Archive for the 'actualidad?' Category



06
Mar
13

EL VIAJERO PROFESIONAL DESEMBARCA EN VENEZUELA PT.3 (y al final se murió Chávez… y yo sigo por aquí)

Al final se ha muerto Chávez hoy. Llevaba dos días oyendo chascarrillos e insinuaciones de los lugareños, y lo que todo el mundo se pensaba, y yo me temía, ha ocurrido. Y ahora, ¿qué? Pues realmente, y a mi alrededor, de momento, nada. Me ha pillado el acontecimiento cuando acababa de llegar al hotel, después de haber terminado la jornada. Por momentos, la señal telefónica, el 3G y el GPRS se perdían, de tanto colapso, puedo entender, Twitter echando humo y los venezolanos llamándose y enviándose mensajes y whatsapps. Las noticias en España hablaban de unidades del ejército y la policía saliendo a las calles para controlar posibles alborotos. Yo no he visto nada, pero claro, tampoco esperaba que una masa enfurecida portara sus forcas y sus antorchas a la puerta de mi hotel, para cargar contra el imperialismo. Lo único anormal ha sido que me han cancelado una cena que tenía esta noche. Así que de momento, más bien que mal.

De todas formas, por más que ahora me haga el chulito, por más que bromee con el asunto, reconozco que en un momento de esta tarde, he buscado el teléfono de la embajada española en Caracas. Por si acaso. Que nunca se sabe, y los militares suelen ser mala gente con demasiadas ganas de usar sus armas y lucir sus uniformes. Aunque realmente, no creo que nada ocurra. Hay siempre dos realidades paralelas, la de las grandes cosas, la que se ve en la prensa y los noticieros de televisión, y luego la realidad de la calle, la de la gente que vive, que trabaja, que se toma unas cervezas y que trata de follar con quien pueda. Esas pequeñas cosas que no se dicen, como en la novela de esa escritora india que se puso de moda en los 90s.

Mañana supongo que iremos a trabajar, con el inconveniente de toparme con una Caracas más embotellada de lo que lo es habitualmente, por la presencia probable de manifestaciones y de tipos uniformados. El entierro parece ser que se celebrará el viernes, justo el día que me voy, de manera que más vale que me arme de paciencia para llegar al aeropuerto. Según la prensa, el gobierno decreta 7 días de luto nacional, lo cual, realmente, no sé qué significa. No creo, por desgracia, que signifique que no se trabaja, porque mi hotel tiene una piscina fantástica. ¿Acaso cerrarán los bares de copas? ¿Y los restaurantes? ¿Qué diablos se hace durante un luto nacional?

Así que de momento, eso es todo. ¿Qué os esperábais? ¿Acaso esperábais a vuestro buen amigo Kar corriendo entre fuego cruzado? ¿Escapando por la embajada en un helicóptero militar? ¿Detenciones? ¿Purgas? Pues lo siento, pero de momento, la aventura es mucho más vulgar. Lo que me congratula, no negaré que a pesar de todo, no veo el momento de tomar ese avión el viernes por la noche.

CANCIONES:

The Psychedelic Furs: “Pretty In Pink”

Prince: “When The Doves Cry”

Isley Brothers: “Footsteps In The Dark”

04
Mar
13

EL VIAJERO PROFESIONAL DESEMBARCA EN VENEZUELA PT.1

Una nueva entrega de las andanzas del viajero profesional me lleva a Caracas, Venezuela. Circunstancias laborales que no vienen al caso me llevan a esta ciudad donde he aterrizado hace unas pocas horas, y la pretensión es, como en las últimas CRÓNICAS AUSTRALIANAS, ir explicando mis impresiones.

Ahora son aquí las diez de la noche, cinco horas y media menos que en España. Sí, sí, habéis leído bien. Cinco horas y media. Esta media hora de decalaje es una medida relativamente nueva, pero que da una visión bien clara de que este país, Venezuela, se ha convertido en los últimos años en un lugar peculiar.

Hablar de Venezuela y hablar de Hugo Chávez, es todo uno. El presidente ha conseguido personalizar su acción en el propio país. De hecho, pensemos qué sabemos de Venezuela… podríamos hablar de los culebrones de los 80s y principios de los 90s, que tan populares fueron en la Celtiberia. Podemos hablar de las misses, y la obsesión por la cirugía estética que parece haber por estos lares. Podemos hablar del petróleo y la filiación a la OPEP, de la que es miembro fundador. Total, no es mucho conocimiento, la verdad. Y podemos hablar de Chávez, claro.

No estoy por la labor de juzgar la política de Chávez, no entraré en ese aburrido juego, para mí es un presidente electo con un punto payasil, sí, pero electo. Sin embargo, ese juego palaciego alrededor de su enfermedad o posible muerte tiene al país en vilo. Mi contacto en Venezuela, que me ha recogido en el aeropuerto, sacaba el tema a colación tan sólo media hora después de vernos. Me decía que la incertidumbre es total, que nadie sabe a ciencia cierta si el presidente está, como se dice, en la planta 9 del Hospital Militar, si sigue en Cuba, o si está en la “Highway To Hell” o “Starway To Heaven”, que cada uno elija.

En cualquiera de los casos, reconoceré que este asunto me gusta más bien poco, como extranjero. No quisiera que Chávez muriera (o se hiciera pública su muerte) mientras yo ande por Venezuela. Ya tú sabeeeeh. De hecho, si tuviera que hacer caso a las recomendaciones, o a las noticias, no hubiera venido. Las cosas no son como se cuentan siempre, claro, pero la realidad estadística convierte a Caracas en la ciudad más peligrosa de América Latina, con una tasa de 233 homicidios por cada 100.000 habitantes (datos del INE). Poca broma. De modo que no, en esta ocasión no me veréis callejeando.

Os confesaré una cosa: cuando hago un viaje largo, todas las veces, la primera noche, nada más llegar, me invade una cierta tristeza. Viajes laborales, me refiero, claro. El cansancio del viaje y el desfase horario influyen. Y ya en el aeropuerto no puedo evitar ir canturreando el “Rocket Man” de Elton John. Por alguna razón, en mi cabeza, ese Rocket Man es el Major Tom de Bowie.  No temáis, se me pasa.

Mencionaré, finalmente, el trámite de la aduana. En cada país que voy, es inevitable que sienta un punto de temor cuando estoy haciendo la cola para el agente aduanero. Por más que vaya con mi visado, con mi pasaporte, con mis formularios cumplimentados y con mi reserva de hotel, siempre pienso que algo malo puede ocurrir. Demasiados visionados de “El Expreso De Medianoche”. Qué sé yo. En esta ocasión, me habían dicho que no necesitaba visado, que podía entrar como turista. Pero claro, yo no soy un turista. Y sin embargo, ha sido sorprendentemente tranquilo y rápido. No había militares, ni policía, tan solo unas funcionarias que han estampado el sello en el pasaporte y adelante. Así, da gusto.

CANCIONES:

José James: “Come To My Door”

Elton John: “Rocket Man”

Mark Lanegan: “The River Rise”

23
Ene
13

libro del mes (enero): “Eres el Mejor, Cienfuegos”, Kiko Amat

Se lo debía. Después de haber disfrutado de sus 4 novelas y de su libro de memorias/vivencias/anécdotas musicales, y después de haberle sableado alguna que otra idea de su página web, como esta misma sección del “Libro Del Mes” (que tampoco es que sea el paradigma de la originalidad), obviamente, Kiko Amat tenía que aparecer en estas líneas.

Su última novela, “Eres el mejor, Cienfuegos” se publicó a finales de 2012, de modo que para variar, un poco de actualidad literaria. Y tras haber seguido la carrera novelística de Kiko Amat, leyendo este libro he tenido la sensación de que se nos ha hecho mayor. No es que suponga un problema, porque, sabéis qué? Yo también. Pero sssshhhh, no se lo digáis a nadie. El caso es que se trata de la primera novela que Amat no centra en un personaje juvenil, adolescente o pre-adolescente. En este caso, el protagonista, Cienfuegos, es un tipo que bordea peligrosamente la cuarentena, y las visicitudes que vive son las propias de su edad y de las circunstancias que ese ente tan triste y gris que llamamos “realidad” nos proporciona.

A su vez, se trata de la novela más claramente politizada del autor, que se posiciona fervientemente a favor del movimiento 15M. Y por si fuera poco, ese poso de amargura que sus anteriores libros podían, más o menos, reflejar, aunque sin perder nunca el sentido del humor tan característico de Amat, en “… Cienfuegos” se torna agridulce, o incluso, con un cierto vitalismo y casi, oh, cielos, optimismo.

Reconoceré que el final no me ha acabado de convencer. A pesar de ello, he disfrutado de ese retrato con naturalidad y sin aspavientos de lo crítico que es dejar de tener ventitantos, cambiar de prefijo, comenzar a cargar la mochila de neuras propias y también ajenas, que ese ente que llamamos “sociedad” y que siempre nos sirve de chivo expiatorio nos proporciona, y al final estás bordeando esa terrible cifra de los 40 y eso que tanto acojona y que llaman madurez. Por lo menos a mí, que todavía me queda más de un lustro para ello, me acojona.

La carrera novelística de Kiko Amat la recomiendo fervientemente, y aprovecharé estas líneas para hacer un Top4:

1.- Rompepistas

2.- Cosas que hacen BUM

3.- Eres el mejor, Cienfuegos

4.- El día que me vaya, no se lo diré a nadie

En todas ellas se hacen referencias al pop y también a lo que se llamaría cultura pop, de cine y novela contemporánea. En “… Cienfuegos” están ciertamente bien insertadas, como guiño a la afición pero lo suficientemente sutil y tangencial como para no echar atrás a los no iniciados.

En definitiva, una buena novela, libro entretenidísimo pero ojo, con más fondo del que pudiera parecer en un principio. Si no habéis leído nada de Kiko Amat antes, lanzáos a por los #1 y #2 de la lista, pero si ya lo habéis hecho, no dejéis escapar este “Eres el mejor, Cienfuegos”. El cabrón de Kiko Amat lo ha vuelto a conseguir.

Canciones:

Portishead: “Cowboys”

The Jam: “Away from the numbers”

The Cure: “In Between Days”

14
Nov
12

australian chronicles (x)

Esto se acaba, amigos. Esta es mi última noche en Australia. Mañana comienza el periplo de vuelta, Brisbane – Singapur, Singapur – Londres, Londres – Barcelona. Atrás dejo unos días de trabajo, qué duda cabe, pero en los que también he podido disfrutar, en la medida de lo posible, del país. Mis tres anteriores veces en Australia habían supuesto una ingesta de heces tal que no me había dado apenas tiempo de poder disfrutar de buenos momentos. Un par de paseos por Melbourne, una par de visitas a pubs, un visionado en un pub de un partido de fútbol australiano, una comida en un restaurante incluyendo canguro (mal cocinado), cocodrilo y emú… y ya. En esta ocasión, sea por circunstancias o sea por ánimos, he aprovechado, como digo, mucho más mi estancia.

El día de hoy se ha cerrado con un pequeño paseo por el centro de la ciudad, muy al estilo de las ciudades USA, aunque con un par de calles comerciales peatonales, como podemos encontrar en Europa, lo cuál reafirma mi sensación de que Australia toma como espejo estructural a los USA pero mantiene esas raíces puramente británicas, de pub, té, cricket y conducir por la izquierda, aunque, como bien me apuntaban anteriormente en un comentario, a pesar de ello, utilizan el sistema métrico decimal, lo cuál es de agradecer.

También he tenido oportunidad de hablar de la huelga general que hoy se da en España, pudiendo captar cómo de lejos está la mentalidad, yo diría que anglosajona protestante, de la mentalidad de un Europeo del sur. Es francamente difícil hacer entender el por qué de los conflictos sociales hispánicos a un ciudadano australiano. Claro que después de tener esa otra conversación con un americano en la que decía que Obama estaba llevando al país al comunismo, cualquier cosa es posible. Todo lo contrario que ese tipo, el australiano de hoy tenía conceptos diametralmente opuestos, pero eran más bien de tipo moral, como moral de individuo y de pueblo frente a sus gobernantes y sus propias acciones, que no de conceptos políticos y sociales. Así, los entendimientos resultan francamente complicados.

Bueno, y ahora la solución a la gran duda planteada: hacia dónde gira el agua en un desagüe australiano? Pues bien, lo hace en el sentido contrario a las agujas del reloj, es decir, en el sentido contrario que en Europa. Es decir, lo que se reflejaba en aquél episodio de Los Simpson es real. He estado a punto de subir un video al respecto, pero sinceramente, me sentía un poco estúpido grabando con el móvil a la taza del wáter. Así que lo he dejado correr.

Y con esto acaban las crónicas australianas. O casi. Mañana, jueves 15, no habrá entrega, porque estaré en algún sitio por los cielos, y el viernes haré un “reprise”. Hasta entonces, portáos bien, mamoncetes…

 

Canciones:

The Offspring: “Nitro”

Grand Funk Railroad: “Bad Time”

Loquillo y Trogloditas: “En las Calles de Madrid”

 

 

22
Dic
11

Lucía Etxebarría vs. John Long Silver

Comenzaré diciendo que no me cae bien Lucía Etxebarría. Lo cuál es un dato irrelevante, lo sé. Y también diré que no me gustan sus libros. Y eso lo puedo decir con conocimiento de causa, he leído tres (sí, tres!!) de sus novelas: “Beatriz y los Cuerpos Celestes”, “Nosotras, que No Somos Como Las Demás” y “De Todo Lo Visible y Lo Invisible”… a mi hermana le gusta, qué puedo decir… En fin, me podrían gustar sus libros y que me cayera mal ella, o viceversa. La cosa es así. Me ocurre miles de veces. En cualquiera de los casos, no deja de sorprenderme la movida que se ha generado a raíz de sus declaraciones en las redes sociales.

Por si acaso alguno de mis miles de lectores acaba de salir ahora de un refugio antiatómico, le hago un resumen: La Etxebarría declara en Facebook y Twitter que se ha enterado que, de su última novela, se han descargado más copias ilegales que despachado (y pasado por caja) copias legales. Y que para “regalar” su trabajo, prefiere dejar de escribir libros en una temporada. Pues esto, que no deja de ser una perogrullada, ha generado un debate online y en los medios, casi diría yo que inusual. Lo cuál nos lleva al recurrente debate de la piratería. Ya hablé de ello una vez aquí, pero ya que resultó salirme una entrada-ladrillazo, pego un extracto que me viene a huevo:

Supongamos que estáis en un bar de copas. No se trata de un bar de barrio, o de ese lugar donde conoces al tipo de la barra, sino de ese típico bar de moda donde las copas son más caras de lo que se consideraría normal. Os habéis tomado 8 copas. Cuando traen la cuenta, resulta que se han equivocado y sólo os reflejan 4 en la nota. Qué hacéis? Pagáis las 4 y marcháis, contentos de haberos ahorrado un dinero, o tal vez avisáis al camarero de que ha habido un error y la cuenta es, en realidad, más elevada?

Supongamos ahora que estáis en un parking. Uno de esos parkings enormes del centro de la ciudad. Antes de salir, os dais cuenta de que la barrera está estropeada y se ha quedado arriba permanentemente. Qué hacéis? Salís directamente sin pagar o bien avisáis al responsable de la taquilla y le dais el ticket para que os cobre?

Y ahora supongamos que hay un festival de música en la ciudad. El Primavera Sound, por ejemplo, festival que no se caracteriza por ser muy barato, precisamente. Estáis en la puerta, dispuestos a comprar entradas. Pero en la valla divisáis un hueco considerable. Alguien, por ejemplo, el servicio de limpieza, se ha dejado la valla abierta. Nadie pasa por ahí, nadie vigila, de manera que es insultantemente fácil entrar sin pagar. Qué hacéis? Colaros por esa entrada descuidada o bien pasar igualmente por taquilla?


Ok, probablemente algunos de los lectores de estas líneas hayan escogido, en cada ejemplo, la opción dos. Pero me juego, y con riesgo mínimo, lo que queráis, a que un alto porcentaje hubiera escogido la primera opción. Aún a sabiendas de que es ilegal. Aún a sabiendas de que moralmente es más o menos reprochable. Aún a sabiendas de que no deja de ser “robar”.

El pirata más “cool”

Sirvan estos ejemplos a modo de reflexión para todos aquellos que se rasgan las vestiduras amparándose en el supuesto acto delictivo, inmoral y totalmente reprochable que es el bajarse música (o películas, o series, o videojuegos, aunque no lo mencione específicamente, vale para todo) de Internet. No, las personas que se bajan música de Internet no son unos delincuentes, ni unos desalmados, ni unos piratas. La mayoría de las personas que se postulan frontal y radicalmente en contra de las descargas ilegales, también hubieran escogido la opción uno, en una pirueta del despropósito y la contradicción.

Y sin embargo, lo normal, lo razonable, es que tarde o temprano se establezcan mecanismos legales para evitar, prohibir, controlar y, si procede, y siempre de un modo razonable, sancionar las descargas ilegales. Y enfadarse, o tomarlo como una injusticia, resulta ridículo. Todos los que descargamos música sabemos que no está bien. Sabemos que es ilegal. (…)

Bueno, el texto, de 2009, iba referente a las descargas musicales. Yo, que soy un tío anticuado, no me había planteado esta cuestión con los libros, porque para mí los libros son conjuntos de páginas de papel que leo, doblo, arrugo y subrayo. Pero entiendo que vale igual.

Lo que me llama más la atención sonesas respuestas furibundas defendiendo la martingala de “una cultura libre y gratuíta”. Defendiendo las descargas ilegales. No estoy yo en posición de lanzar la primera piedra, algo de música me bajo todavía hoy en día, y bueno, mucha me he bajado en mi etapa estudiantil (ergo, pobre como una rata). Pero no se me ocurriría rebatir algo tan obvio como que a un creador hay que pagarle por su creación. No hablo de asociaciones, IVAs, SGAEs, subvenciones, cánones y mucha de la mierda alrededor. Hablo de un concepto básico.

Como aprendiz de juntaletras me puedo solidarizar con la Etxebarría. Si algún día publico algo, si algún día hiciera de eso mi profesión, desde luego me tocaría los huevos que se descargaran ilegalmente mis libros. Y probablemente consideraría la mejor solución un buen bate de béisbol y un callejón oscuro.
Otra cosa es el asunto de “la impunidad de la gente en Internet”, la gente que insulta o amenaza bajo un nick, y todas esas cosas… en fin, ahí sí que no tiene razón, Lucía Etxebarría.

Por supuesto que es un acto cobarde el de insultar desde la comodidad de una pantalla y un teclado. Pero Internet es así, y así debe ser. Libre, para lo bueno y para lo malo. Yo recibo docenas de insultos de fans de Matt Sorum por un par de verdades que dije sobre él en este blog. So what? So fuckin’ what? Y bueno, si no quieres que te lleguen a decir ciertas cosas, Lucía, querida, no hagas público tu perfil de Facebook, no aceptes a cualquiera, cierra tu Twitter, qué sé yo. Además, joder, que nos la cogemos con papel de fumar… que esto es Internet. Que no son personas reales. Yo no sé si el Twitter de la Etxebarría lo escribe ella o un negro. Vosotros no sabéis quién escribe estas líneas. Ya os lo digo yo, tengo a 200 chimpancés amaestrados haciendo mis textos. Tal vez Kar no existe, no es una persona. Es una corporación. Es una máquina. Es como Skynet, pero con mejor gusto musical.

Canciones:

Tom Waits: “Kentucky Avenue”

Gene Simmons: “See You Tonight”

The Black Keys: “Unknown Brother”

11
Dic
09

2×1

El Parlament de Catalunya ha establecido una ley que prohibe especificamente en bares y discotecas los 2×1, happy hours y barras libres. No es que me afecte especialmente, pues cada vez bebo menos, y tampoco frecuento mucho discotecas y bares. Y de verdad que intento comprender que hay una cierta problemática con un sector de la juventud que le da al alpiste cosa fina. Pero una medida como esta es de las que me cuestan. Soy mayor de edad, el alcohol es una sustancia completamente legal y cuya ingesta no es perjudicial para los que deciden no ingerirla (cosa que no ocurre, por ejemplo, con el tabaco)… a qué viene, pues, esta clase de leyes? No sé si realmente esto afectará la problemática de menores de edad bebiendo (y ahí sí que puedo entender revisiones en leyes), ya que se supone que un menor de edad no bebe en un bar. Pero si consideramos que países como Italia o Reino Unido permiten esta clase de promociones, es cuando ya no entiendo nada. Me da la sensación de que una suerte de Gran Hermano quiere controlar más de la cuenta. Y eso es lo que me preocupa. Al final es lo de menos el hecho de los happy hours. No necesito un estado que me sobreproteja. Déjenme beber tranquilo.

Canciones:

Def Leppard: “Love Bites”
Stone Temple Pilots: “Vasoline”
Little Steven: “Born again savage”

07
Ago
08

Nueva fecha: 29/09/08

No tenía previsto sentarme frente al teclado hoy. Pero es que resulta que estalló la bomba informativa, como decía el mítico José María García: Tenemos nueva fecha para la publicación del nuevo disco de los nuevos Guns n’ Roses. Ni más ni menos que de aquí a un mes y medio. Juas, juas… Esto sale en una web:

Se confima que Guns N’ Roses – Chinese Democracy | CD
EUR 13.99 Free Delivery
Pre-order. | Due for release on 29/09/2008

Por si fuera poco, y para añadir más leña al fuego, Ron Thal “Bumblefoot”, un guitarrista palurdo que fichó Axl, y al lado del cuál Gilby Clarke es Jimmy Page (y hablo a nivel de técnica y carisma también), ha insinuado en una entrevista reciente la inminente salida del disco a la luz antes de final de año. Sus palabras son: “No quiero decir demasiado por temor a romper la sorpresa del regalo bajo el árbol de Navidad” (de mundogunner.ar).

Vaya por delante que en este sainete ya no me creo nada. Pero sabéis qué es lo peor? Que ya ni siquiera me excita que salga… evidentemente tengo curiosidad, y creo que no hace falta que hable de mi admiración por los Guns n’ Roses clásicos, pero también por Axl Rose. Y sin embargo, qué interés puedo tener en un disco nuevo del cuál conozco ya más de la mitad de las canciones (presuntamente). Y algunas desde hace ya más de 7 años!!!

Algunas de las canciones nuevas me parecen muy buenas, sobretodo The Blues y Madagascar, pero no tenéis la sensación de que son temas que ya no tienen nada de novedad? Ya no me intereresa comprar un disco con esas canciones. Quiero otras nuevas.

Y es que una vez más, a Axl se le ha ido la olla con el tiempo. Pasando por alto (y es mucho pasar) la memez de necesitar 14 años para grabar un disco nuevo, y de pasarse la mitad recluído, tirando su juventud (desapareció siendo un cantante joven y carismático de 33 años y volvió a los escenarios con 43, cuando obviamente sus condiciones escénicas y físicas ya no son las mismas). Pasando por alto esos “detalles”, las supuestas mezclas finales que rondan de esos temas como The Blues que rondan por ahí (podéis chequear el blog de Los Secuestradores de Iones, ver enlaces, para saber más) no me gustan. Prefiero sus versiones más crudas en directo. Y es que esos arreglos han quedado completamente desfasados… antes de que las canciones salieran a la luz.

La pena es que ya no resulta una novedad comentar todas estas cosas. Los últimos lustros en la historia de Guns n’ Roses son esperpénticos. Quizás es mejor así. Que saque el dichoso disco, que hagan una gira de presentación y que se reúna la formación original a finales del año que viene. o antes, si puede ser.

Canciones:

Pixies: “Debaser”
Alain Barriere: “Ma Vie”
The Cult: “Lil’ Devil”




febrero 2020
L M X J V S D
« Dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829  

Sígueme en Twitter

Categorías