Archivo para 16/07/08

16
Jul
08

El Futuro

Ayer comentaba que no recordaba por qué, de repente, me había venido a la memoria la saga de Regreso al Futuro. Sigo sin recordar exáctamente qué o quien, pero sí recuerdo haber leído hace poco algo acerca de que la segunda parte, vamos, “el futuro”, estaba ambientada en… el año 2015!!! Por si alguien no se ha dado cuenta todavía, para eso faltan sólo 6 años y medio. Claro, las posibilidades de que en esa época las bambas Nike se aten solitas, la ropa se ajuste directamente a su portador y los coches circulen volando son francamente muy, muy bajas.
Para todos aquellos que fuimos críos en los ochentas (los 80’s otra vez!!!), había un hito temporal que marcaba el concepto que teníamos de “el futuro”. Y ese no era otro que el jodido año dos mil, que por aquél entonces se nos antojaba de una lejanía muy ingenua. Si es que ya tenía razón el bueno de Fernando Arrabal cuando hizo su performance más mítica en el programa de Sánchez-Dragó, “el mileniarismo va a llegaaarrr”… si alguien no lo recuerda, que chequee llutup.

Qué razón tenía este tipo… en el imaginario colectivo, todos le tenemos con su rebequita amarilla y sus catorce gin-tonics en el cuerpo

Al parecer, Robert Zemeckis también tenía esa ingenuidad de un futuro en el que todo aquello de la ciencia ficción pasaría a ser directamente ciencia, y la vida cotidiana estaría trufada de grandes artilugios voladores… porque diablos, los coches, los monopatines… en el futuro todo debía volar!!

Estaba claro que entre el 2001 y el 2020, en nuestras mentes infantiles, habrían sucursales de Marina D’Or en la Luna, o en Marte, por supuesto, los coches volarían, los robots nos harían la faena pesada y los extraterrestres vendrían a tomarse unas copichuelas con nosotros. También estaban, claro, las teorías fatalistas: habría como mínimo un par de holocaustos nucleares, un par de guerras mundiales más, el agujero de la capa de ozono haría que el sol nos dejara la piel como la de un pollo a l’ast, el agua ya no existiría apenas y los extraterrestres nos someterían cual esclavos.

Y bien, llegó el año dos mil, no exento de esas teorías fatalistas, o es que no nos acordamos de aquél triste “efecto 2000”. Menuda decepción para toda esa pléyade de agoreros. Pero vamos, que llegó el 2000. Y nada. Y entró el siglo XXI. Y otra vez nada. Lo cuál todavía no sé si es bueno o no.

Probablemente sea una simple cuestión de enfoque, desde luego, si en 1985 nos hubieran dicho que los ordenadores y el software serían tan comunes como un reloj o un coche, y que existiría un ente casi divino llamado Internet, tampoco nos lo hubiéramos creído. Aunque los automóviles sigan circulando por asfalto. En cualquiera de los casos, yo cambio mi teléfono móvil por la posibilidad de tener un DeLorean volador. Pero ya.

Canciones:

Mink DeVille: “Just to walk this little girl home”
Black Sabbath: “Electric Funeral”
Ottawa: “D.I.S.C.O.”

16
Jul
08

Regreso al Futuro

Bueno, bueno… esto son palabras mayores. En plena época de revival 80’s para poder venderle coca-cola a la muchachada que ya no lo es tanto (o nada), da un poco de rabia continuar tocando esos temas. Pero claro, cuando se hablan de ciertas películas, no puedo evitar ser imparcial. Los Goonies, Indiana Jones y el Templo Maldito, Cobra, Cazafantasmas, Acorralado, Superdetective en Hollywood, o la que nos ocupa, Regreso Al Futuro, son películas que sin duda iluminaron mi infancia, y por qué no decirlo, mi no infancia también. Y os prometo que cada vez que pasan alguna de esas de esas pelis por la tele, como mínimo intento ver un trozo.
Para mí, esa clase de películas no me transporta mentalmente a una sala de cine, sino a ese invento mágico que se popularizó en los 80’s y que nunca agradeceremos lo suficiente: el vídeo. Efectivamente, algunas de esas cintas las ví en una butaca de cine, pero una gran mayoría las consumía en vídeo, bien en casa, o bien en el cole, cuando nos pasaban cintas de vídeo los días de fiesta de fin de curso, navidad, o bien en el autocar cuando íbamos de colonias. Es curioso, supongo que no eran tantos días esos en los que en mi cole nos reunían frente a una triste pantalla de tele (chorrocientos niños sentados frente a una tele de 32″), pero tengo el recuerdo muy, muy vivo. Una de esas películas fue Regreso Al Futuro.

Regreso Al Futuro se estrenaba en 1985, por lo que supongo que yo la vería en 1986. Posteriormente, la habré visto como setecientas veces, cosas de tenerla grabada en una cinta y poder ponérmela muy a menudo. Mi hermana pequeña es especialmente fan de esta peli, y ya se sabe, la habremos visto más veces de lo recomendable.

La historia es por todos conocida, un estelar Michael J. Fox protagonizaba esta comedia de ciencia ficción sobre una máquina del tiempo en un coche, un retorno a la década de los 50’s, un científico loco, y el inicio de una trilogía que fue decayendo con cada entrega, pero que la primera era pura magia.

Condensador de Fluzo… fluceando!

Hay tantas cosas a destacar de esa cinta!! Era imaginativa, divertida y con mucho ritmo, el metraje ni siquiera llega a las 2 horas (cosa hoy en día impensable, cualquier bodrio dura 150 minutos… desde estas líneas, vaya mi teoría de que cualquier película que necesite más de dos horas, o es una obra maestra, o le sobra metraje). Además, rockeaba cosa fina… de entrada, esa ambientación en los 50’s, como varias pelis de la época que crearon una pequeña moda cincuentosa (Gran Bola De Fuego, La Bamba, Rebeldes, Peggy Sue Se Casó,…). Por supuesto, también tenemos a Marty triunfando con temazos de la talla de Johnny B. Goode o la virginal Heart Angel de Paul Anka. Eso en los 50’s, pero al Marty de los 80’s le tira el hard rock, al inicio revienta un altavoz con su solo guitarrero. Y no olvidemos que para acojonar a su padre se hace pasar por un extraterrestre y le pone unos guitarrazos de Van Halen en el walk-man. Y claro, cómo olvidar el temazo principal de Huey Lewis & The News… The Power Of Love!!! Ochentero y algo desfasado en su sonido, pero temazo sin más. Huey Lewis también cuela otro tema, Back In Time.


Y el DeLorean desapareció, enviando al perro Einstein directamente a 1955

Como curiosidad, decir que en la versión doblada (la que todos conocemos), la Lorraine de los 50’s, su madre, cree que el nombre de Marty es Levi’s, ya que lee en sus pantalones el nombre de Levi’s Strauss. El chiste está cogido con pinzas, en todo caso debería llamarle Levi, que era el nombre del judío inventor de esos tejanos (sin el ‘s posesivo). La realidad es que los tejanos que llevaba Marty no eran Levi’s, sino Calvin Klein, y en la versión original, Lorraine le llama Calvin, cosa más lógica. Lo que ocurre es que en 1985 la ropa Calvin Klein apenas se distribuía o se conocía en España.

Era la época en la que Steven Spielberg metía mano en decenas de películas, y muchas de ellas acababan siendo taquillazos. Su director, Robert Zemeckis, tardaría muchos años en conseguir un éxito similar, que obtuvo con Forrest Gump (recordadme que otro día hable de esta otra peli). De esta película se hicieron dos secuelas, que se rodaron simultáneamente, pero se estrenaron en años consecutivos. La segunda parte no estaba mal, pero era algo complicada en los saltos temporales y perdía chispa. La tercera es bastante desastrosa, y se deja ver sólamente en tu sofá un sábado al mediodía mientras dormitas. Pero entrañable, no obstante.

Por qué de repente me he acordado de Regreso Al Futuro?? Pues no lo tengo muy claro, algo que leí estos días me lo recordó. Y diablos, me muero de ganas de volverla a ver!! Seguro que entre las viejas cintas VHS en casa de mis padres puedo encontrar la grabación que tenía. Con anuncios, claro.

Canciones:

Paul Anka: “Heart Angel”
Duffy: “Rockferry”
Meat Loaf: “I would do anything for love”




julio 2008
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Sígueme en Twitter

Categorías