Archivo para 23 febrero 2009

23
Feb
09

Lo mejor de la semana. Semana 2.

Fiel a esta segunda cita, volvemos a la carga tras una semana fugaz y un fin de semana más fugaz todavía. Esta semana, no obstante, no ha habido gran cosa a comentar. Ayer carnaval, las mismas chorradas de siempre, y sólo me hizo gracia ver a bastantes niñas, pues eran muy jóvenes, disfrazadas de Amy Winehouse. No sé si en plan homenaje o no, pero ahí estaban ellas, con su moño desafiando la ley de la gravedad, su raya de los ojos exagerada y luciendo pose. En cualquiera de los casos, bien por Amy. Ya es toda una celebrity. Ahora que grabe una continuación de “Back To Black” ni que sea la mitad de buena que éste. Y sin más dilación, pasamos al top 3 de la semana:

3.- Mark Lanegan: “I’ll Take Care Of You”. Recuperé ese disco el otro día, que me pilló tarareando, inconsciente, la canción que lo titula. Menudo discazo! Hay quien lo considera una obra menor de Lanegan, por aquello de tratarse de un trabajo de transición, de un simple disco de versiones. Que nadie se equivoque: menudas versiones! Un trabajo vocal impecable, ya sea en blues, en soul o en el folk, que predomina en el disco. La homónima, “Together Again”, “Badi Da”, “Consider Me” o la extrañamente oscura “Boogie Boogie” valen su minutaje en oro.

2.- “Aquellos Maravillosos Años”. He comenzado a bajarme esta serie. Y la verdad es que tengo muchas ganas de recuperarla. Lo cuál no deja de tener su riesgo, el caso es que en su momento me gustaba, y guardo un gran recuerdo de los pocos episodios que pude llegar a ver en su pase por televisión. Lo mismo ahora me decepciona, pero me apetece meterme en el mundo de Kevin Arnold, de Paul Pfeiffer y de Winnie Cooper. Ya os contaré.

1.- Mickey Rourke. No sé si de aquí a unas horas recogerá la estatuílla del oscar. Tal vez no. Tampoco he podido ver The Wrestler aún, por lo que no sé si el galardón será merecido. Pero me gusta que un tipo que hizo algunas interpretaciones míticas en los 80’s y con ese carisma, ahora pueda tener un oscar. No tengo muy claro si mola que un tipo como Rourke sea reconocido por la industria. Por una parte, premian a un actor muy fuera de lo convencionalmente aceptado. Por otra parte, huele a una de esas historias de infierno de vicios y redención que tanto gustan a los americanos. ¿Redención? Bueno, está claro que habrá tenido que pasar por el aro en los últimos tiempos, ahí quedan momentos como el videoclip de Enrique Iglesias, pero me queda la duda de cómo de domesticado está Mickey Rourke. Que tenga suerte.

Canciones:

Placebo: “Pure Morning”
The Who: “Pinball Wizard”
Screaming Trees : “Sworn & Broken”

Anuncios
19
Feb
09

Gomorra

Yo es que soy un tradicionalista. En el fondo eso es lo que soy. Y no quise ver la película antes de haber leído el libro. De modo que el viejo Papa Noel me trajo “Gomorra”, de Roberto Saviano. ¿La película? ya veremos. Debo decir, para empezar, que el libro tiene algo de trampa. El hecho de que su autor esté amenazado de muerte por la camorra, como un Salman Rusdie cualquiera, viste de calidad una novela que probablemente no sea para tanto. Verosimilitud, es posible que tenga. Es muy probable. Pero lo diré claramente: “Gomorra” me aburrió cosa fina.

Comencemos diciendo que “Gomorra” no es una novela, sino que debería entrar en el capítulo de ensayos. Es un larguísimo ensayo sobre la camorra napolitana, y si bien al principio puede tener un pequeño disfraz novelesco, como el de un yo Saviano, tal vez ficiticio, que investiga la mafia y relata lo que ve, en seguida se mete en el más puro ejercicio de pseudo investigación periodística-histórica. Un ensayo de 300 páginas, por lo menos en versión de bolsillo. Y si bien comienza de un modo muy interesante, el autor nos apabulla a datos y situaciones, a menudo repetitivas, de tal modo que a la mitad del libro uno ya está pidiendo clemencia y cuando lleva tres cuartos no deja de mirar la última página para ver cuánto falta para que acabe.

Seguramente veré la película. Más que nada porque me gustará ver qué clase de filme se rueda basado en ese material. Y me juego lo que queráis a que será más entretenido que el libro. Aunque una cosa quede clara, no es un libro fácil. Deja al lector con un mal cuerpo de toparse de bruces con una realidad durísima y ante la cual, poca solución parece haber. No deja títere con cabeza, habla claro, no es una película de Scorsese, ni siquiera es la mafia medio realística de Los Soprano. Es la bajeza moral, la crudeza y el mal rollo personificada en muchas, demasiadas personas.

Y no seré yo quien lo le reconozca valentía a Roberto Saviano. El tío se ha desgraciado la vida con sólo 30 años, y se ha jugado el tipo de una manera casi inconsciente. Pero eso no basta. A mí, “Gomorra” se me hizo algo pesada. Avisados están.

Canciones:

Beck: “Everybody’s gotta learn something”
Mark Lanegan: “I’ll take care of you”
Joe Cocker: “I put a spell on you”

16
Feb
09

Lo mejor de la semana. Semana 1.

La idea no es mía, sino que la saqué de un tal Albert Espinosa, que no sé quien es, y ni siquiera me acuerdo del todo si se llama así, pero el caso es que publica una columna parecida los domingos en El Periódico de Catalunya. Y no, tampoco creo que la idea sea suya. El caso es que se trata de comentar algunas cosas que me hayan pasado o que me hayan obsesionado durante esta semana. Las buenas, de las malas casi nos olvidamos. Tres, en concreto, conformando mi particular ranking semanal. Por otra parte, tampoco creo necesaria más explicación, el título de la entrada es ya de por sí explícito. Y como el sector de lectores avispados de NDK ya habrá reparado en ello, la cuestión sería hacer este repaso cada semana. De ahí la numeración, claro. Pero no puedo prometer nada.

Mi intención, cuando pensé en ello durante estos días, era comentar que en este ranking debía reinar la cercanía al final del invierno y a este jodido frío que me tiene hasta los huevos. Así, hablando mal. Creo que este lenguaje define mejor mis sentimientos hacia el binomio invierno/frío. Y es que a principios de semana parecía que la tregua había llegado y, tal vez, sólo tal vez, la situación ya se haría cuesta abajo hasta lo que faltase para el 23 de marzo. Y al final, nada, un espejismo. Mira que odio las previsiones meteorológicas (un odio irracional como otro cualquiera, ya os contaré), pero llevo unos días mirándolas, a ver cuándo indican que se adelanta la dichosa primavera.

Así que he tenido que rectificar. Y ahí va, lo mejor de la semana:

3.- Moleskine. Ayer me compré un fantástico cuadernito Moleskine, lo más bohemio, lo más clásico, lo más cool para tipejos juntaletras con pretensiones. Resulta que ahora paso demasiado de viaje, y lo que pasaré, y se me antoja divertido poder tener siempre la libretita a mano. Por si las musas. En el interior, hay un folletito donde explica la historia de Moleskine, dice que gente como Picasso, Van Gogh, Hemingway y Bruce Chatwin (que no sé quién es, pero seguro que un fulano interesante) usaban cuadernos Moleskine. No voy yo a ser menos.

2.- Popular 1 de Febrero. El popu es lo que tiene, a veces publican cosas más interesantes, otras veces lo compro por inercia. Pero el de este mes tiene unos dossieres dedicados al grunge y Seattle (amén de una larga entrevista con D-Generation) que me han gustado mucho. Por inesperados, y porque hacía tiempo que tenía aparcadas en la memoria a bandas como Screaming Trees. Y me ha tocado la fibra, los recuerdos, supongo. Y que por mucho que me encante el rock clásico, el hard rock, la laca y otras cosas, en el fondo, sigo siendo un (aprendiz de) grunge!

1.- Faemino y Cansado. El domingo pasado les vi en el teatro. Era mi primera vez, y no decepcionaron. Debo decir que yo recordaba de ellos sus sketches clásicos para la tele, a saber, el de “arzobispo de españa”, el de “pepe navarro”, y demás. Y me gustó su espectáculo. Grandes risas, y además, la sorpresa de que el peso del espectáculo lo llevaba Javier Cansado, mientras que Carlos Faemino (AKA el alto) estaba en un claro segundo plano. Pues eso, para ellos la corona de la semana 1. Que no es poco.

Canciones:

Smashing Pumpkins: “Today”
The Zombies: “Summertime”
Counting Crowes: “A lon december”

08
Feb
09

Uuuuh-huuuuuh

La pareja protagonista mira por la ventana, con estupor, cómo el gran rascacielos de oficinas cae por obra y gracia, entre otros, del explosivo plástico. Y comienzan a sonar. La guitarra tranquila y melódica, pero también esos coros entre suaves y psicóticos de Kim Deal. Uuuuh-huuuuuh. Cadenciosamente. Como un mantra. La batería entra contundente y la segunda guitarra deja claro que las cosas no van a ser fáciles. Black Francis se desgañitará muy pronto. The Pixies desgranan Where Is My Mind? mientras el caos se adueña de la metrópolis. Menuda bajista, Kim Deal. Y menuda voz, y menudos coros. Gorda, fea y con mala leche, una bajista excepcional. A la par de sus compañeros. Black Francis, cantante gordaco con tendencia al histerismo repentino. Joey Santiago, guitarrista genial de origen filipino y una pinta que no sabría si describirla como de tripulante en un carguero o proxeneta de ladyboys en Bankok. Y Dave Lovering, batería en especial simbiosis con Kim Deal. Los cuatro más feos que la madre que los parió. Más feos que Picio (quien quiera que sea). Y horteras como el que más. Diablos, qué buen grupo! Hoy en día, cuando las bandas parecen demasiado preocupadas por aparecer en la sección de moda de Rolling Stone, o qué coño, seamos ambiciosos, en su portada, sorprende ver a los Pixies. Pues que no sorprenda tanto, ahora reverenciados, en su época no se comieron un rosco. O no apenas. Entre 1985 y 1993 permanecieron vivos. Aunque casi se puede decir que su canto del cisne fue en 1991. Para colmo de males, se llevaban a matar, y Black Francis dio por disuelto el grupo en 1993 con la delicadeza que se esperaba: mandó un fax a los restantes componentes de la banda. Volvieron, claro. Será el dinero. Tal vez la necesidad de un público que reverencia a Black Francis pero no a Frank Black. Volvieron también los malos rollos. Joey Santiago ya no parecía un extra de “Kickboxer”. Kim Deal y Black Francis (o tal vez seguía siendo Frank Black? Qué lío!) seguían siendo unos gordos malcarados que intentaban no dirigirse la palabra. Y David Lovering, batería genial, pero … acaso alguien recordaría la cara de David Lovering?
Uuuuh-huuuuuh… Con los pies en el aire y tu cabeza en el suelo. Uuuuh-huuuuuh… Eso es, todo del revés. Que mola más. Uuuuh-huuuuuh… Intenta este truco… Gordos o grandes?? Olvidados? Uuuuh-huuuuuh… Se cae el edificio. Échenle la culpa a Tyler Durden. Échenle la culpa al boogie. Yo no he sido. Uuuuh-huuuuuh…

Canciones:

Toots & The Maytals: “Pressure Drop”
Screamig Trees: “Where The Train Shall Meet”
Oasis: “Don’t Look Back In Anger”




febrero 2009
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

Sígueme en Twitter

Categorías