Santana en CD y hoy en día se pueden encontrar por unos seis eurines fácilmente. Así que haceros un favor y gastad los cuartos en un disco que vale la pena.

Canciones:

R.E.M. : “Beguin The Beguin”
Creedence Clearwater Revival: “I’ve heard it through the gravepine”
Ratt: “Wanted Man”

29
Ago
08

De vuelta

Bueno, recién llegadito de vacaciones, todo parece que de repente se mueve. Pero vayamos por partes, y la primera parte significa excusarme por haberme largado sin haber dicho nada. Y eso que lo tenía previsto, pero ya sabéis, a última hora hay cien mil cosas que hacer, de repente se te hacen las tantas de la noche y ves que tu vuelo sale a las seis de la mañana del día siguiente (maldita ley de la oferta y la demanda) y tus planes de una entradita nocturna se truncan porque necesito dormir algo más de cuatro horas para llegar de un modo decente al aeropuerto. Así que nada, que lo sepáis, que me he ido de vacaciones cinco días… y ya he vuelto.

Pues sí, cinco días en Menorca, isla paradisíaca y pachorrona donde las haya. Tranquilidad y descanso que, a la postre, es lo único que se puede hacer allí. Y mucha playa, lo cuál ya me está bien. Lejos queda ya la Menorca como refugio hippie, y tal vez deberíamos hablar de la Menorca como refugio turístico. Aunque a tenor de la verdad, debo decir que el contingente visitante de la isla es mucho menos agobiante, pesado, cutre y ridículo que en el resto de islas del archipiélago. En cualquiera de los casos, lo más parecido al vestigio hippie son los tropocientos puestecitos de venta de alaborios que te encuentras por doquier, y algún que otro perroflauta que hace auto-stop. Se dice, se comenta, que la isla fue algo así como una suerte de paraíso psicodélico-playero a finales de los 70’s, y que Jimi Hendrix y Eric Clapton pasaron temporadas allí.

Durante mis trayectos en el coche de alquiler de rigor, no tenía más remedio que tirar de radio, y descubrí la emisora Rock & Gol, que no tiene dial en la FM en Barcelona. Curiosa emisora ésta. Ya la conocía, aunque jamás la había escuchado. Pero dentro del tristísimo espectro radiofónico español, me gustó (nota mental: hablar del espectro radiofónico español). No puedo poner quejas a una emisora en la que suena “Born in the Bayou” de Creedence Clearwater Revival, Frank Sinatra, Jimi Hendrix, The Doors, Little Richard, y así, en plan radiofórmula. Todo muy estándar, lo más moderno que escuchaba era el single de Kid Rock “All Summer Long” que me descubrió Anxlsuperstar en el blog de Los Secuestradores de Iones (ver enlaces), en el que el tío tiene los huevos de samplear “Sweet Home Alabama”… y le sale bien la cosa! En fin, no deja de ser una emisora de oldies y estándares más o menos rockeros, con topicazos como “Hotel California” (de verdad, hay alguna emisora que nunca haya pinchado esa canción? Es necesario volver a emitir “Hotel California”?), lo cuál no le quita un cierto interés. Debo comentar que no había programación apenas, cosas del agosto, y leo en su web que en temporada convencional hay otras cosas. No sé qué tal será, pero yo disfruté de una emisora de rock clásico como existe en otros países.

Y ahora, pues nada, a apurar los últimos días, que el lunes estaremos de vuelta en el trabajo, y todo volverá a la triste normalidad. Saludos a tod@s.

Canciones:

Jeff Buckley: “Lilac Wine”
Little Steven & The Disciples Of Soul: “Solidarity”
Led Zeppelin: “I’m gonna crawl”

21
Ago
08

La Fira del Disc

Hacía mención de pasada el amigo Manurhill (ver enlaces) ayer en su blog. Y de repente, el resorte de la memoria salta sin que nada lo pueda detener, y un torrente de recuerdos desbocados llega a mi cabeza, demasiado lejanos, demasiado rápido. La Fira del Disc de Col.leccionista!!!
Para muchos rockeros de Catalunya, el nombre de Jordi Tardà nos resulta muy familiar. Tardà, con sus defectos y con sus virtudes, hizo mucho por popularizar el rock en este país, y sobretodo, también por hacerlo en catalán. Luego, probablemente haya más defectos que virtudes (y un criterio más que discutible), pero el mérito no puedo dejar de reconocérselo. Tardà es famoso por su afán de coleccionismo de memorabilia rockera, y por conducir desde hace la hostia de años un programa en Catalunya Ràdio (ahora en iCat FM), el único que pinchaba rock en esa cadena, el Tarda Tardà. Con la perspectiva que da el tiempo, era un programa algo cutre, pero ahí estaba yo, todos los sábados por la tarde, escuchando al dichoso Tardà. Pero no sólo ha hecho eso. Ha estado ligado a la promotora de conciertos Gay & Company, responsable de traer a los Rolling Stones por estos lares, y fue redactor de Popular 1 durante los 80’s y hasta primeros de los 90’s. Incluso el tío llegó a abrir un bar, a mediados de los 90’s, donde se pinchaba rock y donde se lucía su abundante memorabilia. Vamos, lo que el señor Hard Rock Cafe había hecho hace muchos años, pero antes de que se establecieran también en España. Y encima tuvo la desfachatez de llamarlo algo así como Tardà Rock Cafè-Museu (!!). Estuve una vez, lo habían situado en pleno puerto olímpico de Barcelona. El sitio tenía su aquél, por el rollo museístico, pero era un local caro y pijo que duró lo que tenía que durar, apenas unos meses. No es la primera aventura empresarial rockera de Jordi Tardà, quien tiene previsto abrir en Barcelona el Museu del Rock, donde expondrá su ingente colección. Lo cuál, así, a priori, no tiene mala pinta. Veremos. Ahora, si alguna de sus iniciativas me parece especialmente interesante, esa es la mítica Fira del Disc!!
Jordi Tardà, el padre de la criatura

Tardà era el alma mater y responsable de la feria del disco de Barcelona, desde finales de los 80’s hasta el nuevo siglo. También es curioso que un tío que tenía problemas para pronunciar la “r”, fuera el responsable de tal evento, que en su voz sonaba como la “figga del disc”. Pero tonterías aparte, se trataba de una feria que adquirió gran importancia. Eran otros tiempos, claro.

Cuando me empecé a interesar por el ruock y comencé a tener cuatro perrillas para poder comprarme discos, un buen día me hablaron de esa feria, y por supuesto, acudí, con un grupete de amigos del instituto. Yo tendría unos 15 años, o algo así. No deja de resultarme entre curioso y triste que hace como una década que no sé nada de ninguna de las personas que me acompañaron aquella tarde. En fin, la excitación era muy grande, la de encontrarme en un evento que reunía a los rockeros de BCN, en un pabellón de la Fira de Mostres de Montjuïc. Especialmente cuando en esa época, el ir a mirar discos (lo de comprar estaba más chungo) se había convertido en uno de mis pasatiempos más habituales. Todavía recuerdo qué me compré aquella tarde: el disco de debut de Radiohead, el gran Pablo Honey y un disco pirata que recogía un concierto de R.E.M. de su gira Monster, al que no pude acudir. Sí, amigos, entonces, tal y como cuenta Manurhill, había eso tan maravilloso que se llamaban “discos pirata”, y tenían su sentido. Por aquél entonces pagué lo que me parecía una pasta, era el primer disco pirata que compraba en mi vida… y se oía como tener a la banda tocando el el wáter de mi casa. Pero esa es otra historia.

Tipos remenando cubetas de discos… la imagen habitual de la Fira

En fin, no hace falta extenderme mucho para dar a entender que fue una tarde emocionante, y desde aquella primera vez, acudí religiosamente, año tras año. Era de esos eventos que esperaba durante el año. Solía realizarse la primera semana de noviembre, de manera que en cuanto acababa el verano, ya me ponía a ahorrar. Visto hoy parece de una ingenuidad y de una inocencia entrañable. Pero diablos, lo que me costaba juntar unas ocho mil pelillas, o algo así, que gastarme en discos. Hagamos todos un ejercicio de memoria de cuando éramos estudiantes. Benditas clases de repaso que daba a niños agobiantes pero que me reportaban manutención para el bono-bus, las juerguecillas de los fines de semana y los discos.

Y la de discos fantásticos que conseguí allí!! Se trataba de una feria de disco de coleccionista, pero qué hostias iba a coleccionar yo, si apenas conocía nada!! Así que me lo tomaba como una oportunidad para comprarme discos que seguramente podía conseguir en una tienda, pero que los compraba como parte del ritual de la Fira. También caían algunos piratas, aunque jamás he sido muy consumidor de piratas. Tal vez la experiencia inicial fuera mala, sin embargo, para qué iba a comprarme un pirata de Soundgarden si todavía no tenía todos los discos de R.E.M.? o si todavía no había escuchado jamás a ese tal Jeff Buckley del que tanto hablaban? y por qué no dejar ese guarruno CD de demos de R.E.M. y hacerme con el disco de los Sex Pistols? Y era de ver, claro, la sonrisa resplandeciente con la que salía de allí con siete u ocho CD’s, y después de remenar cientos de cubetas, de curiosear discos, revistas, memorabilia… incluso de ver algún conciertillo, generalmente de bandas tributo, me vienen a la cabeza las de los Stones o una de Kiss.

Al principio sólo compraba CD. Pero un año recibí todo un regalazo: un plato de discos de vinilo. Y mi mundo se amplió… ya no sólo compraba CD’s, sino también vinilos. Mi mecánica era, disco nuevo en CD, disco clásico, en vinilo de segunda mano. Aunque de eso hablaré otro día. Año tras año se sucedían las ferias, al principio en Montjuïc, recuerdo también un año que se les ocurrió hacerlo en el andén de la vieja Estació de França, nada extraño si no fuera porque esa semana fue una de las pocas en aquél lustro que nevó en BCN, y hacía un frío del carajo. Pero diablos, allí estaba, fichando.

Cartel de la Fira del Disc de Col.lecionista, concretamente el año de la nevada y la estación.

Con el tiempo, las cosas fueron cambiando. Seguramente sería que al ponerme a trabajar, ya tenía dinero para hacer un exceso discográfico cuando quisiera, sin tener que esperar a un evento. Seguramente la llegada a mi vida de la grabadora de CD’s (primero) y de Internet (más tarde) calmaron mi ansia discográfica. Aunque de eso, una vez más, hablaré en otra ocasión. En definitiva, por lo que fuera, dejé de ir. Tardà también abandonó el tema de la feria un buen día, no sé exactamente el por qué. Desde hace unos años hay otra promotora que lleva a cabo ferias del disco en Barcelona, pero a una escala menor, supongo que también es cosa de los tiempos que vive la música actual. El año pasado fui a una de ellas, literalmente me topé con ella, por casualidad, y aproveché para darme una vuelta y comprar alguna cosilla. Ya sin la emoción que me provocaba entonces.

Lo que está claro es que la Fira del Disc es uno de los recuerdos alegres que guardo, y me ha encantando que de repente algo (alguien, en este caso) me hiciera venir a mi memoria todo aquello.

Canciones:

Dee D Jackson: “Automatic Lover”
Janis Joplin: “Mercedes Benz”
Queen: “I’m going slightly mad”

19
Ago
08

Fiestas de pueblo

Pues sí que me está saliendo un NDK vacacional repletico de topicazos veraniegos… porque si en la anterior entrega era la playa quien protagonizaba estas líneas, en la presente hablaremos de otro clásico estival: las fiestas del pueblo. Porque damas y caballeros, estos días se ha celebrado las fiestas del pueblo de la bonita localidad extrarradial donde habito. Y como quiera que las noches de verano son para pasarlas fuera de casa, he aprovechado para mezclarme con mis paisanos. Y créanme, la cosa da de sí.
En este pueblo, como en la mayoría de las comarcas que rodean la urbe de Barcelona, la población juvenil (y que a la postre, suele salir en masa en estos eventos) se divide entre candidatos a aparecer en cualquiera de estas fotos y un sector más perroflautil, que generalmente es la que organiza, participa en las colles, los concursos y todas esas cosas. Y la división no es sólamente estilística, sino también geográfica. Al primer grupo te lo encuentras en masa en la feria. No hace falta que me extienda mucho en la feria, por lo menos no más de lo que comentaba el amigo Javiruli por aquí. Al sector perroflautico se le puede ver en el otro lado, en el parque con los conciertos y las festes alternatives. Y yo, pobre de mí, casi prefiero el perroflautico, en general, muy joven y con un punto de ingenuidad que casi enternece, hasta que se chocan contigo y te derraman un poco de su litro por encima.

Como habitante novato de esta localidad, no tengo ese sentimiento de patria chica, y mis relaciones con las gentes del pueblo son escasas. Pero está bien para darse una vuelta las noches de fiesta. Y la primera noche, tras dar cuenta de la debida cena y de unas copichuelas en una terraza, fuimos hacia el parque donde los Hell Angels locales, los Imperiales (uuuhhhh) habían preparado un escenario para acoger el sector juvenil de fiestas. Y yo, que soy así de imaginativo, nada más ver un escenario y unos moteros ocupándose de la logística, no podía dejar de pensar en un Mick Jagger acojonado en Altamont . El concierto de esa noche, sin embargo, no lo abría Santana ni Jefferson Airplane, sino un horroroso grupo de perroflautas llamado La Troba Kung Fu, que hacía una suerte de música entre sudamericana, popular catalana y rumbera, algo horroroso que además duró la hostia. Pero que, oh sorpresa, tenía su tirón entre el público allí congregado.

DJ Miqui Puig is in da hause

La curiosidad de la noche y lo que me llevaba allí era que después había sesión de DJ Miqui Puig. Sí, señores, por si alguien no lo conoce, el orondo Miqui Puig es el que fuera cantante de Los Sencillos, jurado de cualquier concurso de cantantes y chorradas de la tele (desde el mitiquísimo Lluvia de Estrellas hasta el tremebundo Factor X), marisabidillo, hortera, y que también mete sus narices haciendo secciones de música y tendencias en cualquier programa de tele o radio en el que se lo permitan (desde el fenecido Ticket de La Sexta hasta programas de radio catalana). En definitiva, un tío que se ha colocado muy bien. Pero qué puedo decir, me cae bien. Es un pedante y un snob, pero hay que reconocer que el tipo sabe de música (sus comentarios no son estúpidos y no recomienda nada que no sea, mínimo, de Serge Gainsbourg). Tenía curiosidad por saber qué iba a pinchar como DJ, y hay que reconocer que la cosa comenzó muy bien. Empezó pinchando una selección de rocksteady, ska británico y soul que me gustó. La sesión pasó momentos más tópicos pop-rock y acabó en algo demasiado techno, demasiado convencional para lo que me pedía el cuerpo entonces. Así, DJ Gordiqui Puig fue de más a menos y acabé por marcharme sin que hubiera acabado. Aún con esto, esos primeros 45 minutos fueron divertidos y los bailoteos en ese glamouroso parque rodeado de esos paisanos, muchos de los cuales ni siquiera habían nacido cuando se publicó “Nevermind” estuvieron bien.

Seguridad Social: el cantante se ha puesto ternasco, pero conserva buena voz

La cita en nuestro Altamont particular era el día siguiente, con un concierto que ya me interesaba más: Seguridad Social. Os voy a confesar una cosa: cuando tenía unos trece o catorce años, me gustaba esa banda. O como mínimo, los cuatro hits que tenía grabados en una cinta. Y bueno, estaban tocando gratis en mi casa. A la banda se la veía en la decadencia de esos grupos que vivieron los ochenta y parte de los noventa de los bolos veraniegos a costa de los ayuntamientos y que hicieron su agosto cuando el rock español tenía tirón. De manera que nada de florituras, cantante y tres músicos, que cuantos menos seamos, más tocamos a repartir. Lo cuál no le fue mal a la música del grupo. Batería, bajo y un guitarra bastante bueno que hacían sonar las canciones durillas, casi recordando sus inicios en la escena punk valenciana. Que nadie se lleve, de todas formas, a equívoco. El 80% de los allí presentes estaban para escuchar “Chiquilla”. Y en ese sentido, el grupo fue honesto, y se dedicaron a desgranar sus singles más conocidos, que sorprendentemente, no son pocos. Como decía ese clásico slogan, “conoces más canciones de (-póngase el nombre de la banda que se quiera, en este caso, Seguridad Social-) de las que crees”. A mí, es que me recuerdan a esa cinta que tenía grabada y también, como no, a esos locales de Poble Nou que frecuentaba y en los que hits como la mencionada “Chiquilla” o la skatalítica “Comerranas” eran un must. Y diablos, debo decir que lo pasé bien. No pagaría por ver un concierto suyo, pero me gustaron, sonaron bien y pasé un buen rato.

Tras Seguridad Social, tocaba otro DJ. No recuerdo su nombre, decían era el DJ residente de la sala Clap de Mataró. Como quiera que recuerdo haber estado alguna vez en ese sitio y que se pinchaba pop rock más o menos modernete pero bien, quise quedarme, a ver qué tal. La decepción fue mayúscula al toparme con una selección de rock latino (Los Fabulosos Cadillacs, Macaco, Jovanotti, Radio Futura,…), de modo que dejé a DJ Perroflauta y me largué, tratando de recordar si eso era lo que se pinchaba en Clap (y creo que no). La audiencia, he de decir, estaba encantada, mucho más que cuando el día anterior Miqui Puig pinchaba PIL, The Clash o The Jacksons.

Y con ello, ha acabado mi periplo por las fiestas locales, por lo menos, hasta el año que viene. No estoy por la labor de hacer valoraciones acerca de presupuestos, de la realidad de estas fiestas en el entorno del ocio del siglo XXI, ni estas cuestiones que se acercan a la temida camisa de once varas. Que estoy de vacaciones.

Canciones:

PIL: “This is not a love song”
Pixies: “Gounge Away”
The Jacksons: “ABC”

14
Ago
08

La Playa

Este NDK en versión agosto está resultando más liviano que de costumbre. Y es que las vacaciones hacen mucho. Será el calor, que me seca las neuronas y me las deja más vacías de ideas que de costumbre. De modo que para hacer un alarde de originalidad, hablaremos de playas.
Sí, amigos y amigas, y animales de corral. Me gusta la playa. Diablos, me gusta mucho la playa. Es uno de los mejores pasatiempos que puede tener el verano. Luego está el tema de la playa en invierno, con su aureola de romanticismo, el misticismo de la mar, el oleaje rompiendo salvajemente, al fondo, el crepúsculo, y todas esas cosas que tan bien quedan en el cine.

No, hoy hablo de la playa en el sentido más horrorosamente común. Leer un libro a 35º en pleno sol, sudando hasta que un leve vahído te indica que tal vez necesitas un baño. Conectarte al Ipod en modo aleatorio. Simplemente observar, parapetado en unas buenas gafas de sol, la fauna que allí se reúne, y también, claro, aunque más de soslayo, las chicas guapas que se lucen al día radiante. Y la gran sensación del baño. Parece una estupidez que reconforte tanto. En el agua, cuanto más lejos de la orilla, mejor. Por no hablar de los días con oleaje y corriente. Esos días son estupendos, cuando la mar se convierte en un pequeño reto pseudo deportivo.

Platja de Tamariu: altamente recomendable

Cierto es que las playas suelen reunir gentes de todo tipo y condición, bajas raleas, bajos instintos o directamente despertadores de odios ocultos. Todos sabemos cuáles son. Familias gritonas, gente que ensucia, niños que dan por culo, aparatos de música sonando, niñatos y no tan niñatos… ¿sigo? La playa semivacía es un ente idílico casi inexistente entre finales de julio y este ferragosto en el que nos encontramos. Y puedo entender que haya quien se agobie con todo esto. Yo supongo que me he acostumbrado a ello y puedo abstraerme.

Yo prefiero ir a menudo, casi a diario, pero poco tiempo. Con dos o tres horas tengo suficiente. Y cuando el tiempo deja de acompañar para este ritual, significa que el otoño ya está ahí, y el invierno a la vuelta de la esquina.

Canciones:

Soulsavers: “Trough my sails”
Jane’s Addiction: “Ocean Size”
Los Salvajes: “Las Ovejitas”

11
Ago
08

Magic

Anoche estuve en la sala Magic de Barcelona. Diablos, hacía mucho, demasiado tiempo que no pasaba por ahí. Y anoche me di cuenta de mi error. Todo rockero que se precie en la ciudad condal debería dejarse caer por Magic de tanto en tanto.
Por si alguien no la conoce, Magic es una de las salas con mayor solera y pedigree rockero de Barcelona, abierta desde los 70’s (no sin pasar etapas de menor esplendor y creo que algún cierre). Situada en el Born, se trata de un subterraneo pequeño y acogedor donde suena rock n’ roll constantemente. Además, acoge muchos conciertos cada semana, conciertos para aforos de 300 personas, pero que ha sido testigo de bandas que luego llenarían espacios mucho mayores y noches que se podrían calificar como míticas. Su escenario, que levanta dos palmos del suelo y en el que apenas cabe un set de batería y tres músicos más, pasa por ser uno de los más activos de la ciudad.

Ya lo digo, hacía tiempo que no iba por ahí. Recuerdo un concierto de los Man… Or Astroman?, un combo de chalados con una empanada surfero-ciencia ficción que grabaron algún disco divertido. Y recuerdo noches etílicas allí. Y recuerdo que en su momento me pareció un lugar algo carillo. No sé si el con el tiempo han bajado precios o que mi concepto de caro ha cambiado, pero el caso es que por 10 eurines entré y me tomé una copa que no contenía garrafón. Lo cuál, dados los tiempos que corren, no está mal.

Entrada a Magic

La música que pinchaban era rock sin mayores adscripciones a movimientos. No era eminentemente heavy, ni alternativa, ni rock modernete, ni hard rock setentero, ni punk. Y con total naturalidad sonaba el último single de Franz Ferdinand, Jimi Hendrix, Queen, Ramones, el “Sweet child o’mine”, “Inmigrant song”, Beck, Terrorvision o incluso algunas (pocas) canciones que sacaban mi vena más frívola y pachanguera como “Billie Jean”, “Just can’t get enaugh” o “It’s raining men”… y todo ello, ya digo, sin que un sector de público se indignara. Quiero decir, todos conocemos locales de corte “alternativo” en los que si al DJ le daba por pinchar la mencionada “Billie Jean”, le caía una pitada espectacular. Pues no era así. Y se agradecía.

Uno de los cuadros que decoran la sala: carpeta interior del Beggar’s Banquet

El lugar presentaba un aspecto desolador a la una, pero a las dos y media, lleno a rebosar, el calor hacía mella. Y yo me divertía también observando al personal. Algunos, cuanto menos, pintorescos. De entre ellos, destacaría a dos. Una, la clásica pasante. Es decir, una chica que pasaba de brazos de uno a brazos de otro, dejando un rastro de palotismo y espectativas de folleteo probablemente truncadas prematuramente. No me gusta el término “calientapollas”, pero esa individua, sin duda, lo era. Nada que no sea un clásico de la noche, pero me divertí viéndola a ella y a los pobres que esperaban hacerle compañía en su hostal (era guiri, de hecho, había unos cuantos) cuando probablemente acabara sola durmiendo su considerable borrachera. El otro personaje de la noche era un tipo que cuando entré (y era bien pronto), ya estaba allí. Un tipo alto, tejanos y camiseta negra, pelo largo negro, un cierto aire a Nuno Bettencourt de Extreme. El caso es que el tipo andaba ora sentado en la barra, ora apoyado en la pared, sin mover un músculo, y sin cambiar una cara de palo en una estudiadísima pose de tipo duro de baratillo. Y así estuvo las tres horas largas que pasé allí, serio como si estuviera pasando un mal rato. Que daban ganas de liberarle y decirle que sí, que se podía ir a casa.

En definitiva, una noche maja, una promesa, seguro que vuelvo en breve, y una proposición a los señores de Magic: por favor, instalen aire acondicionado!!

Canciones:

Terrorvision:”Oblivion”
Beck: “Gamma Ray”
R.E.M.: “What’s the frequency, Kenneth?”

07
Ago
08

Nueva fecha: 29/09/08

No tenía previsto sentarme frente al teclado hoy. Pero es que resulta que estalló la bomba informativa, como decía el mítico José María García: Tenemos nueva fecha para la publicación del nuevo disco de los nuevos Guns n’ Roses. Ni más ni menos que de aquí a un mes y medio. Juas, juas… Esto sale en una web:

Se confima que Guns N’ Roses – Chinese Democracy | CD
EUR 13.99 Free Delivery
Pre-order. | Due for release on 29/09/2008

Por si fuera poco, y para añadir más leña al fuego, Ron Thal “Bumblefoot”, un guitarrista palurdo que fichó Axl, y al lado del cuál Gilby Clarke es Jimmy Page (y hablo a nivel de técnica y carisma también), ha insinuado en una entrevista reciente la inminente salida del disco a la luz antes de final de año. Sus palabras son: “No quiero decir demasiado por temor a romper la sorpresa del regalo bajo el árbol de Navidad” (de mundogunner.ar).

Vaya por delante que en este sainete ya no me creo nada. Pero sabéis qué es lo peor? Que ya ni siquiera me excita que salga… evidentemente tengo curiosidad, y creo que no hace falta que hable de mi admiración por los Guns n’ Roses clásicos, pero también por Axl Rose. Y sin embargo, qué interés puedo tener en un disco nuevo del cuál conozco ya más de la mitad de las canciones (presuntamente). Y algunas desde hace ya más de 7 años!!!

Algunas de las canciones nuevas me parecen muy buenas, sobretodo The Blues y Madagascar, pero no tenéis la sensación de que son temas que ya no tienen nada de novedad? Ya no me intereresa comprar un disco con esas canciones. Quiero otras nuevas.

Y es que una vez más, a Axl se le ha ido la olla con el tiempo. Pasando por alto (y es mucho pasar) la memez de necesitar 14 años para grabar un disco nuevo, y de pasarse la mitad recluído, tirando su juventud (desapareció siendo un cantante joven y carismático de 33 años y volvió a los escenarios con 43, cuando obviamente sus condiciones escénicas y físicas ya no son las mismas). Pasando por alto esos “detalles”, las supuestas mezclas finales que rondan de esos temas como The Blues que rondan por ahí (podéis chequear el blog de Los Secuestradores de Iones, ver enlaces, para saber más) no me gustan. Prefiero sus versiones más crudas en directo. Y es que esos arreglos han quedado completamente desfasados… antes de que las canciones salieran a la luz.

La pena es que ya no resulta una novedad comentar todas estas cosas. Los últimos lustros en la historia de Guns n’ Roses son esperpénticos. Quizás es mejor así. Que saque el dichoso disco, que hagan una gira de presentación y que se reúna la formación original a finales del año que viene. o antes, si puede ser.

Canciones:

Pixies: “Debaser”
Alain Barriere: “Ma Vie”
The Cult: “Lil’ Devil”




agosto 2008
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Sígueme en Twitter

Categorías