Archivo para 25/11/08

25
Nov
08

Chinese Democracy: la crítica

Antes de empezar, reconoceré que todavía no he leído ninguna reseña del “Chinese Democracy”. Quería hacer la mía sin ningún tipo de influencia. La ocasion, creo, lo merece. De modo que comenzaré diciendo que cuesta mucho, muchísimo separar la aureola que el disco en cuestión arrastra (un pedazo de historia del rock, de la última banda mítica del rock n’ roll, tras un parón de 14 años, con una secuencia de lo más extraña y rodeado de situaciones, digamos, fuera de lo normal) de lo que es la música en sí. Porque de eso se trata. ¿O no?
Así que vayamos a lo sencillo. ¿Me ha gustado? Sí. ¿Me ha decepcionado? No. ¿Me ha entusiasmado? No. ¿Resulta ser lo que esperaba, por lo menos en los últimos años? Probablemente. Cabe decir que si alguien esperaba un disco de los Guns n’ Roses, que se compre otro. Este es un disco de William Bailey, AKA Axl Rose, AKA el cerdo naranja. Hay que concederle un mérito, y es que, pasado tanto tiempo, la cuestión de la legitimidad al usar el nombre de la banda ha pasado a un segundo plano. Pero volviendo al tema, está claro que con independencia del baile de nombres que la formación ha sufrido en estos tres lustros, y del bajo nivel y carisma de la mayoría de ellos, se trata de un disco de Axl, en el que se muestra de un modo más sincero como artista. Y definitivamente, toma como punto de partida claro los Illusions en su versión más megalómana.

Así, adejetivos como megalómano, excesivo y sobreproducido le encajan a la perfección. Lo cuál no es malo, desde luego. Lo que parece claro es que a Axl le falta un contrapunto en la banda, alguien que le vete ciertos aspectos que hacen que “Chinese Democracy” combine destellos de genialidad con cosas más flojitas y algunas de vergüenza ajena. La producción acaba dando vueltas de tuerca a temas que no lo necesitan (y no culpo a los productores, digamos, oficiales, Chris Pitman, Carma Costanzo y Andy Wallace), y seguro que en directo muchos de ellos, con arreglos más sencillos, suenan mejor.

El Axl del siglo XXI mira sólo de soslayo al hard rock y tiene una cierta querencia a sonoridades industriales que están algo desfasadas. Sin embargo, hay que reconocer que su labor vocal es impecable. Diantre, da gusto volver a escuchar su característica manera de cantar.

“Chinese Democracy” contiene un par de canciones por las que bien vale hacerse con el CD. La primera de ellas, ya un clásico (no en vano, hace 8 años que la oímos por vez primera), “Street Of Dreams”, antes conocida como “The Blues”, retoma el camino justo donde lo dejó, y se trata de un baladón espectacular que podría haber estado incluido en los Illusions. La mejor canción del disco. Y también sin pisar el acelerador, otra joyita, “Catcher In The Rye”, con unos coros casi glam. De hecho, son las dos únicas canciones que podría imaginar a Slash, Duff e Izzy interpretando. Lo cuál no es poco.

Lo dice Axl: China rockea

Paradójicamente, Axl se mueve mejor en los medios tiempos que en los temas más duros. Así, canciones como “Madagascar”, “Better” o “There Was A Time” encuentran su camino entre los riffs y las estructuras clásicas y las sonoridades fruto de una indigestión de NIN, pero modernizan el sonido de Guns N’ Roses sin chirriar. Sin embargo, el single, “Shackler’s Revenge” me parece flojito, casi me gustaba más aquél ya lejano “Oh My God”. ¿Acaso al amigo Axl ya no le va el hard rock como antaño? ¿tal vez en las sonoridades más metálicas ya no se siente tan cómodo? Bueno, sí y no. Cortes como “I.R.S” o “Ryad N’ The Bedouins” son buenos, mientras que la inicial “Chinese Democracy” o “Scraped” son casi de relleno.

He querido dejar para el final dos canciones que seguro darán mucho que hablar. Primero, “If The World”, una patética cancioncilla, algo horroroso que entendería como track oculto, como una bromita. Pero no, ahí está, nada menos que tras “Street Of Dreams”. La mejor canción a la que le sigue la peor. No sé qué decir, no se me ocurre qué se le pasó por la cabeza a Axl para publicar eso, y lo único interesante es que resulta ser una muestra clara de lo disfuncional que debe resultar estar en un proyecto con Mr. Rose. El otro corte polémico sería “This I Love”. Este último no es un tema tan cochambroso como “If The World”. De hecho, todavía me planteo si me gusta o no. Se trata de una baladita de piano, con una estructura muy comercial. Algo así como “Axl goes Bustamante”. Hagamos el ejercicio mental de imaginar esa canción interpretada por cualquier cantante melódico hispánico y su grupete de acompañamiento. Y nos daremos cuenta cómo no son tan diferentes.

Como vemos, la linealidad no es la virtud más clara de “Chinese Democracy”. Seguramente si tuviera 10 canciones en lugar de 14, rozaría la genialidad. Claro que si tras 15 años, entrega un disco de 10 canciones, la cosa quedaría algo ridícula, supongo. Como mínimo, las perlas del disco están bien repartidas, de manera que no pierde el interés en la escucha.

¿Y ahora qué? Supongo que la cuestión está en la continuidad del proyecto. Y aunque todos quisiéramos una vuelta de los Guns n’ Roses tal y como los conocíamos, estos Guns n’ Axl Roses son una opción interesante. Pero quede clara una cosa, Axl Rose necesita un contrapunto fuerte en el seno del grupo como el comer. Tropezones como algunos de los mencionados, incluyendo esa horrorosa producción, no se pueden repetir. Eso sí, si es capaz de continuar grabando canciones como “Street Of Dreams”, “Catcher In The Rye” o “Better”, todo irá bien. El hombre ha vuelto. Y estamos de enhorabuena.

Canciones:

Guns n’ Roses: “Street Of Dreams”
Guns n’ Roses: “I.R.S.”
Guns n’ Roses: “Catcher In The Rye”

Anuncios



noviembre 2008
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Sígueme en Twitter

Categorías

Anuncios