07
Sep
15

De disk-jockeys y aniversarios

En este 2015 se cumplen 50 años de la muerte de Alan Freed, mítico DJ de radio que ayudó a popularizar el rock n’ roll en su etapa más primigenia. Se podrían decir muchas cosas de ese tipo, pero a pesar de que no fue un santo, pinchaba las versiones originales de las bandas negras en una emisora de música blanca, cuando lo habitual por aquél entonces era que en las emisoras blancas se pincharan versiones de las hits de R&B o DooWop grabadas por grupos o cantantes blancos. Pat Boone, por ejemplo, hizo gran parte de su carrera inicial a base de grabar (y suavizar) hits de negros para audiencias blancas. Pero a Freed le iba la música de negratas y no dudó en pinchar los originales.

De hecho, 60 años atrás, en 1955, Alan Freed estaba en su momento más álgido, y sus programas, además de los conciertos que montaba, eran tremendamente populares. Luego todo caería en picado. Se le acusó, no sin razón, de recibir dinero por pinchar determinadas canciones, cosa que sí, reconoció hacer, pero que resultaba ser una práctica muy extendida. Lo cual no empaña que radiara una música que por entonces era casi revolucionaria y que si hoy escuchamos la música que podemos escuchar es, en parte, gracias a gente como Alan Freed. Por cierto, esa práctica de cobrar por pinchar ciertos temas se popularizó con el término de payola, palabreja que me resulta hilarante. Soy tontito, lo sé. En realidad, es una contracción de pay y Victrola que era un modelo muy popular de reproductor de discos. ¿No es el inglés un idioma adorable?

Y 20 años atrás (tal vez serían 22, pero 20 queda como más redondito) hubo un pequeño evento en mi barrio, conducido también por uno de los DJ de radio más populares de esta triste parte del mundo: Tony Aguilar. Por alguna razón, y todavía estoy en proceso de identificar el qué, este recuerdo vino a mi memoria. A principios de los 90s, la Zona Franca de Barcelona todavía se llamaba Zona Franca, lo de maquillar el tema bajo el nombre de Barri de la Marina de Sants vino mucho más tarde. Supongo que la denominación Zona Franca llevaba implícitas unas reminiscencias de barrio chungo, aunque a decir verdad, en esos años, a principios de los 90s, ya no era un barrio tan chungo, si bien acarreara la mala fama.

Buena mierda de la época (by @carloskarmolina)

Buena mierda de la época (by @carloskarmolina)

Sin embargo, la anécdota es significativa de cómo se mueve un barrio, y esas mecánicas muy de pueblo que tiene, a menudo. El evento en cuestión es que se inauguraba una tienda Bazar El Regalo, cadena de electrodomésticos que diría yo que se quedó por el camino, arrastrada por la crisis, la competencia y los cambios de hábitos en compras. Pero amigos, en 1993, en mi barrio, eso era un evento. Y para la inauguración en cuestión, un viernes por la tarde, Bazar El Regalo contrató a Tony Aguilar para animar el cotarro. No es que fuera yo fan del tipo en cuestión, de hecho, Tony Aguilar se caracterizaba por pinchar una música de mierda en una época en la que fácilmente podían sonar encadenados Guns n’ Roses, Pearl Jam y Spin Doctors en la dichosa Cadena 40.

Pero, eh, era el evento de la tarde en un barrio en el que no solían pasar esas cosas, y por supuesto me fui con un amigo a curiosear, y de paso, participar en el sorteo de alguno de los walkman que anunciaban. Y allí apareció, en una triste tarima, el tal Aguilar, con su asquerosa gorra como si fuera un puto Alan Freed cañí. Me dice la Wikipedia que Tony Aguilar sigue siendo locutor de la Cadena 40. Yo recuerdo, y este recuerdo es algo posterior, por lo que me comienza a resultar inquietante mis constantes conexiones con Tony Aguilar, que intentó meterse en la música, sacando una versión de Joe Bataan, a quien casi nadie de su público conocía, claro. Así que, en definitiva, allí estábamos mi amigo y yo, dos niños de 13 años, esperando que la suerte nos sonriera y saliéramos con un walkman, un vídeo VHS o una batidora, qué sé yo. Pero no fue así, y el Bazar El Regalo de Zona Franca quedó solemnemente inaugurado, y nosotros pasamos otra tarde de adolescentes sin pena ni gloria.

Canciones:

Black Flag: “Six Pack”

Sananda Maitreya: “O Divina”

Mick Ronson: “Like a rolling stone”


3 Responses to “De disk-jockeys y aniversarios”


  1. 1 Barón de la Birra
    19/09/2015 a las 16:33

    Pues debo admitir, sin pudor alguno, que hasta el año 2000 fuí fiel oyente de los 40 Principales y nunca está de más recordar que en su día los 40 fueron una emisora musical más que decente, sí señor. Tony Aguilar tenía un programa de Hip Hop y música negroide los sábados noche, “la Ruta del Aguilar”. Todavía no tenía edad de salir por la noche así que reconozco que alguno me tragué y hasta lo disfruté moderadamente, qué caray.

    De todas maneras….. DJ Fernandisco>>>>>>>>>>>>>Tony Aguilar.

  2. 21/09/2015 a las 17:59

    No sé, querido… cuando los Guns n’ Roses dejaron de aparecer por “Del 40 al 1”, esa cadena me dejó de interesar. Supongo que no la escucho desde finales de los 90s, y supongo que no todo era basura y que tal vez algún programa residual molón quedaba, pero… no, gracias. Y no me tome por un snob, consumo mucha mierda, y lo sabemos. Simplemente, me dejó de interesar. Lo de Tony Aguilar, supongo que es algo de manía personal, tiene todo eso que odio de un locutor/presentador de radio/tele musical, esa actitud cansina, ese tonito odioso. No dudo que igual en su cortijo, en su propio programa, pusiera cosas mejores. Mis manías son mías y ya soy viejo para cambiarlas. Fernandisco, no obstante, me parece un tipo entrañable que ha encajado muy bien la autoparodia. Y sus buenos cuartos se llevaría en su momento de popularidad, supongo. De todas formas, la radio, antes de que el interneC y napster lo revolucionara todo, era otra historia. Igual que la prensa musical. De repente, tenías a Depeche Mode, o a Aerosmith haciendo viajes de promo a las radios hispánicas, entrevistas en persona, las compañías montaban saraos para pre-es cuchas de disco por parte de profesionales, incluso los jodidos 40 se montaban algún conciertillo acústico exclusivo, etc… ahora nadie se gasta un chavo, las revistas rara vez hacen entrevistas que no sean por teléfono (a no ser que seas Rolling Stone o Esquire), los únicos que se prestan más son los grupos de corte más underground, que, por otra parte, son casi todos… tiene cosas buenas, claro, pero una falta de medios que da cosica.

    Pero gracias por tu revelación, amiC Barón, y “cuidesemele”!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


septiembre 2015
L M X J V S D
« Jul   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Sígueme en Twitter

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: