Archive for the 'navidades' Category



09
Nov
10

Fuckin’ cold Utrecht

Caminando por Utrecht

No pasaré a comentar las lamentables circunstancias que me han llevado a Breda, ciudad famosa por su rendición pintada por Velázquez, y hoy a Utrecht.


La noche estaba fría

Esta tarde he salido a dar un paseo por la ciudad. Hace bastante frío, unos 3 o 4 grados, lo que para mí es un frío del carajo.

San Nicolás, por lo visto, tenía a un negro. El toque de exotismo necesario en cada leyenda navideña, supongo.

Ya es navidad en Utrecht

Cuando paseo por una ciudad, por alguna estúpida razón, me gusta escuchar “Everybody’s talkin’” de Harry Nilsson. Llamadme clásico.

Esto es gótico y no lo de Robert Smith

Utrecht es una ciudad bastante bonita, con ese rollo holandés tan bucólico de canales y aires decimonónicos. Las bicicletas, la caída de hojas otoñal y las luces de navidad ya instaladas hacen el resto.

Canales y bicicletas

No me quería perder

Las holandesas son bastante guapas, tan rubias ellas.
Acabo engullendo la cena en un McDonald’s, tenía antojo. Cenar a las seis y media se puede considerar cenar?
Hoy me apeteció tomar unas cuantas fotos.

Canciones:
Loquillo y Trogloditas: “En las calles de Madrid”
The Replacements: “Nightclub Jitters”
Kings Of Leon: “Use somebody”

31
Dic
08

Propósitos 2009

Desde luego, qué dura es la palabra escrita y su permanencia. Hoy, antes de ponerme a escribir esta, la última entrada del año 2008, me ha dado por releer la homónima del 2007. Aquella se titulaba “Propósitos”, de manera que ya podéis imaginar de qué iba la cosa. Y si reproduzco lo que con candidez y entusiasmo escribí entonces, puedo sacar una serie de conclusiones. Veamos lo que había en 2007:

  • Volver a nadar con cierta frecuencia. Y retomar el tema ejercicio, ya que estamos puestos, que lo tengo abandonadísimo.
  • Ver teatro, algo que casi nunca hago.
  • No esperar que sean los otros los que llamen o propongan algo. No dejar pasar mucho tiempo sin saber de las personas.
  • Aprender francés de una santa vez… toda la vida estudiando inglés para tener que estudiar ahora francés.
  • Poner un poco de orden en mi vida, no dejar todo a la improvisación y a última hora.
  • Recuperar todas esas películas que tengo en mente y que merecen la pena ver.
  • Aprovechar siempre el tiempo libre, no perderlo ni dejarme absorber por la rutina (laboral, principalmente).
  • Experimentar más en juguetear con la música, la fotografía y sobretodo, escribir más. Si me sale una novela, ganar como mínimo el premio Planeta.
En fin, sirva esto para darme cuenta que sólo he cumplido la mitad de ellos. No, no pienso describir qué mitad he cumplido y qué mitad no. Hay algo claro, no he ganado el premio planeta. Pero bueno, alguna cosilla se ha cumplido. Pero como está muy bien esto de los propósitos, y me he dado cuenta de que puestos por escrito pesan más, por descontado que tenemos propósitos para 2009. Se trata de los siguientes, a grandes rasgos:
  • Continuar con el tema ejercicio. Lo llevo más o menos. Más menos que más, va a temporadas.
  • Recuperar todas esas películas que tengo en mente y que merecen la pena ver.
  • Aprovechar siempre el tiempo libre, no perderlo ni dejarme absorber por la rutina (laboral, principalmente). #estas dos últimas son copiar/pegar… así que voy dando pistas#
  • Ponerme con la guitarra, que la trasteé durante dos meses y este diciembre no ha salido de la funda.
  • Un clásico: escribir más… ¿el premio Planeta? se ha vuelto demasiado comercial, ya no me interesa… si será por dinero…
Tendría su gracia repescar la lista el 30 de junio de 2009… por aquello de que si no he cumplido nada de los propósitos, aún tengo medio año por delante. Aunque lo cierto es que me acojona hablar hoy del 30 de Junio de 2009, diablos, hablamos de casi el final de la década. Cómo pasa el jodido tiempo!!

En fin, no me queda más que desear un muy feliz año 2009 a todos los lectores de NDK, a los habituales, a los que comentan, a los que pasan por aquí sin decir nada, a los fans talibanes de Matt Sorum, a los seguidores radicales de Cindy Lauper, a los que llegan en busca de fotos de Harvey Keitel desnudo, Marta Sánchez desnuda o el cadáver de Jim Morrison desnudo… a todos ellos, a todos vosotros: FELIZ AÑO NUEVO

18
Mar
08

Cine de romanos

Estamos ya metidos en la semana santa, cada vez más semana y menos santa, afortunadamente por otra parte, y sin embargo, si algo echo de menos de la ausencia de laicismo (o de originalidad) de hace no tantos años es la tele. Efectivamente, no hace tanto, esta semana era símbolo de fiesta en el cole y de peplums clásicos en la tele, de esas que popularmente se les denominaba “de romanos” o con mayor sorna, “de estampita”. Y allí estaba yo, disfrutando de esos clásicos imperecederos. Hoy en día se programan menos, o lo que es aún peor, las televisiones programan esos horrorosos remakes para televisión. Ayer mismo echaban una basura que alguien se había empeñado en titular “Espartaco”… como si no supiera todo el mundo que Espartaco sólo hay uno, Kirk Douglas, y que la mano de Anthony Mann y Kubrick planea por la cinta. Esa es una de las paradojas de estas fechas: la historia de Espartaco no tiene nada que ver con la semana santa ni con ninguna clase de conmemoración católica o cristiana. Pero es igual. La premisa es “si salen togas y sandalias, la emitimos”.

Y es que los productos actuales que recuperan la esencia del peplum clásico son, en general, bastante pobres. Básicamente, tan solo Gladiator de Ridley Scott y La Pasión de Cristo de Mel Gibson alcanzan un nivel decente. Por lo demás, en general abundan subproductos destinados para televisión que vienen bajo la aureola de superproducción pero que por más dinero que se haya puesto, resultan un coñazo. Me refiero, por ejemplo, a esa superproducción que se denominaba “La Biblia”, y que resultaban ser telefilmes con los pasajes más típicos del librito de marras, con algún protagonista de renombre, generalmente viejas glorias en crisis tales como Ben Kingsley o Martin Landau, y mucho extra. Aburridísmos, en general. Cada semana santa cae algún episodio. En este sentido, puedo destacar únicamente la serie Roma, que Cuatro emitió el año pasado y que presenta su segunda temporada en unos bizarros pases de varios episodios el jueves y el viernes santos ambos dos. La temporada uno fue totalmente recomendable. Sufre del síndrome espartaco (¿qué tiene que ver la fundación del Imperio Romano con la dichosa religión?) pero no seré yo quien se queje. Hacía tiempo que quería ver la segunda temporada.

Aprende, Fernando Alonso

Ahora, para mí la semana santa siempre han sido unos títulos básicos. Comenzamos por “Ben-Hur”, la epopeya de Cecil B. DeMille, que merecería una entrada aparte. Lo diré rápidamente: Peliculón. Mi tradición personal es que a cada pase que tiene la cinta por alguna de las teles (generalmente en navidades o en semana santa) veo ni que sea un ratito. Charlton Heston superstar!! Y es que vale la pena el doblete de Heston. O de Cecil B. DeMille. Si se visiona “Ben-Hur”, diablos, vale la pena hacer lo propio con “Los 10 Mandamientos”. Oscar a los mejores efectos especiales en 1956, poca broma. Cecil era un megalómano y Charlton su instrumento de trabajo, el artífice de su obra. Y pese a tratarse de obras de temática religiosa, no falta la violencia, el sexo, la atracción física, la ambición. No, en el fondo no son tan beatas como pudiera parecer.


La entrada triunfal, las catacumbas, el toro, Nerón tocando… grandes momentos

Podríamos seguir con “Quo Vadis”. Probablemente sea muy cursi, a diferencia de “Ben-Hur”. Y sin embargo, cómo resistirse a esos decorados llenos de absurdo colorido o a esa histriónica interpretación de Peter Ustinov como Nerón. No podemos olvidar igualmente a Robert Taylor de galán con falda y a la belleza fría de Deborah Kerr. Y cerraríamos el ciclo clásico de obligatorias con “Rey de Reyes”, de Nicholas Ray. Se trata, en realidad, de un remake de la cinta de 1927 que dirigió, ¿lo adivináis?, Cecil B. DeMille. No hay que olvidar, claro, que Ray fue el director de “Rebelde sin causa”, y fue amigo de James Dean. En este caso narra los pasajes evangélicos y muestra a un Jesús encarnado por Jeffrey Hunter, que venía de estrella juvenil de los 50’s. Es decir, un Jesús con un trasfondo de Jimmy Dean. La cinta, como es por todos sabido, se rodó en España, de la mano del productor Samuel Bronston, y ojito a la intérprete de María Magdalena: nada más y nada menos que Carmen Sevilla.


Estoy seguro de que si no hubiera muerto, Nicholas Ray habría elegido a James Dean para interpretar a este pelanas barbudo.

Yo creo que lo mejor sería tirarse todo el jodido viernes santo viendo estas películas, una detrás de la otra, regadas con cualquiera de vuestros alcoholes favoritos. Seguro que al final acabas viendo a Dios. En el tintero me dejo muchas películas que bien merecerían un lugar entre estas líneas, y que no cabe duda de que me hicieron pasar buenos ratos: “La túnica sagrada”, “Barrabás”, “Sansón y Dalila”… ocurre que no quiero acabar con un empacho que sólo soportaría Terenci Moix en una etapa de nostalgia, de modo que lo dejaremos aquí. De momento.

Canciones:

Chris Isaak: “One Day”
QOTSA: “Little Sister”
Franz Ferdinand: “Do you wan to”

08
Ene
08

C’est fini

Hoy ya no hay árboles. Hoy los papanoeles ya no cuelgan de los balcones. Hoy tocar la zambomba tiene otro significado y el belén no es más que un pueblo de Palestina. Hoy ya no le interesa a nadie la Lotería Nacional y lo importante ya no es tener salud. Hoy las luces de las calles son sólo las de las farolas. Hoy ya no recibes sms de conocidos y saludados deseándote todo lo mejor. Se acabaron las navidades 07-08.

Quién se acuerda hoy de Beavis y Butt Head?? En qué clínica de desitoxicación andarán?

Las navidades de los Simpson, Cruz y Raya, Bing Crosby con Bowie, Ramontxu y Anne, los discursos del rey y el president, el puto reno Rudolf, los magos y los camellos, los niños de san Ildefonso, el partido de la selección de Euskadi, las marchas vienesas y Evenizer Scrooge… hasta el año que viene.

Bowie: “Bing… tengo que decirte algo… soy gayer”
Crosby: “Y yo gaylor”

Ahora a ver si pasa rápido esta mierda de invierno, estas semanas sin ningún festivo, la cuesta de enero y su puta madre, y nos plantamos rapidito en la primavera. Que en estos meses es cuando a uno le gustaría ser oso y pasarse toda la temporada hivernando en la cueva…

Canciones:

David Bowie: “Sister Midnight”
Wolfmother: “Dimension”
R.E.M.: “Remember California”

02
Ene
08

Propósitos

Quizás de todas las celebraciones navideñas, la que más me guste es la de fin de año. Probablemente no por la actividad en sí, ayer, por cuarto año consecutivo, me largué a casa tras cenar y tomar las preceptivas y dichosas uvas. Sino por el significado que tiene. Comenzar un año. Es como una oportunidad para comenzar, para posicionarse y proponerse un cambio. Podemos intentar un borrón y cuenta nueva, intentar eliminar lo malo, intentar, en definitiva, avanzar en la búsqueda de la felicidad, por más que esta expresión sea más propia de un libro de Punset que de la realidad más real. Está claro que el 31 de diciembre es un día más. Que no significa absolutamente nada. Nada que no se le quiera hacer significar, claro. Pero dado que todos los humanos necesitamos símbolos, qué mejor simbología para un renacer que un cambio de año? Es por ello que, no por sobados, los propósitos para el año nuevo son algo importante. Y por supuesto, tengo los míos.

Independientemente de actividades concretas, hay dos que tengo en mente. El primero es tener más fuerza de voluntad. Para miles de cosas. La inconstancia, la pereza, el agobio, de todo ello es resultante perderme muchas cosas buenas. Ya no más. Ya se acabó. El segundo propósito principal es no dejar de buscar y disfrutar de buenos momentos, por encima de la rutina, las obligaciones y todas esos marrones que la vida nos endosa, no perderme unas copas, no fallar en una cena con amigos, no dejar de asistir a ese concierto…

Los cumpliré. Lo juro por el Axl del gran poder.

Concretando un poco:

  • Volver a nadar con cierta frecuencia. Y retomar el tema ejercicio, ya que estamos puestos, que lo tengo abandonadísimo.
  • Ver teatro, algo que casi nunca hago.
  • No esperar que sean los otros los que llamen o propongan algo. No dejar pasar mucho tiempo sin saber de las personas.
  • Aprender francés de una santa vez… toda la vida estudiando inglés para tener que estudiar ahora francés.
  • Poner un poco de orden en mi vida, no dejar todo a la improvisación y a última hora.
  • Recuperar todas esas películas que tengo en mente y que merecen la pena ver.
  • Aprovechar siempre el tiempo libre, no perderlo ni dejarme absorber por la rutina (laboral, principalmente).
  • Experimentar más en juguetear con la música, la fotografía y sobretodo, escribir más. Si me sale una novela, ganar como mínimo el premio Planeta.

Bueno, no es lo más original del mundo, ni falta que hace. Tenerlos por escrito irá bien, por aquello de que se pueden chequear cada poco, para no perderlos de vista.

Canciones:

Manic Street Preachers: “Your love alone is not enaugh”
The Wildhearts: “Rooting for the bad guy”
Rihana: “Umbrella”

26
Dic
07

Santa Claus is coming to town

No creeríais que el mero hecho de ser hoy navidad me iba a eximir de sentarme frente al teclado… en fin, 25 de diciembre, etcétera. Feliz navidad. Y si no, que se lo digan a un tipo en Australia, llamémosle, por ejemplo, Paul. La noticia no me la invento, viene de la agencia Reuters, agencia que, por supuesto, envía sus noticias constantemente a la redacción de NDK, donde trabajan 250 chimpancés amaestrados que me redactan la mayoría de los textos. El de hoy, por ser día señalado, me digno a escribirlo yo mismo. Ya me perdonaréis la ortografía y la falta de estilo. En fin, a lo que iba.
Santa ya os está mirando, para el año que viene

Nuestro amigo Paul trabajaba de Papá Noël en la bonita localidad de Cairns, en Australia. Su trabajo, os lo podéis imaginar, una tarea dura y que requiere de un profesional como la copa de un pino. Paul, estaba ilusionado con su trabajo. Le permitiría ganar unos dólares y gastárselos en una bacanal de Foster’s la noche del 26 de diciembre. Sólo tenía una condición. La empresa para la que trabajaba estaba muy al día, y por lo tanto, totalmente concienciada con la necesidad de la corrección política. Resulta que se supone que Papá Noël, o Santa Claus, debe reírse constantemente, y su risa debe sonar como ho-ho-ho (no una ni dos veces ho, sino tres). Pero claro, el responsable de esta empresa se había dado cuenta de que en slang americano, ho es un término peyorativo, algo así como puta. Se supone que es una derivación de la palabra whore. Claro, lo que no se podía permitir es que ninguna potencial clienta se sintiera insultada con la interpretación de Santa por parte de Paul.

En el fondo, Paul se imaginaba su trabajo así…

De modo que la única instrucción específica que Paul recibió es que nada de utilizar el tópico (mas potencialmente ofensivo) ho-ho-ho, y debía sustituirlo por un inocuo y suave ha-ha-ha. “Sin problema”, pensó Paul. Era un trabajo sencillo. De modo que se calzó sus botas, se puso el traje rojo, se colocó la barba blanca y cogió la campana. Ilusionado, salió a la calle. Todo era movimiento de compras, madres con sus hijos, ambiente navideño, en definitiva. Comenzó a agitar la campana. Y como inconscientemente, al acercarse una señora con su preciosa pequeña, de la boca de Paul surgió, de repente, la expresión prohibida: ho-ho-ho. Nada más acabar el tercer ho, Paul se dió cuenta de su error y en un gesto casi reflejo, se llevó las manos a la boca. De nada le sirvió el propósito de enmienda. Fue fulminantemente despedido. Había mancillado la navidad.

Se empieza con el ho-ho-ho y se acaba así…

En fin, no quisiera acabar sin anunciaros que Santa Fuck me ha dejado un regalo para todos vosotros. Se trata de un recopilatorio de Mark Lanegan, que podéis descargar (vía megaupload) haciendo click aquí. Espero de todo corazón que las canciones del bueno de Mark os acompañen en este frío y duro invierno, recordándoos vuestras miserias, los amigos que os fallaron, la vez que caísteis en la traición y ese arrepentimiento que os reconcome, el amor que os rompió el corazón, lo cerca que la muerte os acecha, la sinrazón humana, las flaquezas y, en definitiva, la dureza de una vida que no atiende a razones. Conmigo lo hace. Feliz navidad.

Canciones:

Chris Isaak: “Santa Claus is coming to town”
Harry Connick jr. : “Sleight Ride”
Otis Redding: “Merry Christmas, baby”

24
Dic
07

Los fantasmas atacan al jefe

Hoy es un gran día para revisionar dos películas que representan la navidad, por lo menos para mí. Me refiero, por supuesto a “Los Fantasmas Atacan al Jefe” y a “Gremlins”. Películas que antaño eran un fijo en la televisión de estas fechas. Lamentablemente, las buenas costumbres se pierden a un ritmo alarmante.

“Los Fantasmas Atacan Al Jefe” (1988) se tituló, en su versión original, “Scrooged”, lo cuál da más pistas acerca de qué va el tema. Efectivamente, no deja de ser una revisión del clásico Cuento de Navidad de Dickens, con un genial Bill Murray ejerciendo de un moderno Evenizer Scrooge, reconvertido esta vez en un ejecutivo de TV. Que nadie se lleve a equívoco, no obstante. No se trata sino de una comedia de las que solía interpretar Murray en los 80’s. Es evidente que la base es la del cuento dickensiano y por lo tanto, al final la clásica historia de arrepentimiento y glosa a la Navidad está ahí. Y sin embargo, ahí está Murray, reinando, con ese humor socarrón y con más mala leche de lo que hoy en día se puede ver en televisión. Una película realmente divertida y sin caer en los tópicos babosos que en estas fechas nos acechan. Claro que no era ni la primera, ni la última vez que se llevaba el cuento de Dickens a la gran pantalla. De hecho, si Dickens cobrara derechos de autor, sería millonario, pues ese relato se ha revisitado para cine y televisión en multitud de ocasiones, desde principios del s.XX, con actores reales, con dibujos animados (por ejemplo, esa versión de Disney con el Tío Gilito de Scrooge, mítica también), una bizarra versión con los teleñecos y con Michael Caine en el papel del viejo avaro (??). Pero ninguna supera a “Los Fantasmas Atacan al Jefe”.


Qué grande, Bill Murray

Gremlins (1984) ya es otro rollo. Y si la cito es porque la historia transcurre en Navidad, y la solían programar en estas fechas. De hecho, el mogway Gizmo es un regalo de Navidad de un padre demasiado ocupado para su hijo. Ya se sabe, la cosa se desmadra por no seguir unas estúpidas instrucciones y bueno, eso da lugar a una juerga Gremlin por la ciudad. Pertenece a esa serie de películas que en los 80’s fueron producidas por Spielberg. Solían ser películas de temática infantil/juvenil y contar con efectos especiales que, vistos 20 años más tarde, nos parecen sonrojantes, pero en su tiempo fueron un hito. Algunas imágenes eran algo violentas, para tratarse de una película a priori infantil. Y quizás lo que comienza como una comedieta para críos acaba en una línea algo más seria, y más cercana a la acción que a la comedia. Para la historia quedan esos Gremlins, Gizmo y el punky Stripe, y para olvidar, la secuela que se rodó en 1990.


Los punkies atacan la navidad!!

En los 80’s las películas navideñas todavía tenían interés, y una visión irónica de la que carecen totalmente las películas navideñas de los 90’s y en adelante, trufadas de tópicos y corrección política. O tal vez será que en los 80’s era un crío y en los 90’s ya no tanto.

Canciones:

Chris Isaak: “Santa Claus is coming to town”
Mark Lanegan: “Message to mine”
Neil Young: “Trough my sails”




enero 2020
L M X J V S D
« Dic    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Sígueme en Twitter

Categorías