09
Jul
12

Iggy & The Stooges, Barcelona, 6/07/12

Quisiera comenzar estas líneas con un dato: James Newell Osterberg, más conocido como Iggy Pop, es un señor que tiene 65 años. No es una consideración baladí, y además, creo que da un cierto sentido a la reflexión que quería hacer, tras haber presenciado el concierto que Iggy & The Stooges dieron en Barcelona el pasado viernes, en el marco del Festival Cruïlla.
Iggy Pop no gira en solitario, presentando su material propio, desde 2001. En 2003 publicó aquél “Skull Ring” en el que grabó un par de temas junto con los hermanos Asheton, y se anunció la gira de reunión con The Stooges, con quienes llegó a grabar un flojísimo disco, “The Weirdness” en 2007. En definitiva, Iggy lleva toda una década girando con un repertorio que tiene más de 40 años, y mientras tanto, ha publicado dos discos en ese período, en solitario, que no pueden estar más alejados de las sonoridades Stooge, me refiero a “Préliminaires” (2009) y un divertimento en forma de versiones que tituló “Après” (2012). Y hablaré de estos dos discos más adelante, pero si me permiten un apunte, quisiera subrayar el hecho de que en sus últimas grabaciones Iggy Pop explora una faceta más cercana al jazz, al vodevil y a la canción francesa clásica.
De modo que no dejo de preguntarme el por qué de esta dicotomía. Por un lado, el Iggy más duro, más rockero, más típico también, apostando por el valor seguro que suponen unos discos, los tres con los Stooges, que han entrado como miembros de pleno derecho en el olimpo del rock n’ roll. Por otro lado, un Iggy sosegado pero arriesgando mucho, con discos que le harían perder muchísimos seguidores, de no ser por esa redención que practica en los escenarios desgranando su material pretérito.
Iggy se sentía solo…
Si me pongo en plan malpensado, podría llegar a la conclusión de que lo que de verdad le pide el cuerpo a Mr. Osterberg es grabar canciones jazzys. Pero, consciente como es del peso que su figura tiene en la iconografía rockera y en la industria en general, sabe que seguir girando repescando esas canciones de toda la vida, machacándose en un escenario, le inyecta unos dividendos y una tranquilidad económica como para poder afrontar proyectos probablemente deficitarios como sus dos últimos discos. Hablando en plata, hacer el cafre sobre las tablas mientras toca temas de 1969 es su trabajo mientras que imitar a Gainsbourg o a Brel es su hobby.
Argumentos acerca de esto último los podemos encontrar en varios puntos sorprendentes de la última década. Hacer una gira con The Stooges resultaba entrañable. Hacer varias durante 6 años es exprimir demasiado el limón. Grabar un disco “nuevo” con The Stooges después de 40 años es una jugada cutre, e innecesaria, Iggy llevaba una carrera en solitario fantástica. No es como el nuevo disco que grabaron los Who o incluso los New York Dolls, quienes habían tenido carreras en solitario discretísimas. Y como pirueta final, el repescar a James Williamson tras la muerte de Ron Asheton ya no sé cómo calificarlo, si de movimiento lógico o de acto ruin.
Y sin embargo, lo que presencié el viernes pasado en Barcelona me desmonta los argumentos. Yo vi a un Iggy Pop dándolo todo, destrozando su físico (no olvidemos sus 65 años), cumpliendo con esos trucos arriesgados para su integridad como hacer subir al público o bajar al foso. Por más ganas de grabar discos, digamos, diferentes que tenga, Iggy Pop no tiene la necesidad de cumplir con estos rituales. No está arruinado ni depende de estos circos. Así que me da que pensar que en realidad disfruta de estas experiencias en sus conciertos. Que probablemente ahora mismo no le apetece grabar otro disco de rock, pero que sigue amando el rock n’ roll y entregarse en sus conciertos.
Iggy Pop +  Instagram
El viernes pasado hicieron un concierto en un marco muy extraño, como es un festival extremadamente ecléctico, con una alarmante tendencia al perroflautismo, que se reflejaba en un sector del público. No importó. Se cascó casi todo el “Raw Power”, repescó un par de números del “Kill City”, recuperó también algún tema de la primera etapa Stooge (sin Williamson) y todavía le dió tiempo a hacer su clásica versión del “Louie, Louie”.
La actuación fue de más a menos, algo que se perdona tras el desgaste y por la edad. Pero amigos, los primeros 40 minutos de show fueron algo inenarrable. Energía, saber estar, un repertorio mágico y un público entregado, en el que se vivieron algunos pogos y momentos de de crowd surfing que hacía mucho que no veía. En un momento del concierto Iggy bajó y saltó la valla del foso para mezclarse con el público. Fruto de un lance, recibió un golpe que le hizo sangrar un poco el labio. Bueno, esa imagen de Iggy Pop, torso desnudo, bailando, cantando como él sabe y con el labio ensangrentado podría ser muy definitoria del show.
¿Y la banda? Bien. Muy solvente. Pero permítanme sinceridad: aburridos, anodinos y carentes de todo carisma. Salvaría a Mike Watt, en lo que a carisma se refiere. Pero James Williamson es un buen guitarrista, sin la menor presencia. Lo mismo se puede decir de Scott Asheton. Seamos claros, podría haber venido Iggy Pop con una banda formada por buenos mercenarios, por buenos músicos profesionales, y el resultado hubiera sido exactamente el mismo. Lo cuál me lleva a una última reflexión: ya va siendo hora de que Iggy Pop recupere su propia carrera en las giras. Quiero ver un concierto de Iggy Pop, no de The Stooges o de Iggy & The Stooges. Quiero a un Iggy que puede tocar con pleno derecho el material de hace 40 años, pero que también toque temas de “Lust For Life”, “The Idiot”, “New Values”, “American Caesar” o “Brick By Brick”. Sinceramente, creo que ya toca.
Canciones:
Iggy & The Stooges: “Penetration”
Iggy & The Stooges: “Open Up And Bleed”
Iggy & The Stooges: “I need somebody””


3 Responses to “Iggy & The Stooges, Barcelona, 6/07/12”


  1. 09/07/2012 a las 17:50

    Teniendo en cuenta que me regalaron el Fun House cuando cumplí 18 años, y que caí rendida ante los Stooges de inmediato, tenía en su momento muchísimas ganas de verlos en directo. En 2006 cumplí el sueño viéndolos en el ARF, y aunque lo pasé muy bien, nada tuvo que ver con el concierto que disfruté de Iggy en Londres en el año 99, en el que él mismo me salvó de que un segurata me metiera un puñetazo (luego para compensar el muy hijoputa me dio el setlist).Supongo que la intensidad y el disfrute hubieran sido mayores si los hubiese disfrutado en sala, pero era lo que tocaba. Fue una experiencia agridulce, y para rematar un año después sacaron esa basura llamada The Weirdness.Mi mejor amigo repitió en Madrid en 2010 y para él fue el concierto de su vida, pero a mi que anuncien gira ya no me motiva lo más mínimo, por lo que tampoco compré el abono del Cruilla, aunque hubiese visto a Stooges, Cypress Hill o Sharon Jones entre otros.Como bien dices, tiene más interés ver a Iggy rescatando temas de su discografía en solitario combinados con hits de Stooges que ver a una banda que, en realidad, nos da igual.Me comentaron que la Iguana está bastante cascada de la cadera…esperemos que esto no impida próximas visitas.Dicho esto, me alegro de que disfrutaras del show, Iggy es uno de los grandes frontmen de este universo llamado rock, y siempre da gusto verlo retorcerse por un escenario.

  2. 10/07/2012 a las 15:23

    Vi a los Stooges un par de veces hace ya unos años. No he vuelto a repetir, pero tengo un gran recuerdo de esos shows. Fue emocionante ver a Ron e Iggy juntos de nuevo. Aun así cuando vi a la Iguana en solitario quizás el concierto fue todavía mejor, más caótico e inesperado.No creo que sea malo que Iggy se pague sus experimentos jazzy (que me da pereza escuchar) con los conciertos, y como apuntas no creo que hacer rock lo considere ahora un trabajo. De todas formas sigue en mejor forma que muchos de su generación. Este tío tiene más energía que yo con muchos más años, y ha demostrado todo lo que se puede demostrar. ¡Que haga lo que quiera coño!

  3. 3 kar
    02/08/2012 a las 13:25

    TOI BROWNSTONE, supongo que sí, que está jodido de la cadera, porque cada vez le veo cojeando más. Me hace gracia tu anécdota del 99, la primera (y única) vez que he visto a Iggy en una sala (Razzmatazz), los seguratas se ensañaron con el público, tanto es así que el propio Iggy les paró los pies en más de una ocasión.MÖBIUS, pues dale un tiento a sus discos jazzys, amigo… sin ser una maravilla, tienen buenos momentos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


julio 2012
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Sígueme en Twitter

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: