Archivo para 3/08/08

03
Ago
08

Mi primer concierto

En una de las entradas del amigo Manurhill hablaba de esto: el primer concierto. En el caso de Manurhill, hablaba de uno de esos conciertos gratuítos que abundan por estas fechas en los pueblos y ciudades. Yo, de esos, me he tragado unos cuantos, aunque a decir verdad, nunca les hice mucho caso. En esta ocasión me refiero a un concierto “de los de verdad”, de los de comprar la entrada, previo ahorro titánico, y de los de vivir una suerte de experiencia iniciática. En mi caso, se trató de The Offspring, yo tendría 16 años.
Es obvio que hoy en día The Offspring son un chiste, un grupo que representa lo más ridículo que puede llegar a ser el rock más masivo, más MTV. Pero amigos, antaño The Offspring no sólo fueron una banda interesante, sino que también grabaron un muy buen disco, me refiero, claro, a Smash.

Si Axl me copia las trenzas, yo le copio el título de Chinese Democracy (Dexter Holland)

La historia es conocida, los californianos conocieron el éxito con ese disco y especialmente con sus dos singles principales, “Self Steem” (con un riff sospechosamente parecido al celebérrimo “Smells like teen spirit” y yo diría que con una aureola grunge) y “Gotta get away”. Diablos, dos temazos!! Capitanearon una popularización del punk californiano de la discográfica Epitaph, que podría considerarse una etiqueta en sí misma, junto con NOFX o Bad Religion, quienes no obstante carecían de esa mediatización. A mí Smash me gustaba, si bien el resto de grupos Epitaph (los mencionados NOFX, Bad Religion, Pennywise, …) nunca me interesaron más que alguna cancioncilla suelta para pegar saltitos en los locales de Poble Nou . Pero mis amigos del instituto de entonces eran verdaderos fans de este tipo de música.

En 1996, sería, The Offspring publicaron su siguiente disco, el segundo en una multinacional y el segundo tras el pelotazo comercial que supuso Smash. Ese disco, titulado Ixnay On The Hombre, con la perspectiva del tiempo, debo decir que no está nada mal. Sin ser una revolución en el rock, la banda no incidió mucho en el punk pop facilón y saltarín, sino que en algunos cortes arriesgaron, ralentizando tempos y creando canciones como la gran “Me And My Old Lady”, que me recuerda a Jane’s Addiction. No en vano, producía Dave Jerden, quien había trabajado con los Jane’s en el mítico Nothing’s Shocking y en Ritual de lo Habitual. En esa época, la muchachada no entendimos muy bien por qué no sonaban como en el celebérrimo Smash.

Sin embargo, la ocasión era estupenda para acudir a su gira, que recalaba en el Palau de la Vall d’Hebron en Barcelona. Yo estaba muy excitado al respecto, íbamos un grupete y definitivamente, eso de salir de concierto una noche de martes era toda una novedad para mí. La velada se trataba de un show con dos teloneros, Lunachicks y The Vandals, y luego los Offspring. Y para calentar motores hicimos el pertinente botellón calimochero. Ya en la entrada del recinto, me compré una camiseta conmemorativa que todavía debe rondar por ahí.

Un bonito fetiche

La cosa acabó siendo más desangelada de lo que esperaba. A Lunachicks apenas las vimos tres canciones. Y mejor, menudo desastre de banda. Luego leí elogios en Popular 1, pero aún hoy tengo muy mal recuerdo. Lo de los Vandals es algo patético que sólo tenía gracia en ese contexto, un público lleno de adolescentes que les reía las gracias. Tuve la mala suerte de encontrarme con ellos de nuevo teloneando, esta vez, a Pearl Jam en el 2000, y el concierto fue igual de patético, los mismos chistes, las mismas tonterías. La peor parodia de banda pseudo punk. Y finalmente salieron nuestros héroes. Y aquello fue la marabunta!!

Se formó un pogo brutal, aunque no muy violento. Ahí estábamos toda la muchachada dando saltos sin parar, pero reconozco que no me motivó mucho. Tal vez fue porque en previsión de ese follón, me quité las gafas y la verdad es que mi visión se redujo demasiado. Ahora sólo veía cuerpos saltando y de fondo, un escenario con unos tipos borrosos. Y el sonido se podría calificar de guarruno, siendo benévolo. Ya me lo avisaron, The Offspring suenan rematadamente mal en directo. Y no se equivocaron.


El disco no está nada mal. Y la imaginería mexicana de la portada mola. Mi camiseta tiene esa imagen.

Al final, está claro que los singles básicos cayeron y todos los disfrutamos. Pero qué puedo decir, fuera de la épica del primer concierto, del grupo de amigos, del alcohol, de la noche, y de todas esas cosas, me quedé pensando que me esperaba mucho más del tema.

Pero ya véis, todo el mundo tiene un pasado. Y no me arrepiendo, The Offspring retomaron su carrera en su versión más cutre, más obscenamente comercial y más mala, hasta llegar a ser lo que son hoy en día, basura. Ya no tengo trato con ninguno de los amigos con los que viví esa experiencia inciática. Mis siguientes dos conciertos fueron Radiohead (presentación del OK Computer) y The Rolling Stones (Bridges To Babylon Tour). Toma eclecticismo!!. Y al cabo de unos meses abandoné las gafas por unas lentillas de lo más cool.

Y ahora deberes para mis queridos cientos de miles de lectores: escribid algún comentario acerca de vuestras experiencias en primeros conciertos!!

Canciones:

The Drifters: “Under the boardwalk”
Led Zeppelin: “Trampled Under Foot”
Dio: “Holy Diver”




agosto 2008
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Sígueme en Twitter

Categorías