Archive for the 'jitazos fugaces' Category



18
Oct
08

Jitazos Fugaces. Hoy … Fool’s Garden

Por petición popular de los cientos de miles de lectores de NDK, he decidido retomar una de las sagas más exitosas de este, vuestro blog favorito: los Jitazos Fugaces. Para ver más, especialmente para aquellos que se han incorporado a esta página en los últimos meses, sólo teneis que hacer click en la etiqueta Jitazos Fugaces(ahí, a la derecha). Para recordar qué eran los Jitazos Fugaces, y en una suma de egocentrismo y vagancia, me permito autocitarme:Ahhh, la maravillosa idiosincrasia del mundo de la música. Unos días estás arriba del todo y cuando menos te lo esperas, el batacazo puede ser de órdago. Y es que no es nada extraño el toparse con una banda o artista que de repente, parece surgir de la nada con una canción, unos pocos minutos en los que concentra su arte y resulta ser su cenit creativo. Los dioses son favorables, ese día la luna está en su séptima casa y Júpiter se alinea con Marte, y resulta que esa canción acaba sonando en todas las radios y el pertinente videoclip aparece en la MTV y otros programas televisivos musicales. Sin embargo, la alegría es efímera, y tan rápido como ascendió, esta banda cae en el más cruel de los olvidos. Desde luego que antes habrá intentado mantener su fama más allá de los 15 minutos warholianos con un segundo single, que obviamente gusta a muy pocos y se pierde en la más cruel indiferencia. Algunos osados incluso lo vuelven a intentar un par de años más tarde, con un disco nuevo, en este caso la indiferencia suele ser aún más cruel, y el mensaje viene a ser “déjate de tonterías y toca otra vez XXXX”. El inglés, que sin duda es una lengua muy ágil, tiene para estos menesteres una expresión divertida: One Hit Wonder.

Esta pretende ser la primera entrega de una serie dedicada a algunos de estos One Hit Wonders, o como lo prefiero yo, Jitazos Fugaces. En ella hablaré de esos que parecían predestinados a comerse el mundo y acabaron siendo carne de recopilatorio anual y de emisora de radio tipo M80 o Kiss FM. Pero lo más curioso del tema es que algunos condensan en 3 minutos más gracia, más chispa, más calidad y más atractivo que carreras enteras de 15 LP’s. Otros jitazos fugaces tienen una gracia para los que disfrutamos del kistch, un eufemismo como otro cualquiera para denominar a la caspa. Otros tienen un videoclip divertido. Otros nos teletransportan a una época en concreta. Y otros son absoluta basura.Y para retomar esta ya entrañable saga, nos topamos con una cancioncilla pop que triunfó en la época de las guitarras saturadas, y de nombre lisérgico: Lemon Tree, de Fool’s Garden. Esta aborrecible canción, de tonada peligrosamente adictiva, surgió a la luz en 1995, y sus autores, los alemanes Fool’s Garden decían querer ser “los nuevos Beatles”. Toma ya. En fin, qué se puede esperar de una banda de pop alemana?

Fool’s Garden se formaron en 1991 , pero la fama mundial (y afortunadamente efímera) les llegó en 1995, con ese “Lemon Tree” incluido en su disco Dish Of The Day. Así, de repente Peter Freudenthaler, Volker Hinkel, Thomas Mangold, Roland Röhl y Ralf Wochele se convertían en pasto de las radios y la MTV europea. Y luego desaparecieron de la escena. Pero no os creais, desparecieron de la escena europea, pero en Alemania todavía tienen el privilegio de poder disfrutar de la música de Fool’s Garden: efectivamente, esos mamones no se conformaron con reventar los charts en 1995, ni siquiera con probar suerte con un disco posterior, en 1997. No. Siguieron publicando discos, en 2000, 2003, 2005 e incluso en 2008. Hasta sobrevivieron a una crisis (en 2003) en la que se desmanteló la banda y fue el cantante Peter Freudenthaler (premio a quien pronuncie correctamente su apellido) quien continuó adelante, esta vez bajo el nombre de Fools Garden, sin apóstrofe, en un alarde de ingenio.

¿Significa esta logevidad que tal vez nos estamos perdiendo una carrera interesante? Personalemte lo dudo mucho. No deja de sorprender, no obstante, que sigan en activo tantos años después. El caso es que este Jitazo Fugaz en cuestión se puede llevar el premio a la letra más absurda, con versos como “Me pregunto cómo, me pregunto por qué/Ayer me hablaste del triste cielo azul / y todo lo que puedo ver es sólo otro limonero amarillo”. Tiembla, Bob Dylan. Y es que puestos a hablar de limones y limoneros en una canción, casi mejor, me quedo con aquella que decía:

Mi limóm, mi limonero
entero me gusta más
Un inglés dijo yeah,yeah
y un francés dijo oh lala

Bueno, os dejo con Fool’s Garden. Para que hagais memoria. Y luego podais olvidar.

04
May
08

Jitazos Fugaces. Hoy … Republica

En el mundo de los Jitazos Fugaces están los que son vergonzosos y desearías no escuchar ni una vez más. Están los que son vergonzosos pero, ay amigo, uno no puede evitar disfrutarlos y pincharlos de tanto en tanto. Y luego están los que molan (ok, como descripción se acerca más a Beavis y Butthead que a un texto medio decente, pero hoy domingo así están las cosas). Pues bien, el de hoy corresponde a la categoría de los que molan… señoras y señores, denle una calurosa acogida a… (fanfarria) Republica.Una vez más caigo en los Jitazos Fugaces de mediados de los 90’s, probablemente porque era una época en la que estaba más pendiente de radios, hits de bares/discotecas y videoclips que ahora. Y el caso de Republica era uno de esos hits de bares/discotecas. Seguro que lo habéis escuchado cientos de veces, y otras tantas probablemente lo habréis disfrutado en un local nocturno. Al final, sin embargo, el tiempo pone a todo el mundo en su lugar, y el de Republica y este “Ready to go” ha acabado siendo pasto de la publicidad y las cortinillas de TV. Ingrato lugar para un Jitazo que no por fugaz ha dejado de tener su validez.

Ahh, los divinos 90’s, en los que si sonaba un poquito a rock, tenía posibilidades. En este caso, los británicos Republica, en comandita con publicaciones como Melody Maker, se sacaban de la manga una etiqueta llamada techno-pop punk rock. Toma ya. El caso es que este “Ready to go”, con sus guitarras y sus bases electrónicas, y voz femenina (de la cantante Saffron) suena muy bien. Lo curioso del asunto es que existen dos versiones del tema, la inglesa y la americana, y al parecer, la que yo siempre escuché en los bares y discotecas era la americana, con unas bases más durillas, más marcadas. La británica es más suave. En youtube podéis encontrar los videoclips correspondientes a ambas versiones. Yo he puesto la que conocía y me gustaba.

Como suele ser habitual en esos casos, Republica no fue más que un grupo de un single. Publicaron su debut (que contenía el tema en cuestión) en 1996. En 1998 publicaron una continuación que no interesó a nadie. Y es que el peso de los Jitazos Fugaces es demasiado grande. No tardaron, claro, en deshacer la banda, y si se accede a su página web, simplemente hay un lacónico mensaje que dice así: REPUBLICA IS NOT RECORDING AT THIS TIME. Pues eso.

22
Abr
08

Jitazos Fugaces. SPECIAL EDITION… hoy: Inner Circle

Edición de lujo esta de los Jitazos Fugaces que aparecen hoy por este vuestro blog. Y es que, bien, a priori, definí los Jitazos Fugaces como esos temas pegadizos que de repente surgen e invaden radios y teles durante una temporada, y cuya fama supera con creces la de sus propios creadores, que suelen quedar enterrados y resultan incapaces de sobrellevar una carrera musical. Por suerte, generalmente. Y sin embargo, en esta ocasión os presento a una banda que fueron durante una época los reyes de los Jitazos Fugaces y de la reincidencia. Ladies and gentlemen, please hats off to… Inner Circle!!

Conocí a Inner Circle en 1993, cuando sacaron un Jitazo Fugaz como el que os presento: “Sweat (A La La La La Long)”

Está claro que Inner Circle ya sabían qué les hacía falta para ganar cuartos… un estribillo pegadizo, un ritmete reggae y un videoclip con playas y chicas en bikini. Este videoclip y este Jitazo en cuestión resulta todo un ejercicio de estilo al respecto. Pero diablos, a mí me volvieron a convencer. Por favor, decidme que vosotros tampoco podéis dejar de canturrear…

Y desde entonces les perdí la vista. Tirando de esa herramienta de desinformación que es Wikipedia, leo que Inner Circle son una banda jamaicana creada en 1968 (en el mismo año que Joe South publicó el original del “Games People Play”) y que publicó su primer disco en 1974 (??!!). La banda sufrió cambios en su formación, especialmente tras la muerte en 1980 de su solista original, que fue reemplazado por el gordo rasta que todos recordamos. Este mismo tipo enfermó gravemente en 1995, probablemente por eso ya no hubieron más veranos con Jitazo Fugaz Reggae. En la actualidad siguen adelante, con otro vocalista, y de hecho su carrera tiene chorrocientos discos. Pero como suele ocurrir en estos casos, poco importa lo que hubieran grabado, antes y después. Con vuestro permiso, me voy a tararear un rato más.

03
Abr
08

Jitazos Fugaces. Hoy … New Radicals

Esta es la historia de un tipo que hizo un Jitazo Fugaz y de cómo tuvo una nefasta influencia en ese país especialista en desvirtuar las cosas hacia lo grotesco llamado España. Esta es la historia de los New Radicals.
Como banda, seguramente no os diga gran cosa. A diferencia de muchos autores, o quizás debería decir perpetradores de Jitazos Fugaces, los New Radicals no sacaron más que un disco. El 95% de los autores de Jitazos Fugaces intentaron conseguir las mieles de la gloria con un siguiente disco al del Jitazo en cuestión, algunos incluso cayendo en la más cruel de las multireincidencias. No fue su caso. Los New Radicals fueron una banda americana que triunfó por todo lo alto en las listas británicas, lo cuál ya era raro en una época, la del brit pop (o sus últimos coletazos) en la que cualquier cosa que viniera de allende el Atlántico era vista con más o menos celo desde la pérfida albión. Y todo gracias a esta canción, “You get what you give”, que incluyeron en su único trabajo. Que nadie me pregunte qué extraño arcano hizo que se alinearan los planetas y proporcionaran tal éxito a este tema de unos perfectos desconocidos. Ni lo sé, ni me importa.Lo cierto es que la cancioncilla no está nada mal, y por estos lares fue pasto de esos recopilatorios con ínfulas de modernidad y de alternatividad que se publicaron a finales de los 90’s, tal vez fuera el que patrocinaba Pepsi, tal vez no. Los New Radicals eran una banda con un líder claro, el cantante y compositor Gregg Alexander, mientras que el resto de la banda era de composición bastante voluble. Que no lo recordáis? Se trata del individuo de la foto:
Y sólo por eso, merece arder en el más cruel de los infiernos… fué él quien trajo la moda del gorrito de pescador que de golpe y porrazo los indies más cool de la Celtiberia robaron a su viejo y se calaron, orgullosos de su modernidad. Pero claro, eso fue en 1998. Y claro, a qué personaje mediático español recordamos en 1998 con ese dichoso gorro de pescador? Haced memoria… claro que sí, Ismael de Gran Hermano 1, un tipo detestable sin lugar a dudas. Visto lo visto, no me extraña que Gregg Alexander dejara su banda y se dedicara a escribir canciones para Enrique Iglesias y ese fulano que anda chocheando bajo el nombre de Santana.

26
Mar
08

Bóveda

Me lo comentaba una amiga hace unos meses, y la verdad es que me dejó frío. “Han cerrado el Bóveda”, me dijo. No hace mucho pasé por ahí. No sólo la han cerrado, sino que en el lugar donde se erigía, ahora hay solamente un solar, pasto de la especulación inmisericorde que reina en la Barcelona del siglo XXI. Y es que si hace un año dedicaba una entrada a la mítica discoteca Sr. Lobo, es de justicia que haga lo propio con otra discoteca como era Bóveda.
Ok, reconozco que Bóveda carece de la mitología urbana de Sr. Lobo, lo suyo fue siempre más humilde en este sentido. Pero también más perenne. Y su cierre ha sido, lo reconozco, una sorpresa. Como también reconozco que hacía como un lustro que no traspasaba sus puertas. Bien, probablemente carezca de anécdotas (ciertas o falsas) tan jugosas como las del Sr. Lobo, pero en tanto que fui bastante a ese sitio, sobretodo cuando empezaba a salir, no deja de tener unas significaciones subjetivas que evocan en mi memoria personas y situaciones, y dibujan media sonrisa en mi cara.

Epicentro del grunge de bolsillo de Barcelona

La primera vez que fui a Bóveda fue cuando yo tendría unos 16 años. No me extenderé en explicar el contexto de la situación (musical, social, moda, …), cosa que ya hice en la entrada correspondiente a Sr. Lobo . Recordar simplemente que Bóveda era una de las discotecas del Poblenou barcelonés que acogieron a cientos de chavales con tendencias grunchis. Sí que es cierto que fue la primera discoteca a la que fui que no era un templo makinero. Mis primeras incursiones en discotecas y otros antros de fiesta estaban motivados, obviamente, por la búsqueda urgente de contacto con el sexo opuesto, de modo que fui dos o tres veces a un local de la calle Beethoven. Música discotequera y makinera que no me motivaba mucho. Y descubrir que podía haber discotecas en las que se pinchara música que me gustaba, bueno, ahora puede parecer estúpido, pero resultó ser un agradable descubrimiento para mí. Aquella tarde pincharon Offspring, Nirvana, Counting Crows, Cypress Hill y un Jitazo Fugaz del momento, Coolio . Bueno, aquello estaba muy bien!

En realidad, Bóveda era un sitio bastante chapucero. Se trataba de una nave industrial reconvertida. Una barra larga, una pista no muy grande con una cabina de DJ a modo de palco o balconcete, y una escalerilla de barrotes desde la que se podía acceder a la cabina y pedir el éxito del momento. Esa pista tenía un techo más alto y pintado como si de una bóveda celeste se tratara (lo adivinan? Por eso el nombre!!), y luego unos demonios pintados en las paredes, como demostrando la dicotomía entre el cielo, a nuestras cabezas, y el infierno, donde estábamos. Completaba el cuadro un segundo nivel que se había construido aprovechando la gran altura del local, desde donde se podía ver la parte de abajo y que probablemente cuando esa nave tenía actividad industrial, acogía las oficinas. En fin, no era un sitio con mucho estilo, que digamos. Ni falta que le hacía. Era la época del grunge, diablos!!

A partir de aquella tarde, el grupete del instituto nos aficionamos a pasar las tardes del viernes allí. Sábados de tanto en tanto. Salíamos por la tarde, íbamos al centro comercial Glòries a comprar bebida (whiskey, coca-cola, vasos de plástico y hielo) y bajábamos por el Poble Nou industrial. En un portal de una empresa cerrada dábamos buena cuenta de la bebida, y luego, al Bóveda. Eso era vida. Quizás por ello no entiendo los botellones masivos. Yo, como todo el mundo, he hecho botellón, pero lo intentábamos hacer en un lugar más o menos poco transitado, para disfrutar tranquilos de la camaradería adolescente y del espíritu del vino.

El ir a Bóveda también tenía un punto a favor: no era necesario “arreglarse”. Dicho en el sentido más clásico, por supuesto que me arreglaba, buscaba un look lo más cuidadosamente desaliñado y me pasaba tiempo en el espejo consiguiendo el despeinado deseado. Pero vamos, que no era necesario llevar zapatos ni la camisa por dentro del pantalón. Por lo demás, pinchaban música alternativa, sí, pero también otras cosas, tipo rock español, pachanga y alguna cosita, muy poca, de dance. Ni que decir tiene que uno de los momentos cúspide de la sesión era cuando pinchaban “Smells like teen spirit”. Recuerdo con cariño una tarde monográfica que dedicaron a Héroes del Silencio, era 1996 y estaban en el punto más alto de su carrera. Y para cerrar, lo recordaré siempre, pinchaban “More Than Words” de Extreme. En ese momento, y aprovechando la guitarra adictivamente babosa de Nuno Bettencourt, el que había convencido a una chica, aprovechaba para culminar su “obra” rubricándola con besos y magreos al ritmo de la balada. Los demás, claro, aprovechábamos para ir saliendo sin hacer cola en el guardarropa.

Estilismo warholiano o directamente cutrez?

La competencia del Sr. Lobo fue muy dura. De repente, surgió un local de características similares pero que no cobraba entrada. Claro, para un segmento de público tan sensible a estos asuntos como la chavalería, podía tratarse de una medida determinante. De manera que Bóveda se acabó posicionando como un local con un poquito más de clase: menos violencia, menos moscones para las chicas, … un Sr. Lobo “soft”. Yo sin embargo, dejé de ir a Bóveda durante una temporada, mi etapa Lobo. Y cuando volví, lo hice por las noches. Ya tenía la edad, claro, y el Sr. Lobo estaba en plena decadencia. Bóveda se había reconvertido, ya no era un local grunchi, el grunge como moda estaba ya de capa caída y se situó como un lugar opuesto a la típica discoteca house/techno. Allí se pinchaba mucho pop/rock español (Dover, Ska-P, Siniestro Total, Seguridad Social o Danza Invisible), algo de dance más comercial, pachanga y algunos vestigios de lo que fue (Offspring, Blur, Nirvana…). No es que me matara de placer, pero mi grupete grunge del instituto se había disuelto y con mis amigos actuales podíamos ir, considerándolo como un lugar “neutro”, es decir, ni muy dance ni muy rockero. Y con muchas chicas, todo hay que decirlo. Incluso pasé alguna noche de fin de año. Las cosas parecían irles bien, había noches de verdadero agobio por la multitud de gente. Desde luego, el tema de control de aforo no lo llevaban nada bien. Y se especializaban también en fiestas universitarias.

Por ninguna razón en especial, dejamos de ir. Una vez, la última vez que fui, hará unos 5 años, decidimos ir como anécdota. Una suerte de “noche remember”, bromeábamos. Aguantamos una hora. El local era una sombra de lo que fue. Medio vacío, música bastante flojita y con una pátina de cutrez permanente. Aquella noche nos fuimos a otro sitio. Parecía que se le había acabado el momento a Bóveda. Y ya no volví más. Resulta curioso cómo ahora me sabe mal que ya no exista.

Canciones:

Brian Wilson: “Your Imagination”
The Gutter Twins: “All Misery / Flowers”
The Black Halos: “Somethings never fall”

24
Mar
08

Jitazos Fugaces. Hoy … Big Mountain

Bueno, sabíais que iba a ocurrir. Desde el primer momento en que inicié la saga de los Jitazos Fugaces sabíais que tarde o temprano tenía que pasar. Que ELLOS tenían que aparecer por aquí. De modo que hagámoslo rápido, y sin dolor. Y démosle un caluroso aplauso de bienvenida a … (fanfarria)… Big Mountain!!!En fin, si hay un Jitazo Fugaz de la época grunge, ese galardón se lo disputarían 4 Non Blondes (que ya aparecieron por estos lares) y los que protagonizan la edición de hoy. Efectivamente, desde la primavera de 1994 aproximadamente, no dejó de sonar por todas las radios y teles esta canción, que para más inri, y supongo que por aquello del reggae y su relación con Jamaica-trópico-verano, se convirtió en una de las canciones de ese verano’94.

La cosa fue del siguiente modo: Big Mountain eran una banda californiana de reggae formada en 1990 que pasó sin pena ni gloria y utilizó varios nombres (como Rainbow Warriors o Shilo) y publicaron su debut, ya con el nombre por todos conocido en 1992. El caso es que tuvieron la gran potra de que el productor de cine Ron Fair les pidió que hicieran una versión del clásico de Peter Frampton “Baby I love your way” para incluir en el soundtrack de su última película, Reality Bites.

Esta canción en concreto la publicó Frampton en 1975 y la popularizó un año después en su celebérrimo “Frampton Comes Alive”. ¿Qué extraño mecanismo hizo que el tal Ron Fair pidiera precísamente una versión de esta canción? Ok, Frampton fue toda una estrella en los 70’s pero en los 90’s no gozaba de gran popularidad, que digamos. El caso es que la película resultó ser todo un éxito. Dirigida por un Ben Stiller que todavía no había explotado al máximo su vis cómica, se definió a la cinta como un “reflejo de la generación X”, una película para una generación, como lo pudo ser también Singles. Y esta versión reggae de Frampton era el tema central de la película. Vamos, que se puede decir que a los Big Mountain se les apareció Haile Selassie en forma de productor de cine, porque un grupete de lo más vulgar con una versión bastante ramplona del tema (nada, un ritmo reggae y a correr) de repente se vieron visitando platós televisivos de todo el mundo. Incluídos los de esta nuestra Celtiberia, todavía permanece en mi memoria una cutre visita que hicieron a un programa veraniego de videoclips que recibía el fantástico nombre de Clip, clap, vídeo. Un día debería dedicarle una entrada a este programa, sin duda daría mucho de sí.

Big Mountain aprovechó para colar este single en su disco “Unity”, un pastiche de reggae de 2ª división. Por si a alguien le interesa, siguen en activo y en su web anuncian un tour 2008 (el horror!!). No obstante, evidendemente, como vinieron, se fueron, y quizás me sorprende que esa canción esté bastante olvidada en el túnel de los tiempos y no se programe ni en radiofórmulas “adultas” tipo M80. No mucho después, la bellísima Lisa Bonet interpretaba esa misma canción para la película “Alta Fidelidad”. Pero aquello, claro, era otra historia.

 

16
Mar
08

Jitazos Fugaces. Hoy … Charles & Eddie

Alguna vez he comentado que una de las cosas que me gustan del inglés son esas expresiones más o menos populares y que con la inmediatez que tiene el idioma de Margaret Tatcher (qué? o acaso el inglés es exclusivo de Shakespeare?) resultan decir mucho con apenas unas sílabas. Así, a lo que yo denomino Jitazos Fugaces los angloparlantes se refieren como One Hit Wonders. No llega ni a traducción libre, lo sé. Y en este caso, me gusta utilizar otra expresión para referirme al Jitazo Fugaz de hoy: guilty pleasure.Y es que aunque me avergüenza un poco, por lo casposo, por lo baboso y por lo comercial del asunto, el Jitazo Fugaz de hoy me gusta!! Damas y caballeros, recibamos con una fuerte ovación a Charles & Eddie!!! (ta-chaaaannnn)

Un tema como “Would I lie to you”, con esas voces angelicales y esos arreglos tan bien puestecitos es un obligatorio en toda recopilación M80 o RAC105 que se precie. Tanto es así que por temporadas he llegado a odiar esta canción, cosas de la sobreexposición. La historia viene a ser la de siempre. En 1992, Charles & Eddie irrumpen en la escena con un disco bajo el brazo,”Duophonic”, y en seguida el single que se extrae comienza a ser radiado sin piedad, y su correspondiente vídeoclip programado una y otra vez. Eran unas épocas de un cierto resurgimiento del interés por el soul en su aspecto más clásico, y no cabe duda de que “Would I lie to you” bebe de esas negritudes sesenteras, aunque con una producción limpita y acorde con su año. Evidentemente, ese fue el principio y el fin. El dúo se hinchó a hacer cuartos con la canción de marras, y a la hora de sacar el LP de continuación, como es habitual ya en estos casos, se desinfló el globo.

Siempre me hizo gracia la estúpida historia de cómo se conocieron Charles (alias “el negro”) Pettigrew y Eddie (alias “el blanco”) Chacon. Contaba la nota de prensa que se conocieron cuando coincidieron en el metro de NYC. “El Blanco” llevaba una copia de un LP de Marvin Gaye y “el Negro” al verlo, entabló conversación con él. El resto es historia. O historia ficción, quién sabe, porque esto me suena a comedia romántica hollywoodiense. O más bien a comedia romántica gay. Sea como fuere, y aunque no sin cierto rubor, lo reconozco. Me gusta esta canción.

No tardaron, claro, en disolver el dúo, aunque antes colaron una canción en la banda sonora de la película “Super Mario Bros.” … alguien debería algún día dedicar una buena entrada a un tema tan lisérgico como esa peli que, ojito, contaba con Dennis Hopper como el malo (quién te ha visto y quién te ve…). En la actualidad Eddie “el Blanco” trabaja como compositor profesional. Charles “el Negro” murió de cáncer en 2001.

 

06
Mar
08

Jitazos Fugaces. Hoy … Chumbawamba

Pero cómo les iba a dejar sin esta, su subsección favorita de Notas De Kar??? Por supuesto, los Jitazos Fugaces han vuelto, esta vez con un tema un poquito más moderno. No dejan de ser Jitazos mayoritariamente de los 90’s. Sí, paradojas de la vida, la década prodigiosa de la música de mi vida y me dedico a repescar pequeñas píldoras tóxicas. La razón es mucho más lógica de lo que pudiera parecer…. en esa época consumía más radio y más tele musical. Y lo hacía porque la oferta por aquél entonces era más interesante, recuerdo una época en la que en los 40 Principales los Guns n’ Roses llegaron a acumular 5 o 6 números 1 de sus Use Your Illusion, y entre los programas de videoclips era frecuente ver vídeos de Soundgarden o de Counting Crows. Por otra parte, la revolución mp3 e intercambio de música por internet era pura ciencia ficción. Diablos, una grabación de CD era casi algo de brujería hasta casi el sXXI!! Claro, estaba mucho más atento a esos maravillosos temas que ilustran esta vuestra sección.En fin, para no variar nos situaremos en el año del Señor de 1998. Si os menciono el título de la canción, Tubthumping, probablemente os quedéis igual. Si os menciono el nombre de la banda, Chumbawamba, puede ser que os suene. Pero si pinchais en el triangulito del play, definitivamente sabréis de qué canción hablamos. Y es que ese año, el que más, el que menos, todos berreamos alguna vez ese estribillo que rezaba

“I get knocked down
but i get up again
you’re never going to keep me down”

En fin, el resto de la letra es pura poesía etílico-fiestera. Y es que es sensibilidad de hooligan lo que destila esta canción. Y es que he de reconocerlo, yo no conocía (ni conozco mucho más) la carrera de Chumbawamba, combo británico que había comenzado su carrera nada menos que en 1982. Se decían influenciados por el punk y la ideología anarquista. Y mira por dónde, fue el completo y absoluto mainstream quien les elevó a el Olimpo de las estrellas fugaces.

Poco pareció importar, pues, toda su carrera de anarcopunkos cuando este Tubthumping sonó, sonó y sonó durante mucho tiempo, siendo además impunemente utilizada como cabecera para TV, ya sabéis, de programas, de anuncios de programación, de cortinillas, y todo eso. Habitualmente, relacionado con deportes, supongo que por el tono hooliganero del estribillo. Cabe decir que esta es la típica canción que sólo tiene estribillo, que el resto del tema es totalmente prescindible. Pero, ay amigos, a quien no le apetecería ahora mismo estar en una barra de un bar cerduno con una jarra de cerveza en la mano (y otras tantas vacías ya en la barra) cantando con unos amigos eso de “I get knocked down…”

23
Feb
08

Jitazos Fugaces. Hoy … Spacehog

Lo sé. Y lo siento… llevo una temporada algo vaguete con el tema de este vuestro blog favorito… si es que voy muy liado y la inspiración no está cuando se la necesita. Tampoco cuando no. En fin, que retorno con otra entrega más de este subespacio dentro de NDK, me refiero, cómo no, a los Jitazos Fugaces.Tal vez en las últimas entregas he hecho referencia a temas medio vulgares que pegaron fuerte, con autores que muy pronto desaparecerían de la faz de la Tierra dejando como único rastro esa canción que tanto machacó radiofórmulas y programas de videoclips durante una temporada y hoy en día son pasto de cadenas de oldies y memorias no machacadas por el alcohol y otras sustancias, que ya nos conocemos, rufianes. Canciones que tal vez tuvieron sus 5 minutos de gracia en su época, pero reconozcámoslo, quitándole esa pátina de cariño y empatía nostálgica, son una basura. Artistazos como Ini Kamoze, Coolio o la fea esa de los 4 Non Blondes.Sin embargo, no todos los Jitazos Fugaces son canciones malas u olvidables. Por ahí hay algunos de los que uno piensa que tal vez merecieran mejor suerte, que ahí podía haber potencial. Quizás no. Quizás lo dieron todo y se vaciaron en esa canción por todos conocida. Pero pudiera ser una oportunidad que el mercado, la suerte o los arcanos indescifrables echaron a perder.

Tal vez ese sea el caso de los Spacehog. En 1995 publicaron el álbum “Resident Alien”, del que se extrajo este single, “In The Meantime”, que sonó, sonó y sonó durante todo el 1996. Diablos, es una buena canción!! Esos aires a lo Bowie (ese uuuuuuhhuuuhhh), ese bajo marcado, ese pianillo final de reprise. Eran británicos, aunque nunca ejercieron mucho como tal, jamás se les relacionó con los grupos del brit-pop. La banda formada por los hermanos Langdon llegó a telonear a grandes grupos de la época. Y por un momento pareció que lo iban a conseguir… pero no. Hubo un segundo disco. Y un tercero. Pero ni rastro de ese sonido brillante, pegadizo y mágico de su single estrella. Una banda condenada a un single. Es difícil avanzar así, hay que ser muy bueno para superar eso, grupos como Counting Crows o Radiohead a punto estuvieron de no poder superar lo que se había convertido en casi un escollo.

Spacehog, al final, no lo consiguieron. Y no será porque no lo intentaran, pues hubo un segundo disco. Y un tercero. Incluso giras con Oasis y The Black Crowes. Pero nada. En cualquier caso, tampoco hay que sentir lástima por el cantante Royston Langdon, tal vez no obtuvo el éxito y la continuidad de carrera que pensaba, pero… se casó con la preciosa Liv Tyler.

13
Feb
08

Jitazos Fugaces. Hoy… Coolio

Cómo te puedes tomar en serio a un rapero que se llama “Coolio”y que en el barrio le habían puesto este mote por su afición al cante, haciendo la gracieta sobre Julio Iglesias… ?? ya sabéis, Julio/Coolio… en fin. Pues sí, damas y caballeretes, este señorito tuvo todo un Jitazo Fugaz, y se convirtió nada más y nada menos que en primer single de rap que vendía un millón de copias en el Reino Unido, según dice Wikipedia, esa gran página de (des)información.Una vez más, tenemos un Jitazo Fugaz como tema principal de la banda sonora de una película, como le ocurrió al nunca suficientemente valorado Ini Kamoze. En este caso, el amigo Coolio coló (y permítanme la aliteración) esta canción como tema principal de la peli “Mentes Peligrosas”. La peli no era más que un refrito de película-de-instituto-chungo-y-profe-enrollado, claro que esta vez el profe enrollado era ella, Michelle Pfeiffer, que en aquél entonces todavía estaba de buen ver (y mejor palpar): era 1995.

El tema de los samplers siempre es algo polémico, hay quien piensa que no se trata más que de una encubierta falta de talento y un cógeme aquí esta base y ponme allá ese estribillo, y ya caerá algún palomino. Hay de todo, claro. En este caso, Coolio tomó prestada la base (y bastante más) del tema “Pastime Paradise” del nunca suficientemente reivindicado, y ahora va sin ironía, Stevie Wonder. Y en una pirueta estilística con doble mortal lo tituló “Gansta’s Paradise”. Toma moreno.

El caso es que el tema sonó hasta aburrir durante ese 95, y sinceramente, me transporta de cabeza a esos locales del poblenou en los que me pasaba mis tardes cuando tenía 16 años, de modo que no puedo verlo sino con cariño. Pero hay que admitirlo: es un truño. Por supuesto, la carrera de Coolio no acabó ahí. Hizo más discos, alguna banda sonora más, y ahora se dedica a colaborar con raperos… naaaahhh, su carrera SÍ acabó ahí. Haya hecho lo que haya hecho posteriormente. Era una época en la que los gansta rappers resolían sus diferencias musicales a tiros, y sin embargo Coolio sigue ahí. Lamentablemente.

PD: Weird Al, el cómico que se hizo famoso parodiando clips de Michael Jackson (haciendo “Fat” por “Bad”) hizo su propia versión del “Gansta’s Paradise”: “Amish Paradise”.




septiembre 2020
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Sígueme en Twitter

Categorías