Archivo para 31 diciembre 2006

31
Dic
06

Un año más, una noche menos

De todas las celebraciones del período navideño, quizás la de fin de año es la que más me gusta. Por todo lo que significa el cambio, aunque sólo sea de período temporal, y ni siquiera eso, a tenor de los diferentes métodos de regir el tiempo que imperan en este mundo. Pero me gusta. A quién no le parece que un cambio puede ser bueno? a quién no le parece que tal vez sea un buen momento para iniciar una nueva etapa en la que se sea más feliz? (ése debería ser el objetivo principal de todo ser humano: vivir feliz) Y no me refiero a que ahora seas un desgraciado y por lo tanto necesitas dejar de serlo. Simplemente quieres más o mejor. Una persona que no está contenta con nada al final acaba resultando un coñazo que sólo disfruta compadeciéndose en su soledad. Pero una persona que no cree necesitar ningún tipo de cambio en su vida, o es un pusilánime que se conforma con nada, o es un mentiroso.
Yo, que soy un culo inquieto y bastante autocrítico, me tomo siempre este evento del cambio de año como una excusa para llevar adelante proyectos, más ambiciosos a veces, propósitos estúpidos a veces, como el de que a partir de ahora no quiero que la vagancia me impida hacer nada. Y considero que es necesario que una persona se plantee propósitos (los buenos propósitos esos tan sobados), y claro, que trate de cumplirlos.

Ok, sé perfectamente que lo del cambio de año es una tontería, de lo más circunstancial. Sé perfectamente que en realidad, mañana no habrá cambiado nada respecto a hoy. Y esa es la gracia… no habrá cambiado nada si no hago que cambie. Y no puedo evitarlo, conforme me voy acercando a las doce, va aumentando mi excitación, para estar en un estúpido estado de euforia a las doce y un minuto. Es un sentimiento muy instintivo, muy infantil, y me gusta, qué carajo. En fin de año, no en navidad, me siento con ganas de enviar esos sms tontos de “feliz año nuevo” y echo de menos a los amigos que quedaron atrás.

Feliz año nuevo!!!

Sin embargo, hay temas de esta noche que no me gustan. Primero, la constatación del paso del tiempo. En unas horas será ya 2007… y qué lejos quedó 1987 o 1997… y qué viejo me hago por momentos. Me marea un poco el asunto del paso del tiempo, de lo lejos que quedan ciertas épocas que ya no volverán, etcétera… vamos, lo del tempus fugit.

Y sobretodo, y aunque parezca una paradoja con respecto a lo escrito en los párrafos anteriores, no me gusta la nochevieja ni sus celebraciones… bueno, no me gusta a partir de las doce. Cuando tenía 16, 17, 18,19 o hasta 20 años, bueno, la nochevieja era un fiestón. Pero hace varios años que dejó de gustarme… gente por todas partes, aglomeraciones, esa obligatoriedad de pasárselo bien “porque es nochevieja”, esa gente que de dice “feliz año” puesta de alcohol hasta las cejas, simplemente porque te cruzas con ella, las bragas rojas, los tipos con el traje de las bodas, … Cualquier otra noche es mejor para salir. Y sin tanta tontería. En esta noche me gustaría, claro, tener una gran casa, reunir a todos mis amigos y hacer una fiesta en ella, como en “Los amigos de Peter”. Mientras tanto, tras las uvas me dedicaré a plantearme que mañana comienzo con mis nuevos propósitos.

Y no quiero acabar sin desear que este nuevo año 2007 sea muy feliz para todos los que leáis estas líneas!!!!

30
Dic
06

El lado más bestia de la vida

versión original. Me gustaría saber qué opina Lou Reed al respecto.

29
Dic
06

París

París es una ciudad a la que uno acude con la mente llena de mitos. Y lo mejor, es que una vez se ha pasado por ahí, el mito sigue siendo mito. Y es que París es mucho París. Yo, por mi parte, no os engañaré, estuve este año por vez primera, de turismo, unos pocos días. Si bien no era la primera vez que pasaba por allí, el año pasado perdí un tránsito en el aeropuerto Charles de Gaulle y tuve que quedarme una noche tirado.
Uno de mis objetivos era ver la tumba de Jim Morrison, en el cementerio de Père-Lachaise. Ok, no es muy original por mi parte, y sin embargo, quería hacerlo, como hacen miles de turistas, fans y curiosos de todo el mundo. Morrison sigue siendo un mito, mito de la música, de la rebeldía, de la contracultura, de la juventud y sobretodo, una figura rentable para empresarios que buscan el dinero de, especialmente, jóvenes idólatras. Todas estas definiciones serían discutibles, y entrar en discusiones de ese tipo sería totalmente estéril cuando lo que realmente apabulla es escuchar toda la música que grabó y toda la influencia que su personalidad tan especial tuvo, sobretodo en el rock. Todas sus otras facetas más mesiánicas son discutibles y se diluyen al escuchar una vez más “Touch Me”.

Es curioso como Morrison huyó, literalmente, de los EEUU por temor a sus múltiples causas pendientes con la justicia por escándalos, y decidió instalarse en el mismo lugar donde vivieron aquellos escritores a los que tanto admiraba, a explotar su faceta de poeta. Evidentemente un tipo como Morrison no se exiliaría Roma o a Londres. Era 1971, y pocos meses después se le encontraba muerto en su bañera, con un diagnóstico de simple y llano paro cardíaco. Poco importan las causas, directas o indirectas, del mismo, Jim Morrison tenía demasiada querencia a las sustancias y el alcohol, y de burdamente sensacionalistas se pueden calificar las teorías conspirativas que se asocian a todas las muertes accidentales de estrellas del rock de los 60’s.

El cementerio de Pére-Lachaise es un lugar algo degradado, que acoge centenares de tumbas y panteones, algunos de ellos con esa extraña belleza gótica, pero con una mayoría en bastante mal estado. Una placa en la puerta indica las tumbas de gente famosa, como Edith Piaf, Oscar Wilde, Chopin, y otros tal vez no tan famosos, entre ellos varios científicos, como Champolion (traductor de la piedra Rossetta), Gay-Lussac (los de ciencias recordarán la Ley de Boyle/Gay-Lussac de los gases) o La Place (que desarrolló la transformada de La Place, de infaustos recuerdos durante mi etapa universitaria). La afluencia del público es, pues, muy notable. Yo acudí un domingo por la mañana, en la única jornada soleada que el cielo parisino me brindó, por lo que el factor gótico se fué al traste.

La tumba de Jim Morrison es, como me esperaba, uno de los sitios en peor estado. No es una tumba grande ni especialmente bien situada, pero siempre tiene flores, velas, mensajes escritos y otros objetos más profanos como colillas de porro. En alguna fotografía había llegado a ver un pequeño busto, pero supongo que lo habría robado algún fan exaltado, de hecho, apenas está la lápida inscrita y poca cosa más. Si me esperaba solemnidad, que no era el caso, estaba equivocado.

La tumba de Jim Morrison… o lo que queda de ella

Sin embargo me gustó rendir ese pequeño tributo a uno de los más grandes, ya digo, independientemente de todas las connotaciones extra musicales, que para eso haría falta otra entrada entera. Sin embargo, viendo ese lugar, no me extraña que, por ejemplo, el sitio donde reposan las cenizas de Kurt Cobain no se haya hecho público. Y es que Morrison siempre ha tenido mucho tirón, ya digo, por esa aureola fuera de su faceta estrictamente musical, que hace que su tumba sea lugar de peregrinación, pero no la de, por ejemplo, Brian Jones.

Finalmente, un par de apuntes. Todo el mundo visualiza esas imágenes clásicas del Jim Morrison más arrogante, joven y bello del 1967, pero el Jim Morrison que murió en 1971 se le veía, a sus 27 años, un aspecto envejecido e hinchado, más acorde con el poeta que con el Adonis. Se dice que el padre de James Douglas (Jim) Morrison sacó el cuerpo del cementerio para llevárselo a un lugar privado de EEUU, aunque los responsables del cementerio de Pére Lachaise lo niegan rotundamente. Qué van a decir, por otra parte, cuando resulta ser uno de los lugares más visitados (algunas fuentes dicen que el cuarto) de París.

Jim Morrison, a los 27 años

Canciones:

Soundgarden: “Jesuschrist pose”
Diamond Dogs: “Anywhere tonight”
David Bowie: “Life on Mars?”


28
Dic
06

Una imagen vale más que mil palabras


Ahh, la moda del rock n’ roll ha llegado a H&M… muñequeras, cinturones con tachuelas, cadenas, cazadoras de (imitación) cuero negro e incluso camisetas de Ramones, AC/DC y Led Zeppelin. Muchos se rasgan las vestiduras, a mí realmente no me importa. Entiendo que es una moda más, y la niña que se compre una camisetita de Led Zepp no acabará escuchando Houses Of The Holy, pero como mínimo yo puedo encontrar ropa y complementos facilmente y a un precio decente… aunque sea en H&M o Pull & Bear.

Conducir y hacer una fotografía tiene más complicación de la que puede parecer en un principio. Niños, no hagáis esto en casa.


Dificilmente se me ocurre una mejor manera de pasar un domingo por la mañana/mediodía, aquí que el tiempo suele ser benevolente excepto en esta mierda de meses de diciembre, enero y febrero: un aperitivo en una terraza y leer la prensa dominical (previa separación de toda la basura que se incluye en el diario los domingos.


El café era una mierda, pero la presentación tenía su gracia, no lo negaré. Restaurante Onofre de Barcelona, la foto la hizo mi hermana.


Cuando uno está solo en un hotel lejos de casa, es siempre un buen momento para ponerse melancólico, reflexivo, o simplemente bucólico. Playa de Riazor, en La Coruña.


Este soy yo… bueno, el de debajo.


Este también… no sé qué estaba haciendo con el móvil.

Entre otras muchas cosas, un perro sirve para poder hacerle fotos cuando uno está aburrido, o tiene una cámara de las de antes y te faltan un par de fotos para acabar el carrete.

Mejor así, Laia?

Canciones:

Beck: “Lord Only Knows”
Grand Funk Raildoad: ” Heartbreaker”
The Rolling Stones: “Shattered”

27
Dic
06

Soraya, Internet y el Punk

Lo reconozco, Soraya me pone. Hablo de la Soraya esa que cantaba en ese engendro infernal que es Operación Triunfo. Esa mujer saca lo más cerdo que hay en mí, qué le voy a hacer. La vi el otro día en la tele, salía cantando un tema ochentero, ya que por lo visto, ha sacado un disco de versiones de temas ajenos pertenecientes a esa década, cosa que, a la postre, es lo mejor que puede hacer, ya que, con carisma cero, la tal Soraya sólo cuenta con una bonita voz para versiones y con estar buenorra, en el sentido más basto de la expresión. El caso es que el tema que escuché me sonaba, pero no sabía ni su nombre ni su autor inicial. Así que tiré de un rastreo de webs en busca de esa información para esa canción.


Yo confieso…

Internet es un mundo realmente apasionante, en el sentido de que cualquiera puede expresarse y dejar lo que desee, llegando a cualquiera que dé con el sitio en cuestión, buscando o por casualidad. Y me encanta, esta pequeña anarquía, así es como debe ser. La existencia de los blogs puede ser considerado, si se mira de un modo romántico, como la esencia del punk en el siglo XXI, el “do it yourself” llevado a la máxima expresión. Así, blogs como el de Ricardo Sáenz de Ynestrillas o el de esa chica de IU de Rivas conviven en una expresión de la más brutal pluralidad. Pero lo flipante es cómo hoy en día cualquiera puede (como yo) expresar sus ideas en la red y tener una serie de personas que las lean… la chica que comentaba tenía esta mañana 230 comentarios en su blog. 230 personas que no sólo han leído el texto sino que también se han molestado para contestarlo!!!

Si es que, y perdonadme el tópico, hay gente para todo, la información que buscaba sobre el disco de Soraya la he encontrado en un foro, que resultaba ser el foro de los fans de Mónica Naranjo. Y uno realmente se plantea cómo está el mundo cuando Mónica Narajo tiene un foro y en su website y una serie de personas que postean en él.No hace mucho leía que España es el país europeo con más blogs. Lo cuál no deja de ser paradójico existiendo países con un índice mucho mayor de conexiones a Internet que España, donde el porcentaje es relativamente bajo. Será que por estos lares hay un ansia de expresión personal muy desarrollado. O yo qué sé.

Un último apunte. Desde hace unos días, cuando entro en el blog Deja pasar el aire me dice el señor blogger que no lo encuentra… una lástima, si es que su autor ha decidido hacerlo desaparecer. Alguien sabe algo de él?

Canciones:

Peter Gabriel: “Sledgehammer”
James Brown: “Please, please, please”
Creedence Clearwater Revival: “Suzie Q”

26
Dic
06

IJ 4 sXXI

Leía el sábado pasado que la cuarta entrega de la saga Indiana Jones estaba en vía muerta (o así lo calificó el periodista). Al parecer, se preveía un inicio del rodaje en breve para tenerla lista en 2008, sin embargo todo indica a que el tema se ha paralizado, ya que George Lucas no tiene gran interés en él.

Lo de esta cuarta parte de las aventuras de Indiana Jones es una historia que llevo muchos años escuchándola. Al leer ese artículo, recordé un programa de radio que hacía el crítico de cine (y ex-director del Festival de Sitges) Àlex Gorina, y que escuchaba hace la friolera de once o doce años, en la que ya se hablaba de esta película. Por aquél entonces ya habían algunos elementos definidos, como la aparición de Sean Cornery como Henry Jones sr., ya que su papel en Indiana Jones y La Última Cruzada le había situado como miembro de pleno derecho de la saga. Entonces se hablaba de la aparicón en escena de un posible hermano tarambana de Indy, papel que se le otorgaría a Kevin Costner (!!!).

En fin, muchos años después todo siguen siendo conjeturas, aunque no es el primer caso de película para la que se escriben decenas de guiones, se habla de diferentes protagonistas, de distintos directores, etc. Un ejemplo más reciente lo tenemos en Superman (para la que se barajaban nombres como Nicholas Cage o Tim Burton). En fin, por lo que parece, queda claro que George Lucas produciría y Spielberg dirigiría, y que Harrison Ford, viejuno o no, sería Indiana. Últimos rumores hablan de una hija de Indy encarnada por Natalie Portman, una aparición en escena de las mujeres de la vida de nuestro héroe, como Marion, la del Arca Perdida, y alguna cosa más, como que estaría rodada directamente en vídeo digital, cosas de la megalomanía tecnológica de George Lucas.


Un cartel así ya te hacía presagiar una gran película

Y es que Indiana Jones es un mito, el héroe definitivo de los 80’s. Yo viví el estreno, en el 89, de la tercera parte como un verdadero acontecimiento. Por edad, no pude ver los estrenos de las dos primeras (81 y 84) ya que no llegaba a los 5 años cuando se pudo ver en la gran pantalla el corazón palpitante que el brujo Molarran arrancaba del pecho de ese pobre infeliz en el Templo Maldito, una de las secuencias definitivas del cine de acción. Pero sí pude verlas varias veces en vídeo. Y decía que Indy era el héroe definitivo, porque tenía clase, ironía, se llevaba siempre a la chica, tenía huevos, pero además era un erudito en lenguas e historia. En la época de Rambo y Rocky, Indy era el puto amo.

En fin, que tengo ganas de ver esa cuarta parte. Ganas y miedo, claro. A veces hay cosas que es mejor no tocar, y no me gustaría ver un cartel de cine con un título como el que ilustra la entrada, ni sentir la decepción que sintieron los fans de Star Wars cuando George Lucas, un tipo que pasó de ser director a ser el marketing manager más exitoso de su empresa, decidió retomar la saga. No sé.

Canciones:

Bruce Springsteen: “Pay me my money down”
Andrés Calamaro: “Veneno”
Morcheeba: “Big Calm”

25
Dic
06

Morir hoy

La idea para hoy no era hablar de esto. Sin embargo, la noticia me ha golpeado esta mañana: Ha muerto James Brown. Una verdadera pérdida para la música, en especial para la música negra, para la que este hombre lo fue todo… soul, gospel, funk, R&B, … y para el rock n’ roll, como heredero directo de todo lo que James Brown significaba, e influencia brutal para todo aquél que cogía una guitarra eléctrica a principios de los 60’s, hablo de gente como Keith Richards o Roger Daltrey. Una música negra que, con la muerte de Billy Preston hace unos meses, vaya año que lleva.

James Brown no era ningún crío. Tampoco era, lo que se dice, un anciano músico venerable. A sus 73, seguía siendo un tipo excesivo. Lo curioso es que era uno de esos músicos a los que todavía esperaba ver en escena, anfetamínico (en el sentido más literal de la palabra), sudoroso, dándolo todo, invitado en el Festival Grec o tal vez en el Festival de Blues de Cerdanyola. Pues ya no va a poder ser. Descanse en paz.


Muy grande

También fallecía hoy Salvador Miró, presidente de la asociación de fabricantes de juguetes de España. No deja de ser paradójico que haya muerto precisamente en uno de los días clave para la organización que presidía. A veces la vida (o la muerte) parece tener una ironía muy fina.

Tirando de internet, veo que muchos otros han muerto en 25 de diciembre, se diga lo que se diga, una fecha cuanto menos diferente en la que morir: Joan Miró, Charles Chaplin, Dean Martin, Nicolae Ceaucescu (aunque este era otro rollo) o Francesc Macià.

A Francesc Macià, por ejemplo, le venía que ni pintado el haber muerto en un día de navidad, en este caso, de 1933. Macià fue un hombre con un halo de romanticismo, por su condición de nacionalista, de coronel rebelde, de idealista que además murió en plena república y poco después de haber proclamado la República Catalana, tirándose de la moto en un gesto alocado y propio de una personalidad tan excesiva y literaria como la suya. Evidentemente su muerte no podía ser en un día vulgar, sino en un día de los más señalados del calendario, obligando así a la plana política de Catalunya a interrumpir su cotidianeidad familiar navideña para acudir a presentar sus respetos al viejo president.

Lo de Dean Martin fue bastante triste, ya que murió muy envejecido, muy deteriorado y sumido en la tristeza que la muerte accidental de su hijo, acaecida 8 años antes, le había producido. Con Dean Martin a veces ocurre que queda eclipsado por la estela de Frank Sinatra, pero Dean Martin era una gran estrella, que cantaba muy bien y que no actuaba nada mal cuando se lo proponía, como demostró en “Rio Bravo”. Pero claro, arrimarse demasiado a Sinatra es lo que tiene.

Y no quiero cerrar este repaso fúnebre navideño sin hablar de Ceaucescu. Yo tendría 10 años y comenzaba a entender que algo se estaba moviendo en la vieja Europa, sobretodo con el movimiento de la caída del muro de Berlín. Y que de repente, el pueblo rumano (o así lo vendían en TVE) no sólo se cepillara a su dictador, sino que también lo fusilaban y emitían las imágenes por televisión entre polvorones y papanoeles fue algo que me impresionó. Poco después vendrían los Scorpions y su versión en castellano del “Wind of Change” y todo fue en caída libre.

Canciones:

Scorpions: “Wind of change”
Héroes del Silencio: “Decadencia”
Soundgarden: “Powertrip”

24
Dic
06

Santa Claus is coming to town…

24 de diciembre. Supongo que no soy más que un romántico, o que mi madurez, una vez más, da muestras de estar bajo mínimos, o que soy un animal domesticado por esta sociedad corrupta y vendida al vil metal. Pero me gustan las navidades. Me gusta este punto hortera que tienen. Me gusta recibir regalos y hacerlos a quienes aprecio. Me gusta hincharme a comidas pantagruélicas y dulces varios. Me gusta ver los especiales de navidad de Los Simpson. Me gustan mucho los estándares navideños americanos. Este año hay dos discos que me tienen absorbido. Uno repite posición, “Boggie Woogie Christmas” del gran Brian Setzer con su Orquesta, el otro es “Christmas” del no menos grande Chris Isaak, un tipo al que se le echa mucho de menos en el circuito musical de discos/giras, que tiene muy abandonado a favor de su faceta de actor y presentador de la tele. Un año más, tengo varios días de vacaciones en estas fechas, lo cual, obviamente no está nada mal. El tema familiar no me agobia, mi familia es poca y mal avenida, por lo que las reuniones no son muy diferentes en número de las que se podrían hacer para un cumpleaños, por ejemplo.


Pero puedo entender que haya gente que se sienta agobiada en esta época. En general el ambiente se pone muy pesado con el tema de la paz, el amor y la felicidad, y hay estados de ánimo en los que sencillamente, no estás feliz, ni quieres a nadie, y la paz te importa un carajo. También entiendo que puede resultar aburrido si has de tragar con soporíferas reuniones de familiares varios que no pueden significar menos en tu vida.

Hay una cosa que jamás he tragado, y son aquellos que se critican la realización de obras benéficas en navidades, subrayando que necesidad hay todo el año. Eso lo podría aceptar de alguien que realmente sea altruista y haga todo este tipo de donaciones o acciones benéficas constantemente a lo largo del año. Pero lo más cómico es que en general, los que realizan esas críticas contra los altruistas ocasionales navideños no son altruistas profesionales de todo el año. Al final no deja de ser criticar por criticar.

La intención para hoy era escribir un cuento. Un cuento de navidad. Pero sin espíritus ni moralinas, ni borrachos solos bebiendo en un sórdido bar mientras ven pasar a las viejas camino de la misa del gallo. Pero no he sido capaz. Así que se ha quedado en nada. Lo que sí que voy a hacer es un top five de las mejores canciones/versiones navideñas:

1.- Chris Isaak: Santa Claus is coming to town

2.- Harry Connick Jr. : Sleight Ride

3.- Otis Redding: Merry Christmas Baby

4.- Brian Setzer: Jingle Bells

5.- Frank Sinatra: Little Drummer boy

23
Dic
06

April

Hay en el libreto de este disco una foto bastante definitoria. Se ve a nuestro hombre, guitarra acústica en mano, saltando en pleno éxtasis de guitar-hero para rasgar las cuerdas, en una pose más propia de un joven Pete Townshed que de un concierto acústico. Pero es que este acústico de Elliott Murphy no es como unplugged de Baby Face. Lo de este disco es purito rock and roll.

Yo no conocía de casi nada a Elliott Murphy. De hecho, es uno de los que se podrían calificar como “malditos” de la historia del rock. Ya sabéis, el típico songwriter que pese a tener gran talento y sentir la admiración de tipos que cuentan sus ventas de discos por cientos de miles, apenas es conocido, apenas junta un puñado de seguidores en las salas donde toca y definitivamente, no se puede permitir el tirar un piano de 50000 $ por la ventana de su mansión. Y lo cierto es que si di con este disco, “April”, fue por casualidad. A finales de los 90’s, Elliott Murphy realizó una larga gira (en tanto un concepto como el de “gira” se puede aplicar a un tipo que vive en permanente contacto con la carretera), en la que contaba con el único apoyo de un músico francés a la guitarra, Olivier Durand. En una estampa de lo más quijotesca, Murphy, armado de acústica y harmónica y su escudero Durand, recorrieron escenarios tan insólitos como Hostalets de Balanyà, desgranando en formato acústico gemas históricas de su repertorio. Durante esa época Murph The Surf era un habitual de los escenarios catalanes, y de esa época le conocí. Hasta entonces, sólo sabía de él que tipos como Peter Buck de R.E.M., Lou Reed, Tom Petty, John Mellencamp, Elvis Costello o Bruce Springsteen hablaban maravillas de su música. Al conocer del lanzamiento de este trabajo, en 1999, fui a por él.

Portada quijotesca y rockera a la vez

Y definitivamente, “April” no puede decepcionar. La música de Murphy bebe del cantautor de los sesenta, pero no calca impunemente a Dylan. Obviamente, el de Minnessotta es una influencia, pero también lo son Hendrix, el blues y sobretodo la música más genuinamente neoyorquina (no en vano, él mismo procede de la Gran Manzana) como la de Velvet Underground o NY Dolls. Pero des de primeros 80’s la relación de este tipo con Europa fue a más, hasta que finalmente se instaló en París, ciudad que le va que ni pintada.

Quien tiene un amigo, tiene un tesoro

Y en este disco la presenta en un estado de pureza e intensidad brutal. El título, “April” viene de una cita del poeta T.S. Elliott, “April is the cruelest month”. Y en su interior, Durand y Murphy tocan piezas a medio camino entre el blues, el rock y el folk más dylaniano, los dos solitos. Dos guitarras. No echas de menos a una banda. Versionean con acierto temas taaaan populares como “Gloria” de Them y “Wild Horses” de los Stones, y en definitiva, son capaces de llegar incluso a los más escépticos.

Murphy y Durand, on stage

Ignoro qué fue de la vida de Murphy tras este disco en directo. Sé que grabó un siguiente trabajo, esta vez sí, con una banda, en formato eléctrico, del que escuché alguna cosa pero me pareció decepcionante. Y por lo que he leído en su página web, ahí sigue, grabando música, tocando en cualquier lugar e incluso tiene tiempo para escribir una novela. Sé que debería escuchar más discos de Elliott Murphy. Pero es que el listón está alto.

Como muestra, os dejo el que para mí es el mejor momento del disco:

Elliott Murphy – Party girls & broken poets/Gloria

http://rapidshare.com/files/8674530/Elliott_Murphy_-_Party_girls___broken_poets___Gloria.mp3.html

22
Dic
06

Gordo

No me gusta la lotería de navidad. Y no lo digo porque no me haya tocado, aunque supongo que si lo hubiera hecho, mi opinión sería radicalmente distinta. Pero le tengo bastante manía.
Desde luego, si hay una época del año dada a los tópicos, esa es la que comprende des de 22 de diciembra hasta 6 de enero. Tópicos sin parar, y esta entrada es buena muestra de ello. Y el tópico de hoy es el sorteo de la lotería nacional. Parece mentira como puede afectar a una población de este modo. Hoy, por supuesto, la retahíla de datos y anécdotas que se repiten año tras año daría para llenar el texto entero, cosa que no haré, que quien quiera eso que lea el artículo principal del “20 Minutos”. Pero hay un dato que acojona: 8 de cada 10 españoles juega, en mayor o menor medida en este sorteo. Ojito.


Este es el único gordo que me interesa

Yo yo , muy a mi pesar, no soy menos. Dos números, este año. Todo por culpa de dos palabritas bien tontas: “y si…”. En el trabajo, como en todos los trabajos del mundo, a un gracioso se le ocurre comprar lotería (uno o varios décimos). Y te ofrece, claro. Yo no quiero. Me jode gastarme 20 euros para tirarlos. Pero en seguida, esa voz odiosa que algunos llaman inocencia, esperanza y otras cosas, pero que yo creo que no es más que mala leche, se materializa en cualquier persona cercana a ti y te dice “y si toca? imagina que les toca a todos y tú no has comprado”. Y compras, claro. Las madres suelen ser especialistas en ser poseídas por ese espíritu ludópata que ronda, cada vez con más intensidad cuantas menos hojas quedan en el calendario. Entre el “y si…” y el “a que no hay huevos a…” se cobran multitud de desmanes en la humanidad. Y por cierto, un décimo es de mi trabajo actual. El segundo es de mi trabajo anterior, que dejé no hace aún un año. Una ex-compañera me llamó a finales de octubre (!!!) indicándome que me guardaba un décimo. Bonito gesto. Si ese poder de persuasión lo tuviera mi jefe, la cosa sería bien distinta.

Y luego llega el 22. Y más que la ranciedad del ceremonial del sorteo, lo que me jode es encontrarme toda la programación televisiva llena de celebraciones. Y abriendo los informativos!! Como si nada más importante en el mundo hubiera pasado. Aunque por cierto, un dato secreto al que Notas de Kar ha tenido acceso. En realidad la lotería no existe. Esa gente que salta, canta y bebe cava en vasos de plástico son actores en una pantomima creada por un contubernio de TVE y Hacienda. Y tienen engañados a todos los españolitos desde hace años y años, para que se entreguen al consumismo, dando inicio a esta espiral que se romperá, de un modo repentino, el día 7 de enero. Entonces la vuelta a la normalidad. La zorra pobre al portal, el señor cura a sus misas y el avaro a sus divisas. Y mientras tanto, el gobierno presente, no importe el signo que sea, habrá hecho mil y un fechorías mientras todo el mundo buscaba a un calvo que se soplaba la mano. El año que viene no compro.

Canciones:

Johnny Cash: “I’m so lonesome I could cry”
Sonic’s Rendezvous Band: “City Slang”
AC/DC: “Back in Black”




diciembre 2006
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Sígueme en Twitter

Categorías