Archivo para 28 enero 2008

28
Ene
08

Jitazos Fugaces. Hoy… Ini Kamoze

El protagonista de hoy tiene nombre de director de cine taiwanés con palma de oro incluída, aunque se trata de un negro jamaicano. Efectivamente, Ini Kamoze rentabilizó sus quince minutos de fama con un tema de esos con los que uno se plantea qué busca la gente en la música, y qué extraño mecanismo de nuestro cerebro nos lleva a apreciar semejantes canciones. En fin, vayamos al grano. Es 1994, y Robert Altman estrena película. En realidad se trata de una peliculita menor titulada “Prêt-à-Porter” cuya fama residía más en los cameos y pequeñas actuaciones de viejas glorias como Sofia Loren y Marcello Mastroianni, de top models y de otros famosos actores o actorcillos, como Lyle Lovett. Y esta canción era el tema principal de la banda sonora.
Así, “Here comes the hottsteper”, que así se titulaba el engendro, fue radiada hasta la saciedad, y su videoclip, pues otro que tal. Decía la nota de prensa que se trataba de un tema con inspiración del clasicazo “Land of 10.000 dances” de Wilson Picket y el “Come Together” de los Beatles. Hombre, lo de lo primero, es evidente, pero lo del “Come Together” no me queda tan claro. Pero sea como fuere, de repente se oía el “naaa, na-na-na-ná, na-na-na-ná, na-na-ná, na-na-naaá” a nivel masivo como nunca había soñado el viejo Picket.
Porque las cosas como son, hoy en día si tarareas ese estribillo, se relaciona con Ini Kamoze o con la individua esa de Operación Triunfo. Pero si una duda me asalta al respecto, no es cómo llegó Kamoze a tener ese éxito, ni cómo un negrata jamaicano puede tener ese estúpido nombre, ni siquiera qué hizo (aparte de contar dólares) a partir de ese 1994. La gran pregunta es… ¿por qué ése efecto de gaviotas al inicio de la canción?
25
Ene
08

Concurso de relatos

Aunque el tema de los Jitazos Fugaces ha dado que hablar, por esta noche quiero dejarlo aparcado. Y es que aunque siempre he tenido cierta habilidad como juntaletras, el tema de hacer un relato siempre me ha costado. Un relato, un cuento corto, una narración, llámese como se quiera, en definitiva, un artefacto compuesto de introducción, nudo y desenlace. Escribir artículos, reseñas, comentarios… eso sin problema. Pero la creación de historias, eso es lo que me cuesta. Demasiado visionado de tele ha atrofiado sin duda alguna mi cerebro.

Este verano, El Periódico de Catalunya puso en marcha un concurso de relatos cortos. Intenté mandar algo, siempre en vano. Ahora está siendo la SER la que promueve algo similar. Y seguramente es la manida fórmula del “culo veo, culo quiero” que me ha hecho decidirme, tras conocer la existencia de tal concurso a través del blog de Troutman (pueden verlo en la sección de enlaces bajo el explícito nombre de Borracho soy aún peor).

Me he dado cuenta de la dificultad del tema. No sólo había que mandar una historia, sino que también resulta que ésta no puede superar las 100 palabras. Ardua tarea para un tipo rollero como yo, con un sentido de la síntesis nulo, este es el relato más corto que he sido capaz de escribir. Ya sabéis, a mí me van más las epopeyas. En fin, que no se diga que no lo he intentado:

No funcionó. Supongo que pasa a veces, a pesar del cariño que se le pone. Después de darle mi juventud. Después de todo lo que habíamos luchado los dos por salvarlo. Ahora esas noches interminables se me antojan tiempo perdido. Y eso que yo estaba convencida, incluso jugaba a imaginarme cómo sería el gran día. Era lo que soñaba. Con lo ilusionada que estaba mi madre, tan castigada por su enfermedad. Cuando el doctor Chess me dijo que la síntesis de la vacuna había fallado, no me lo podía ni creer. El compuesto no había superado el proceso. Fue el peor golpe de toda mi carrera científica.

Canciones:

Manic Street Preachers: “Your love alone is not enaugh”
Sly & The Family Stone: “Everyday people”
U2: “Misterious Ways”

22
Ene
08

Jitazos Fugaces. Hoy… Ké

Esta de hoy yo la calificaría de difícil. Se trata de un tema de 1996 titulado “Strange World” que canta Kevin Grivois, más conocido en el negocio como Ké. De Ké sí que se puede hablar usando el calificativo de “fugaz”. Apuesto a que muchos de los que ahora leeis estas líneas no lo recordáis. Y es que a lado de Ké, el jitazo de Babylon Zoo es “Bohemian Rapsody”. No en calidad, porque, diablos, esta canción… también me gusta!! (Creo que estoy empezando a tener problemas… tal vez estoy llevando demasiado lejos el tema de los jitazos fugaces).

Poco, muy poco, recuerdaba de este artistazo. Recuerdo haber visto su videoclip en el que era uno de mis programas favoritos en esa época, “Los 40 de canal +”, una recopilación de vídeos diaria que se emitía al mediodía y por la noche en abierto en Canal + y los sábados reinaba Fernandisco en el especial “Del 40 al 1”. En mi defensa alegaré que eran épocas en las que el acceso a los videoclips era complicadísimo (a no ser que se tuviera parabólica) y que por aquél entonces no era difícil que programaran vídeos de Soundgarden, R.E.M. , Offspring, Smashing Pumpkins, Guns n’ Roses o incluso Neil Young.

Sí recuerdo que comentaban que se trataba de un ex-modelo que le daba por hacer gorgoritos, y llegué a escuchar una comparación de su música y su timbre de voz con la de Michael Stipe de R.E.M. En fin, lo que se hace para vender. El clip, eso sí, es muy grunge, muy de mostrar introversión, muy de sufro a saco interiormente. El vídeo preferido de Vince Neil, vamos. Publicó ese single… y ya está!! Desapareció de la tierra. Nunca más se supo.

Estos autores de Jitazos Fugaces suelen tener su reducto de seguidores freaks, suelen contar con (des)información en la red, incluso un mindundi como el de Babylon Zoo contaba con dos páginas en Wikipedia. Pero de Ké, pocos, muy pocos datos he podido recabar. Ni siquiera he podido averiguar su nacionalidad. Sólo que publicó un disco (“I Am”) y que con este tema tuvo bastante éxito en países como Italia, donde llegó a hacer algunos bolos. El tipo tuvo el valor de publicar un segundo trabajo en 1998, trabajo que obviamente apenas servirá como posavasos. Luego se desvaneció, desapareció de la faz de la tierra. Ké, si lees estas líneas (y seguramente lo harás), puedes saber que tu single sigue teniendo su qué (chiste malo, lo sé) en 2008.

21
Ene
08

Gangsters

Hoy estaba viendo por enésima vez “Training Day”. Ok, es una película algo chorra, pero me gusta. No me extraña que Denzel Washington se llevara el oscar a mejor actor. Y eso sin ser la típica interpretación que agrada a la academia, no, aquí no presenta a un personaje tarado ni con gran carga emocional, sino a un hijoputa, aunque cachondo. ¿Cae bien o cae mal? Desde luego no es un angelito, el agente Alonzo, pero claro, comparado con el sosainas del personaje de Ethan Hawke… Para mi gusto tiene un fallo de caracterización grave: esa dentadura perfecta. Dientes blanquísimos y milimétricamente alineados. Dudo que si existiera un agente Alonzo, éste tuviera esa boca de anuncio de Signal Plus.
Me da la impresión de que Washington ha querido recrear un personaje con dicotomía de valoración en “American Gangster”. Su interpretación del gangster Frank Lucas busca un poco eso, es un gangster, ergo, es “el malo”, pero proyecta una aureola positiva. Bajo mi punto de vista, esa sensación está mucho más lograda en “Training Day”, ya que Alonzo es más hijoputa en su comportamiento que Frank Lucas, sin embargo, diablos, pese a ser el poli corrupto, no deja de caerme bien. En cualquiera de los casos, todas las pelis de gansters de los 70’s en adelante presentan una visión heróica y romántica del colectivo.

Unos tipos majetes…

Y es que cómo molan los gangsters… mueven dinero, se codean con chicas, tienen estilo vistiendo, algunos incluso son elegantes (claro que hay de todo,ahí tenemos a Paulie Gualtieri de Los Soprano)… pero lo más interesante es su visión romántica de las reglas, algo casi medieval, su interés por el honor y la tradición, y sobretodo porque se permiten el lujo de hacer lo que quieren, esté o no permitido.

Permitidme que os cuente una cosa. El jueves pasado estaba de viaje. Por la noche no me apetecía salir a cenar, de modo que me bajé a la cafetería del hotel a picar algo mientras leía un rato. En la mesa de al lado había otro tipo, con pinta de estar también de viaje por trabajo. El tío estaba todo el rato hablando por el móvil a viva voz, con un amiguete, o algo así, pero en un tono exageradamente alto y molesto. En aquél momento, pensé qué es lo que hubiera hecho Tony Soprano, Carlito Brigante o Tommy de Vito… seguramente se hubieran acercado a la mesa y le hubieran pedido al tipo que bajara un poco la voz. Cuando el fulano se rebotara, cosa que previsiblemente fuera a hacer, le hubieran arrancado el móvil de la oreja y le hubieran golpeado en la cabeza repetidas veces con él, hasta ver sangre, y finalmente hubieran lanzado el aparato contra la pared, mientras decían algo así como “así aprenderás a respetar, hijoputa”.

En su lugar, ni yo, ni nadie de los presentes a quienes molestaba ese individuo no hicimos el menor gesto y nos limitamos a esperar pacientemente que terminara su conversación. Cómo molan los gangsters.

Canciones:

The Darkness: “Friday Night”
Phil Collins: “Easy Lover”
The Mission: “Dream On”

18
Ene
08

Jitazos Fugaces. Hoy… Babylon Zoo

Ahhh, la maravillosa idiosincrasia del mundo de la música. Unos días estás arriba del todo y cuando menos te lo esperas, el batacazo puede ser de órdago. Y es que no es nada extraño el toparse con una banda o artista que de repente, parece surgir de la nada con una canción, unos pocos minutos en los que concentra su arte y resulta ser su cenit creativo. Los dioses son favorables, ese día la luna está en su séptima casa y Júpiter se alinea con Marte, y resulta que esa canción acaba sonando en todas las radios y el pertinente videoclip aparece en la MTV y otros programas televisivos musicales. Sin embargo, la alegría es efímera, y tan rápido como ascendió, esta banda cae en el más cruel de los olvidos. Desde luego que antes habrá intentado mantener su fama más allá de los 15 minutos warholianos con un segundo single, que obviamente gusta a muy pocos y se pierde en la más cruel indiferencia. Algunos osados incluso lo vuelven a intentar un par de años más tarde, con un disco nuevo, en este caso la indiferencia suele ser aún más cruel, y el mensaje viene a ser “déjate de tonterías y toca otra vez XXXX”. El inglés, que sin duda es una lengua muy ágil, tiene para estos menesteres una expresión divertida: One Hit Wonder.

Esta pretende ser la primera entrega de una serie dedicada a algunos de estos One Hit Wonders, o como lo prefiero yo, Jitazos Fugaces. En ella hablaré de esos que parecían predestinados a comerse el mundo y acabaron siendo carne de recopilatorio anual y de emisora de radio tipo M80 o Kiss FM. Pero lo más curioso del tema es que algunos condensan en 3 minutos más gracia, más chispa, más calidad y más atractivo que carreras enteras de 15 LP’s. Otros jitazos fugaces tienen una gracia para los que disfrutamos del kistch, un eufemismo como otro cualquiera para denominar a la caspa. Otros tienen un videoclip divertido. Otros nos teletransportan a una época en concreta. Y otros son absoluta basura. Probablemente debería situar esta serie en el mejor blog de videoclips del mundo, me refiero, por supuesto, a Miliamperios en Betamax, veremos si la serie se traslada a este blog hermano o sigue en NDK.

Adentrémonos, sin más en este maravilloso mundo de los Jitazos Fugaces de la mano de todo un looser, señoras, señores y aves de corral… con todos ustedes (fanfarria) Babylon Zoo!!!

¿Cómo? ¿Que no os suena? Y si os menciono “Spaceman”, ¿la cosa cambia?. Si todavía no cambia, haced clic sobre el video. Veréis como será escuchar el tema y recordar la tonada. Como mínimo el inicio. Y es que el gran acierto, a nivel marketiniano, fue el acelerar la cinta y darle ese efecto de pitufos makineros con colocón de tripis con el que se iniciaba la canción. Eso era lo que lo hacía diferente. Y eso fue lo que llevó a Levi’s a adoptar esta intro como fondo musical para uno de sus spots de los 90’s, en una época en que la música de los anuncios de Levi’s tenía muchos números para acabar siendo radiada hasta la saciedad.

El autor de esa canción era un tipo que se presentaba bajo el nombre de Babylon Zoo, aunque su nombre era Jas Mann, y era un joven británico de origen indio. Corría el año 1996 cuando todo estalló. El hit en cuestión, pasada esa intro, era un tema muy 90’s, indie rock, guitarras saturadas, medio tiempo, baterías durillas. Él mismo se presentaba bajo una imagen pseudo grunge de media melenita y como veréis en el clip, movimientos de cámara bruscos, la banda en el escenario, acumulación de gente en un mini pogo… en fin, un clip que bebía mucho de su época. Algún día debería hablar de cómo hay tantos videoclips noventeros que presentan a una banda tocando con una supuesta actitud de desfase y un público apretujándose.

En honor a la verdad, hay que decir que el tema original no tenía esta intro que le hizo famoso, y si veis el clip con la canción inicial, se puede observar como pasado el shock de no escuchar esa intro clásica machacona, la verdad es que suena mucho mejor la intro guitarrera. Y diablos, la canción no estaba mal. A mí, por lo menos, me gusta. El tío publicó un disco titulado “The Boy With X-Ray Eyes”, y creo recordar que incluso sacó un segundo single. Hasta llegó a publicar un segundo disco, en 1999. Pero nada, como vino se fue, y hoy en día seguramente debe haberse cortado su melenita grunge y debe trabajar de taquillero en un cine porno gay… diga lo que diga Wikipedia. Pero ahí queda el rastro de su momento de fama, y para mi recuerdo queda haber sonado varias semanas esa canción en algún garito de BCN tipo “Bóveda” o similar.

Versión original del tema:

La versión con la intro que todos conocemos:

11
Ene
08

Mundo onírico

El mundo de los sueños es algo bastante flipante. Esto lo soñé antes de ayer.

Es fin de año. Estoy sólo en una habitación de hotel que comparto con Keira Knightley. Hay dos camas individuales separadas. Sólo comparto, pues, habitación, pero no cama ni fluídos corporales. Ella se acaba de marchar, porque me ha dicho que quiere salir en fin de año. Yo paso. Me voy a dormir, pero de madrugada me despierto. Me sabe mal que sea nochevieja, todo el mundo esté de fiesta y yo no, de manera que me visto y salgo de la habitación. Cuando salgo a la calle, resulta que estoy en Valencia. Paro un taxi y me meto dentro. No recuerdo haberle dicho a dónde iba, el taxista simplemente me lleva. Resulta ser un marroquí que cree que yo también lo soy, y me habla en árabe. Le digo que no entiendo nada, y decepcionado, me hace bajar del taxi. No hay nadie por la calle, y resulta ser un coñazo, de modo que decido volver al hotel. Cuando llego a la habitación, me doy cuenta de que me he dejado la cartera y la tarjeta/llave dentro. Decido comenzar a golpear la puerta y a gritar para que me abran, esperando que Keira Knightley esté dentro. Ella me abre, medio dormida y borracha, no lleva camiseta ni sujetador. Sin hacerme mucho caso, se vuelve a su cama, mientras le explico lo que me ha pasado, ya desde mi cama. Nada, ella está sobando de nuevo, y me dedico a echarle miradas de soslayo a sus tetas. The End.

Qué extraño mecanismo de mi mente me lleva a compartir habitación con esta señora?

No me creo la teoría freudiana de la interpretación de los sueños, pero si alguien lo hiciera, probablemente mi estabilidad mental se podría en seria duda. Lo del fin de año, lo puedo entender, no hace tanto, y realmente no salí en nochevieja. Lo de Valencia también, al fin y al cabo, me toca viajar a Valencia una vez al mes. Lo de los hoteles, es comprensible, son mi casa varios días al mes, también. Lo de Keira Knightley ya me cuesta más, es una chica a la que nunca he visto un morbo especial, me parece demasiado, cómo decirlo, aséptica. La cartera perdida, el taxista marroquí… y todo ello, claro, aderezado con esa neblina que puebla las situaciones de mis sueños, y esa sensación de que todo es demasiado raro. Como el vídeo de Thriller, pero sin Michael Jackson, vamos.

Canciones:

Everly Brothers: “Dream (all I have to do)”
Aerosmith: “Dream On”
Ze Malibu Kids: “I your bed”

11
Ene
08

R.E.M. : Una década complicada (y 2)

(viene de la entrada anterior) Tras la publicación de “Up”, se volcaron, principalmente Michael Stipe, en la colaboración para la película “Man on the Moon”, de Milos Forman. La banda sonora recogía temas antiguos de la banda, y uno nuevo, “The Great Beyond”, nada del otro jueves. Pero el tiempo pasaba, y tocaba grabación de un nuevo disco. Las alarmas estaban disparadas, tras un “New Adventures in Hi-Fi” que tenía buenos momentos pero era irregular a más no poder y un “Up” que siendo un buen disco, quedaba lejos de ese sexteto mágico (“Life’s Rich Pageant”, “Document”, “Green”, “Out Of Time”, “Automatic for the People”, “Monster”). Las ventas de la banda habían caído en picado y su grueso de fans parecía haberse desplazado a Inglaterra, donde sorprendentemente aumentaron su popularidad (todo el mundo sabe que los ingleses son idiotas).
Así que llegó el 2001, y con él, la publicación del nuevo disco, “Reveal”. Y con él, una nueva decepción. Se trata de un disco flojete, que eso sí, contenía uno de esos temas llamados a convertirse en clásico y que salvan muchos enteros al trabajo, “Imitation of life”, una canción que podía haber estado incluída en “Green” o en “Automatic for the People”. El resto del disco, más cohesionado que su predecesor, explora unas sonoridades menos oscuras, muy pop. Pero nada, mucha pretenciosidad y poco brillo. Pocos puntos álgidos, contados con los dedos de las manos, que marcan una distancia cada vez mayor del grupo con sus fans clásicos. Se trataba, pues, de un buen momento para echar la vista atrás y repescar los buenos momentos en un recopilatorio de sus últimos años, recopilatorio que publicaron en el 2003 con el nombre de “In time: The Best Of R.E.M. 1988-2003” que recogía los mejores temas de su etapa en Warner.

El mejor bolo de R.E.M. en estos años confusos se produjo en el garage de Homer

Este recopilatorio supuso un pequeño rayo de esperanza, ya que grabaron un par de temas nuevos para incluirlos, y uno de ellos está realmente bien, un “Bad Day” que recuerda horrores a los R.E.M. de los 80’s, cosa que hizo despertar las habladurías respecto a un supuesto retorno a esas sonoridades para su próximo lanzamiento, lo cuál, no hubiera estado nada mal. Una vez más, un espejismo. Un caramelo que de repente nos quitaban de delante de la cara. El siguiente, y a la postre, último, hasta el momento, disco en estudio de R.E.M. se publicó en 2004 bajo el nombre de “Around The Sun” y se trata del peor disco de la banda de toda su discografía. Lentísimo, aburrido, hecho con el piloto automático puesto, se le podría calificar de AOP, adult oriented pop, no tiene siquiera ni un single que pueda redimirlo. Y por supuesto, de sonoridades ochenteras, nada de nada. Sorprendentemente, se lanzan a una gira mundial tras participar activamente en la campaña anti-Bush previo a la reelección del texano, gira que recala en Barcelona. El Palau St. Jordi estaba lleno a reventar, y cuando me espabilé, sólo quedaban entradas de grada. De modo que no puedo tener un gran recuerdo de ese show, aunque tal vez sea que ver a R.E.M. desde una triste grada lejos del escenario no es mi ideal de concierto.

Britney y Stipe van al mismo peluquero. Lo reconozco, me encanta la Britey con este look.

A pesar de su bajón cualitativo, la banda no ha dejado de tener actividad. Este año pasado fueron introducidos en el Rock N’ Roll Hall Of Fame, actuando los cuatro miembros, con Berry a las baquetas. Y también publicaron su primer disco en directo, titulado simplemente “R.E.M. Live”, con unas sesiones correspondientes a su última gira. El gran problema reside en que 12 de los 22 cortes pertenecen a esta época que yo he definido como “la década complicada”. Además, me da la impresión de tener un sonido demasiado sobrecargado, en muchos temas sobra una o dos guitarras, y le falta la inmediatez y la chispa de antaño. No puedo culpar a la banda de no querer ampararse en la nostalgia, pero claro, poniendo al lado “Rockville (don’t go back)” o “Drive” de “Leaving New York”, la cosa palidece.

El cartel de promo mola, eso sí.

Ahora se vuelve a decir que su nuevo disco, “Accelerate”, tendrá sonoridades de su etapa ochentera, yo, personalmente, no me creo nada. De hecho, ese “R.E.M. Live” es el primer disco nuevo de R.E.M. que no me compro, desde hace años. Ojalá me equivoque.

Prefiero quedarme con su época grandiosa, aquella que Kurt Cobain, fan declarado de la banda, definió así en una entrevista “No sé cómo lo hacen. Dios, son lo más grande. Aguantan con su éxito como santos, y continúan proprocionandonos música estupenda”

PD: Aunque si vienen en concierto iré, esta vez desde la pista, como tiene que ser.

Canciones:

R.E.M.: “Beachball”
R.E.M.: “Beat a Drum”
R.E.M.: “The Outsiders”

10
Ene
08

R.E.M. : Una década complicada (1)

El 31 de marzo tiene prevista la salida al mercado del nuevo disco de R.E.M., que titularán Accelerate. Hace unos años, cualquier lanzamiento de los de Athens era tratado con pasión. Y es que la carrera de R.E.M. siempre estuvo trufada de grandes, grandiosos momentos. Sin embargo, no podemos soslayar una obviedad: hace ya demasiados años que no graban un gran disco. Y es que reconozcámoslo, los diez años que transcurren desde 1998 hasta 2008 han sido, cuanto menos, complicados.


Si volvemos al pasado, todo parece indicar que hay un precedente que marcó, probablemente de modo casual, un antes y un después: la marcha de Bill Berry. En la historia de R.E.M. hay varios períodos. El primero, de 1980 a 1985 viene marcado por un inicio en la banda, establecida en el underground. Sus discos de esa época son buenos, pero sin duda lo realmente grande viene en el período 1986-1990: “Life’s Rich Pageant”, “Document” y “Green”... toma trío de discazos. Pasan de ser la banda más admirada del underground americano a fichar por una multinacional, Warner, y todo eso sin perder un ápice de credibilidad. El siguiente período se sitúa entre 1991 y 1996, y es la etapa de la fama. El grupo se convierte en un dinosaurio, ventas millonarias, discos excelentes, tan buenos como los anteriores, diferentes a ellos, eso sí, respetados y admirados.

En 1995, en plena gira mundial presentando su injustamente infravalorado “Monster”, el batería Bill Berry sufre un aneurisma cerebral que le muestra la cara de la muerte de cerca. Al final todo queda en un susto, un susto que sin embargo hace que Berry abandone a R.E.M. Bill Berry siempre había sido el chico tranquilo, un tipo campechano que se sentaba tras la batería. Nunca creyó que se convertiría en una superestrella del rock, no le iban mucho ni las giras mundiales, ni las fotos de promo ni las entrevistas. Y aquél accidente fue demasiado para él. Durante la gira, había grabado con el grupo el disco “New Adventures in Hi-Fi”, un disco que sin ser malo, pecaba de disperso y de demasiado largo. Un tema rockeaba y otro experimentaba con bases techno. Una canción era fantástica, como el single “E-Bow the letter” y otra era completamente prescindible. Un corte se grababa en una prueba de sonido y otra en un estudio. Cabe decir que por aquél entonces, R.E.M. era la gran banda, de hecho, ese disco era el primero que grababan tras firmar el contrato por aquél entoces más sustancioso de la historia de la música, con la compañía Warner. Ese récord pronto sería superado, claro, pero no perdamos de vista ese dato: en 1996 R.E.M. eran el grupo mejor pagado por sus discos del mundo.

Bill Berry. Un batería, una ceja.


Aquella baja del batería desató la polémica. Y aunque la banda había declarado en el pasado que si en alguna ocasión algún miembro abandonaba el grupo, no seguirán como tal, al final decidieron tirar adelante como trío. Michael Stipe lo resumió en una frase todo lo juiciosa o todo lo estúpida como se quiera considerar: “Un perro sigue siendo un perro aunque sólo tenga tres patas”. Para mi gusto, dos aciertos, el primero, continuar, el segundo, no fichar a un cuarto miembro y usar músicos de sesión. Berry era un tipo que seguramente tenía un gran peso específico en lo sentimental y el lo que a cohesión personal entre los miembros de R.E.M. se refiere, pero no a nivel musical ni compositivo.

El trío más exitoso desde Los Panchos


Esta ausencia, casualidad o no, marcó un punto de inflexión. En 1998 reaparecía R.E.M., formado ahora por un Michael Stipe superestrella, por un Mike Mills con ganas de reivindicarse y por Peter Buck, sobrio y efectivo. Y el resultado se llamó “Up”. Y con él, llegó la polémica. Hubieron cambios en el sonido, abandonaron las estructuras rockeras, coquetearon con sonoridades más “modernas”, se deshicieron del productor que había estado con ellos desde “Document” (1987), Scott Litt, publicaron las letras en el libreto del CD. Pero sobretodo, “Up”, más que un disco de R.E.M., es un disco de Stipe, de Mills y de Buck, grabado como individualidades más que como un grupo. Pese a todos esos cambios, el tiempo ha jugado a su favor. “Up” no es un disco fácil, no engancha a la primera, pero es un buen disco, y contiene algún momento magistral, como “At my most beautiful”. Lo único que recuerda a los R.E.M. más populares, de inicios de los 90’s, fue el single “Daysleeper”, nada para tirar cohetes, pero decidida inteligentemente como tal por la compañía. El disco, pues, no convenció a la gran masa consumidora de discos como “Automatic for the people”, y tambien muchos de sus fans de toda la vida se quedaron con cara de póker. Pero insisto, se trata de un trabajo que vale la pena repescar. (continuará)

Canciones:

R.E.M.: “The Wake-Up bomb”
R.E.M.: “Suspition”
R.E.M.: “Lotus”

08
Ene
08

C’est fini

Hoy ya no hay árboles. Hoy los papanoeles ya no cuelgan de los balcones. Hoy tocar la zambomba tiene otro significado y el belén no es más que un pueblo de Palestina. Hoy ya no le interesa a nadie la Lotería Nacional y lo importante ya no es tener salud. Hoy las luces de las calles son sólo las de las farolas. Hoy ya no recibes sms de conocidos y saludados deseándote todo lo mejor. Se acabaron las navidades 07-08.

Quién se acuerda hoy de Beavis y Butt Head?? En qué clínica de desitoxicación andarán?

Las navidades de los Simpson, Cruz y Raya, Bing Crosby con Bowie, Ramontxu y Anne, los discursos del rey y el president, el puto reno Rudolf, los magos y los camellos, los niños de san Ildefonso, el partido de la selección de Euskadi, las marchas vienesas y Evenizer Scrooge… hasta el año que viene.

Bowie: “Bing… tengo que decirte algo… soy gayer”
Crosby: “Y yo gaylor”

Ahora a ver si pasa rápido esta mierda de invierno, estas semanas sin ningún festivo, la cuesta de enero y su puta madre, y nos plantamos rapidito en la primavera. Que en estos meses es cuando a uno le gustaría ser oso y pasarse toda la temporada hivernando en la cueva…

Canciones:

David Bowie: “Sister Midnight”
Wolfmother: “Dimension”
R.E.M.: “Remember California”

07
Ene
08

Cabaret

Este viernes ya comencé con mis nuevos propósitos. Uno de ellos era ir al teatro, actividad que nunca hago (o casi nunca) y que, sinceramente, quería probar. Tal vez me acabe arrepintiendo. Tal vez me dé cuenta de que el teatro no me gusta. Tal vez sea al contrario, y me encante. O, definitivamente, resulte que la palabra “teatro” es demasiado extensa y que de teatro hay de muchos tipos, y que no puedes decir si te gusta o no. En cualquiera de los casos, este viernes fuí a ver “Cabaret”, obra de la que todo el mundo hablaba tan bien, y eso sí, celebérrima. No he visto nunca la película que protagonizó Liza Minelli, probablemente el referente más popular, de modo que iba sin espectativas creadas. Y qué puedo decir, me encantó!!
La noche comenzó con un punto de cutre nostalgia. Resulta que yo fuí al instituto en el Poble Sec, no muy lejos del teatro Apolo, y para cenar algo antes de entrar, nos metimos en un garito del Paral.lel al que hacía años que no iba, casi desde la época de instituto. Se trata de un localucho donde hacen pizzas y hamburguesas, preferentemente para llevar, pues hay una sola barra sin asientos. La clase de sitio que si no conoces, no entras ni de coña. Pero yo lo conocía, cuando hacía BUP y COU íbamos de vez en cuando a comer porciones de pizza, buenísimas. Nada, o casi nada ha cambiado en ese sitio. Incluso, en un extraño pacto faustiano, por los dos individuos tras la barra parece no haber pasado el tiempo. Casi la única diferencia estaba en la pizarra de precios, esta vez en euros. Por si a alguien le coge hambre estando por ahí, es justo enfrente del teatro Victoria del Paral.lel, tiene un triste cartel en fondo blanco en el que se lee Pizza’s en letras rojas. En fin, no es el paradigma del glamour, pero el estómago lo agradece.

“Afuerrra ess invierrrno, perrro aquí hasse mucho calorrrr”

Una vez en el teatro, me di cuenta de la torpeza que tenía por estar en algo desconocido. Temía que mi entrada fuera muy lejos, sin darme cuenta de que es un teatro, la platea está más o menos acondicionada para que se pueda ver bien. Tampoco controlaba mucho la movida esta de la pausa intermedia. Y sobretodo me encantó la banda de más de 12 músicos que había. En fin, volviendo a la obra… queda claro que el libreto es popular a más no poder. La sorpresa para mí fue lo explícita, en lo que a erotismo se refiere, que es este montaje. Lo cuál está muy bien, se supone que un cabaret era algo con un ambiente cerdillo flotando, con sustancias y con deseo sesuarl hacia todo lo que se moviese. En ese sentido, se agradece no caer en la mojigatería.

Y sobretodo, un personaje que sobresale por encima de todos, el maestro de ceremonias, interpretado por un tal Víctor Masan. Canta, baila, actúa, interactúa con el público y lleva a sus espaldas el peso del montaje. Así que bueno, mi primera experiencia teatral, salvando obras a las que te llevaba el cole y esos montajes que hacen gira de pueblos para fiestas mayores en los envelats, vamos, mi primera experiencia teatral “de verdad”, muy positiva. Lástima del absoluto robo que es la entrada, pero vamos, que a eso, cualquier persona que suela ir a conciertos, ya está acostumbrada.

Canciones:

Johnny Cash & Joe Strummer: “Redemption Song”
R.E.M.: “Rockville (don’t go back)”
U2: “Stay (Faraway, So Close!)”




enero 2008
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Sígueme en Twitter

Categorías