Archive for the 'estúpida tragedia' Category

03
Sep
08

George Harrison vs. Harpic

Ojito, que esta es una entrada antigua, concretamente del 20 de noviembre de 2006.

La primera vez que escuché “While my guitar gently weeps”, el tema que George Harrison coló en el disco “The Beatles”, tuve una extraña sensación de familiaridad, lo que se dice un dèja vú. Fue hace muchos años, cuando descubrí la música de los de Liverpool gracias a esos recopilatorios rojo y azul, yo tendría 13 o 14 años.

¿Los mejores discos recopilatorios de The Beatles? Sin duda alguna!

En definitiva, me encontré con la sensación de que yo ya había escuchado esa canción. De hecho, no es sorprendente, ciertas canciones de los Beatles son tan populares y tan usadas que forman parte de nuestro substrato cultural casi sin darnos cuenta. El caso es que no es que recordase la canción en sí, sino los 30 segundos de intro de piano de la misma. Y no es que me sonara de haberla oído en la radio o algo así. Esa intro se usaba, tiempo atrás, como banda sonora de un anuncio de televisión de un limpiador de váteres. De eso estoy seguro, porque me hizo mucha gracia que para una canción que el bueno de Harrison colocaba entre la vorágine de Lennon & McCartney, resulta que para mi imaginario infantil queda relacionada con un producto de limpieza para inodoros.

Un hombre pegado a un sitar… y un limpiador de inodoros.

No recuerdo bien la marca, pero mi memoria acerca de tales productos sólo me lleva a Harpic y a Pato WC. Sabiendo que el spot del ánade aviador usaba la Cabalgata de las Valkirias, de Wagner, como BSO, la eliminación me lleva a Harpic. En aquel anuncio sonaba la intro de piano de “While my guitar gentil weeps”, con cierto aire dramático, mientras una voz en off nos amenazaba de los múltiples peligros de infección que podían comenzar por nuestro culo y (dada la gravedad con la que lo exponía) a buen seguro se extendería por nuestro cuerpo, provocándonos una muerte lenta y dolorosa. Por supuesto un buen chorretón de Harpic en la taza a tiempo nos salvaba de tamaño peligro. Y nadie mejor que el gran George, que en paz descanse, para musicar este asunto.

Canciones:

David Bowie: “1984”
Seguridad Social: “El Viajero”
The Black Crowes: “Locust Street”

21
Dic
07

Resurrección v. 2.0

Bueno, hoy hace un año de aquella estúpida tragedia, del día en que en un alarde de tontería propia de un ciberpatán como soy, me cargué de un plumazo casi dos años de NDK. No obstante, aquí estoy. Esta es, pues, una historia de superación de esas que tanto gustan al cine americano. Desde aquel 20 de diciembre de 2006, este, vuestro blog, ha resurgido de sus cenizas cual ave fénix de la red. Y lo cierto es que el número de visitantes que asoman sus narices por aquí se ha incrementado hasta límites que hace un año no hubiera imaginado. Porque sí, amiguitos y amiguitas, una herramienta básica para toda persona o ave de corral con un blog es el contador de visitas. En fin, no puedo más que agradecer a todos esos lectores que alimentan mi maltrecho ego de enfant terrible de las letras frustrado. Aunque si algo echo en falta son los comentarios. Amigos, sus comentarios son el sustento del artista!! Está bien saber que hay alguien ahí fuera y que no sólo ha entrado en esta página en busca de fotos de Harvey Keitel desnudo (un clásico de la gente que llega por casualidad a NDK).

La opción “palabras buscadas” de la página del contador es adictiva. Te indica qué habían tecleado en Google u otro buscador personas que han acabado en NDK. Hoy hay una que me ha emocionado especialmente, y cito, “ber fotos de belen esteban desnuda”. He estado tentado de buscar las dichosas fotos de la choni favorita de España, sólo para satisfacer a tan ilustre visitante. Pero no. Lo lamento. Por cierto, lector que has llegado hasta este punto, no tienes la impresión de que la ortografía castellana es una especie en un grave peligro de extinción?

El portal de Belén

Y barruntando qué extraño motor de la red lleva a relacionar desnudos de Harvey Keitel, Belén Esteban o Steve-O (????!!!), quien fuera primer batería de mis adorados Fun Lovin’ Criminals, con NDK, me he dado cuenta de que Internet es como el mar del pirata de Espronceda, “a quien nadie impuso leyes”, ya veis que las personas memorizamos a menudo estupideces, en mi caso, las primeras estrofas de la “Canción del Pirata” del poeta romántico Espronceda. Volviendo a Internet, está bien así, y el espíritu tan puramente punk del “do it yourself” que suponen los weblogs me encanta.

En definitiva, que gracias a los que os pasáis por aquí, a los lectores que están desde los inicios, a los que llegaron un buen día en esta nueva etapa, y se quedaron, a los que pasáis sólo con la esperanza de ver las tetas siliconadas de Belén Esteban, y gracias especialmente a los que dejan comentarios y tienen una implicación activa. Y decir que hay NDK para rato. Besitos, abrazos y arrumacos varios. Amor. Kar.

Canciones:

Monster Magnet: “Cyclone”
Mark Lanegan: “Pill Hill Serenade”
Bob Marley: “Redemption Song”

30
Nov
07

Mundo Viejuno

Hoy cumplo 28 años, y un año más obedezco a esa norma no escrita para todo bloggero que obliga a escribir una entrada el día de tu cumpleaños. No puedo evitar releer la del año pasado, que se perdió en el limbo de la red , como dos años de archivo de NDK, hace ya bastante. Entonces cumplía (claro) 27, y la siguiente foto ilustraba la entrada.


Qué tienen en común todos estos personajes? Ahora me doy cuenta de que falta Jim Morrison

Como quiera que es evidente que mi destino no ha sido como el de esa gente, vuelvo con mi cita anual de reflexiones sobre el tempus fugit y de balances. Evidentemente, esto de los cumpleaños cada uno se lo toma como quiere o como puede. En mi caso, es una excusa perfecta para darme cuenta de cómo pasa el tiempo. Cuando vemos a una persona a diario, no nos damos cuentas de sus pequeños cambios físicos, pero cuando la vemos una vez al año, notamos cómo se ha engordado o como (parafraseando a Carlos Gardel) las nieves del tiempo platearon su sien. En esto de los cumpleaños pasa lo mismo. Desde luego que el tiempo pasará igual un 12 de mayo que un 30 de noviembre, pero los 30 de noviembre es cuando me fijo en ello.

Por eso sigo siendo de los románticos que esperan pasar un día especial el día de su cumpleaños. Hoy, sin ir más lejos, he decidido tomarme el día libre. No se lo digáis a nadie, pero no he ido a trabajar. Tampoco es que me haya despertado excesivamente tarde, lo suficiente como para no tener sueño. He bajado al bar para desayunar (frase cortesía de J de Los Planetas) y luego he cogido el coche. El destino no estaba claro, Barcelona, supongo, pero el caso era salir a dar un paseo. Sin prisa. He cogido una emisora de radio en la que sonaba una sección acerca del pop británico de los 80’s y 90’s, y he pasado un buen rato escuchando tópicos trufados con verdaderas gemas de The Cure, Suede o los hoy olvidadísimos Blur, que me gustaban en su época. En fin, un día de relax. Porque yo lo valgo.

Y aprovecharé la coyuntura de que cae en viernes para alargar las celebraciones, cual Reina Madre de Inglaterra, a todo el fin de semana. Y todavía tengo tiempo de escuchar unas cuantas veces más “Cumpleaños Total” de Los Planetas, al igual que antaño pinchaba en este día “I’m Eighteen” de Alice Cooper. Eso era cuando los 18 me quedaban más cerca.

No quisiera dejar de cerrar, sin embargo, con una reflexión que me hizo un amigo, no hace mucho, también, como yo, propenso a destilar una artificiosa trascendentalidad en cualquier conversación. Con 28 se es ya demasiado mayor como para tener ciertas actitudes (de jovencito descerebrado, entendí yo) pero demasiado joven para otras (como el ser un señor adulto). Ahí es nada.

Canciones:

Los Planetas: “Cumpleaños Total”
Guns n’ Roses: “Crash Diet”
Nacho Vegas & Christina Rosenvinge: “Un verano fatal”

02
Jul
07

Cumpleaños total

“Tu mente extiende cheques que tu cuerpo no puede pagar” Bonita (y certera frase). Lástima que no sea mía, sino de Oscar Aibar, un tipo a quien tenía perdidísimo de vista desde que viera su primera incursión en la dirección de películas, llamada “Atolladero”, cuyo único interés recalaba en que uno de sus protagonistas era mi idolatrado Iggy Pop… lo sé, idolatrar a una estrella cincuentona de rock puede parecer algo cutre, ya se acostumbrarán. En fin, que me encontré una entrevista con este tipo en una revista este mes, y decía algunas sentencias interesantes, como la que encabeza el tema…

De este modo comenzaba tal día como hoy de hace 2 años mi andadura por la bloggesfera. Dos años!! Todavía hoy me parece insólito que este blog haya aguantado dos largos años, para un tipo inconstante como yo no deja de ser un pequeño hito. Es una pena que la mayoría de esos dos años se hubiera perdido en el accidente del pasado diciembre . No insistiré en el tema, y afortunadamente guardo los originales, por obra y gracia de la memoria caché de Google, que voy recuperando de tanto en tanto. Y aunque tengo la sensación de haber perdido la cronología, también hay que decir que nunca como tras aquella resurrección hubieron tantos lectores en NDK, aunque a menudo escaseen los comentarios. Y es que, mejor que nadie se lleve a engaño, propio o ajeno: la persona que escribe un blog es porque quiere tener lectores. Es más, la persona que escribe y publica (sea en medios o sea autopublicación por internet) es porque quiere tener lectores. Hoy en día me sigue gustando mucho mi blog, me gusta escribirlo y publicarlo, y compartir opiniones con aquellos que las dejan. Así que no puedo olvidar incluir una sección de agradecimientos a aquellas personas, entes y otras aves de corral que se asoman a estas notas.

Me acojona el leer esos textos de hace dos años y el ver lo mucho que ha cambiado mi vida en este período. Aunque no me puedo quejar en absoluto, y en eso, creo que he sido afortunado. A veces más introspectivo, otras relatando experiencias o pensamientos, pero siempre mostrando algo de mí, huyendo en la medida de lo posible de un frío estilo wikipedia, aunque me dedique a relatar la vida y obra de no sé qué saxofonista. Porque aunque hable de música, de cine, de libros, de tele o de cualquier otra cosa, siempre está mi personalidad ahí expuesta a exhibicionismo más o menos velado.

Así que poco más que decir por hoy… buenas noches, buena suerte, hasta mañana, y qué cumpla muchos más.

Canciones:
Queens of the Stone Age: “I wanna make it with chu”
Tesla: “All the young dudes”
Deep Purple: “Highway star”

29
Jun
07

Bobby Keys

Una entrada del año pasado, que recupero porque todavía estoy noqueado por el concierto de los Rolling Stones de hace unos días…

“Hola, me llamo Roberto Llaves” Con esta frase solía saludar el cachondo de Bobby Keys a los miembros de las organizaciones de giras en España o América Latina. Y es que hace falta tener un punto cachondo para estar toda una vida (unos 50 años) en el mundo del rock, al lado de los más grandes sin que nadie (o casi nadie) reconozca su labor. Hermano espiritual de Keith Richards, ambos nacieron el mismo día de 1943.


Bobby Keys, érase un hombre a un saxo pegado

Con once años conoció a un primigenio Buddy Holly y supo que quería ser músico (entonces ni siquiera se conocía el término “rockero”). Con trece años consiguió su primer saxo que, a la postre, ha acabado convirtiéndose casi en un apéndice de su boca. A esa edad comenzó a tocar ocasionalmente en bodas y celebraciones varias, pero fue con quince cuando se unió a una banda y dejó atrás una vida “normal” en Slaton, Texas, para vivir una vida de auténtico rockero. Y me refiero a una vida de tocar seis veces por semana por el medio oeste, siendo el más chinorri de la banda, durmiendo en moteles de mala muerte y chupando carretera, mucha carretera. En 1963, en San Antonio, Texas, vería un concierto de The Rolling Stones, experiencia que le noqueó. Pero su vida de carretera duró más, dejó esa banda, fichó por Stax Records y al poco entró en el grupo que daría un cambio de orientación a su vida, los Mad Dogs and Englishmen con la que el gran Joe Cocker hizo las Américas, un circo de músicos talentosos luchando por hacerse notar, en la que había gente como Leon Russell.

Su relación con los Stones comenzó en la grabación de Let It Bleed, aunque luego también tocó con tipos como George Harrison (All Things Must Pass), Eric Clapton, Humble Pie, The Faces, Nilsson, John Lennon, Ringo Starr, Lynyrd Skynyrd, o B.B. King. Pero es por su relación con los Stones con la que consiguió cierta popularidad. Desde 1969 se convirtió en un colaborador fijo de Sus Satánicas Majestades hasta la actualidad. Y lo cierto es que en Bobby Keys, Keith Richards encontró la horma de su zapato. Si durante los 70’s, Keith estaba pasado de sustancias varias y se dedicaba a las fiestas, a beber como un cosaco o a destrozar suites de hotel, Bobby era su colega para todas esas actividades. Que había que tirar un televisor desde la planta décima del hotel? Pues ahí estaba Bobby para echar una mano! Si las giras de los Rolling Stones fueron extremas durante la década de los 70’s, no cabe duda de que Bobby Keys se adaptó a la perfección.

Ni que decir tiene que es uno (si no el mejor) de los mejores saxofonistas de rock de la historia, y una gema que pueda resumir su carrera es el gran desarrollo cósmico de “Can You Hear Me Knockin’”. Además de publicar algunos trabajos poco reseñables como solista, y de realizar otras colaboraciones, no sólo tocaba con Keith Richards en los Stones sino que éste también le reclutó para esa banda bizarra que dio en llamar New Barbarians.

The New Barbarians están en la ciudad: escondan el alcohol y encierren a sus hijas

A veces me pregunto qué debe pensar hoy, en 2006, y con 63 años, Bobby Keys de sus antiguos colegas Mick, Keith y Charlie. Son parecidos, en edad, en background, y se conocen desde hace 35 años, pero desde luego son diferentes. Bobby Keys ha aceptado su rol de músico, siempre a las órdenes de primas donnas, siempre tocando material ajeno, más o menos impuesto, siempre en segundo plano. Son sus amigos (supongo… bueno, más o menos), pero también son sus jefes. Hay que tener la cabeza bien amueblada, haber visto de todo, haberlas pasado de todos los colores (y de eso, no me cabe duda que ha hecho un master) y disfrutar. Desde luego, la de Bobby Keys es toda una vida dedicada al rock n’ roll, y por ello, vaya desde aquí mi homenaje.

Canciones:

Pearl Jam: “World Wide Suicide”
Keane: “Is it any wonder?”
David Lee Roth: “Just a gigolo”

14
Jun
07

La moneda de dos pesetas

A menudo he colgado algunas entradas antiguas de mi difunto blog. Todas ellas sin retocar, por más que me cueste, ni una coma. Pero hoy no puedo. O el original era muy cutre (aunque el fondo, y está feo que me lo diga, me gusta), o tal vez hoy estoy más inseguro. Así que vamos allá. Porque hoy quiero hablar de la peseta. La peseta desapareció en 2002. Durante los dos primeros meses de ese año circularon los euros y las ya moribundas, vetustas y destinadas al desahucio pesetas. La peseta llevaba desde 1868 en funcionamiento como vil metal de los españolitos. Como soy un tipo joven e inexperto, no conocí los céntimos de peseta más que rebuscado el fondo del viejo bolso de mi más vieja abuela, donde a veces aparecía alguna moneda de 50 céntimos ya inservible en la época en que Naranjito gobernaba el mundo mediático/deportivo. Así que mis recuerdos se reducen a la peseta rubia, sustituida por la plateada que casi se la llevaba el viento, el duro, la mítica de cinco duros, que antaño valía para algunas máquinas recreativas (videojuegos, vamos) y futbolines, la enorme de 50 y la gloriosa de 100, que sustituyó rápidamente a la 25, para desgracia de mi infantil bolsillo, como pasaporte para máquinas recreativas, futbolines y billares, pasando por la de 200, extrañamente más pequeña que la de 100, pero con más clase, con esa corona de laureles grabada, y finalmente la de 500, esta sí, coherentemente más grande.

¿Las he nombrado todas? ¿Todas?

No! Mi memoria retiene el recuerdo de una, un recuerdo que todo el mundo parece haber perdido, o que un oscuro complot quiere borrar de las memorias colectivas, o tal vez un recuerdo que en realidad nunca existió: La moneda de 2 pesetas.

Correría el año 1984 o tal vez el 1986. Por alguna extraña razón, los niños alucinábamos cada vez que aparecía una moneda nueva. Y aquellos años 80 eran propicios para ver acuñadas nuevos modelos de peseta, aprovechando la eliminación de aquellas series acuñadas con la efigie de Franco. Un buen día apareció la moneda de dos pesetas. Plateada, como la de una. Más grande que esta, casi diría que más grande que la de cien, pero mucho más ligera. Estupenda. Pero… para qué servía una moneda de dos pesetas? En 1986 nada valía menos de 5 pesetas… o casi nada. Y los comerciantes solían redondear, avispados ellos, todos los precios a múltiplos de cinco. Total, que la insigne fábrica de moneda y timbre había acuñado una moneda que apenas valía para nada. Y en muy poco tiempo desapareció de los bolsillos, de la faz de la tierra, y por lo que parece, de los recuerdos. He estado buscando una imagen por Internet de la dichosa moneda, y juro que no la he encontrado. En la página web de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre no se hace mención de ella, ni mucho menos aparece una triste imagen. Aparece una moneda de 2 pesetas de plata (que no plateada) que al parecer acuñó el rey Alfonso XIII. Pero de ese artefacto pecuniario de los ochenta, nada. Pero existió, lo juro. De hecho, en los portales de subastas, ventas y cambios de tonterías varias, he visto gente ofreciendo sus colecciones de monedas españolas previas a la última (y a la sazón, la única con algo de sentido a nivel de valores/tamaños/materiales) tirada de pesetas.

¿A quién se le ocurriría semejante tontería en forma de moneda? ¿Por qué desapareció tan fugazmente, cuando otras cagadas de similar calado permanecieron años y años? ¿era tal vez un elemento subversivo, cancerígeno, separatista, rojo y masón?

En fin, expuesto el misterio, me siento como un Iker Jiménez, o como un lunático que de repente se pone a recordar estupideces. En fin, necesito irme a dormir.

Canciones:

Los Planetas: “El Artista Madridista”
Robbie Williams: “Tripping”
Carl Perkins: “Blue Suede Shoes” go cat go!!!

29
May
07

La ley de la calle

… de Susan E. Hinton.

Menudo libro!! Me lo regalaron cuando yo tenía, creo, 12 años. Tal vez 11. Me lo leí de un tirón. Me quedé impresionado por El Chico De La Moto, incluso por el desdichado Rusty James, siempre deseando haber sido otro tipo, en otro tiempo. Aunque creo que siempre estuve más cerca del tontín de Steve que de Rusty James (y ya no digamos del Chico De La Moto). Era de las primeras veces que leía un libro “no infantil”. Y ha sido uno de los libros que he leído enteros en varias ocasiones. Todavía lo tengo en casa de mis padres. Creo que debería recuperarlo un día de estos. Yo era un niño, por más que reivindicara mi adolescencia. Siempre fuí un niño listo, y por lo tanto, creía que el ser inteligente, a veces más que mis compañeros, implicaba ser mayor. Con la perspectiva que me ha dado el tiempo, veo que no es así. Era un niño y lo fuí muchos años más, que no depende sólo de la inteligencia, digamos, personal, sino también del desarrollo de la inteligencia emocional. En fin, que me voy por las ramas paseando por lodazales psicotécnicos que se me escapan, y me dan bastante igual.

Crío o no crío, me sentía un adolescente y ese libro, que me hablaba de pandillas, de chicas, del instituto, pero con cierta crudeza, sin el edulcorante de las series de TV me encantó. Sólo pensaba en estar en la calle, en reunirme con los amigos, en charlar sentados en bancos, esquinas o escalones que considerásemos como nuestro territorio, en chicas,en fumar, en vestir de tejanos y llevar tupés engominados… ni siquiera me interesaba el rock, por aquel entonces, pero aquello, que no dejaba de ser pura actitud rockera, me atrajo completamente. Mi barrio, uno de los considerados marginales de Barcelona, podía ser perfectamente el distrito de los “empaquetadores”. La filosofía de vida de Rusty James, contando la vida a través de los veranos, era toda una verdad en aquella época en que el verano duraba casi tres meses (desde mediados de junio en que acababan las clases hasta casi finales de septiembre que comenzaba otra vez el instituto) y no tenía un duro, por lo que no podía hacer otra cosa que estar tirado por la calle, cada tarde, con los amigos. Yo quería ser Rusty James, y no Steve.

Sin duda Matt Dillon era el tipo adecuado para encarnar a Rusty James

Muchos años más tarde vi la película. Fue hace tres o cuatro años. Es decir, diez años más tarde de cuando leí la novela. Ya sabía que existía una peli acerca del libro, y que era de Francis Ford Coppola. Lo ponía en la cubierta del libro. Pero nunca la pude ver. Hasta que aquel año el cine Meliés hizo una retrospectiva de cine americano de la contracultura adolescente. Pasaban también Easy Rider o American Graffitti. Y Rumble Fish, de Coppola.

Por supuesto, nada más leerlo en el periódico, quise ir. Iba con mi novia, y ella no era capaz de entender mi excitación al respecto. Para ella, simplemente la llevaba a ver una peli de hacía 20 años, en B/N y versión original. Como suele pasar en estos casos, la película supuso una pequeña decepción. Y eso que la elección de Matt Dillon y de Mickey Rourke no me puede parecer más acertada. Pero no me transmitía lo mismo que el libro. Por supuesto, era imposible que me transmitiera lo mismo. Ojo, no quiero decir que la película no me gustara, al contrario, sólo que el libro es el libro. Yo soy yo , y mis circunstancias. Afortunadamente, libros, películas y discos van ligados a unas circunstancias emocionales que los marcan a fuego.

PD: post de febrero de 2006

Canciones:

Depeche Mode: “Comdenation”
Brian Setzer Orchestra: “Americano”
Pearl Jam: “Sometimes”




junio 2017
L M X J V S D
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Sígueme en Twitter

Categorías