Archivo para 26/02/08

26
Feb
08

Indiana Jones

Como quiera que una cosa lleva a la otra, resultó que gente muy, muy cercana a mí y cuyas edades rondan entre los 27 y los 31 no habían visto ninguna de las películas de Indiana Jones!! El dato me dejó, lo admito, algo descolocado. Evidentemente había que dar solución a tal despropósito, y este fin de semana vimos la trilogía entera. Yo, claro, disfruté como un enano viendo de nuevo esas películas, y ya de paso, preparando el terreno para disfrutar (espero… aunque no sin temor) de la inminente cuarta entrega .
Y es que Indiana Jones siempre fue para mí el héroe cinematográfico definitivo. Por encima de James Bond, a años luz de John Rambo, dejando en el subsuelo a Rocky o a cualquier superhéroe (léase Batman, Superman, …), por encima de Willie Fogg, D’Artacan o Alfred J. Quack. Indy era mucho Indy. Mezcla de aventurero y erudito, mordaz pero con mala leche, capaz de hablar varias lenguas y de hostiarse con el primero de turno, y con pocos escrúpulos para conseguir una pieza que “debería estar en un museo” (Henry Jones Jr. dixit).

Mitiquísimo cartel de la cinta, una declaración de intenciones en un póster.

Asocio rápidamente esas películas a la aparición de un invento que revolucionó la vida de críos como yo, me refiero, claro está, al reproductor de vídeo. Ya sea Betamaxx o VHS, yo recuerdo a Indiana Jones en la pequeña pantalla un sábado por la noche, con mis tíos, con mis primos y hermanas, con ese “Aviso Legal” que prohibía la reproducción de esas cintas en ese extraño ente para mí que eran los vídeos comunitarios. Y claro, cuando en 1989 se estrenó la tercera, y a la sazón, última de la saga, reclamé emocionado que me llevaran al cine a verla. Y no me defraudó, aquello fue grande. Más tarde, diversas copias grabadas en VHS de los diferentes pases televisivos de las películas me permitieron disfrutarlas una y otra vez hasta tener fragmentos de diálogos grabados a fuego en la mente. ¿Que había una programación aburrida? Ningún problema. Ahí estaba Indiana para resolverlo.

Yo, que siempre fuí un crío obsesionado por leer, y por la historia, está bastante claro qué personaje de ficción me caló más hondo. Obviamente, de pequeño quería ser arqueólogo. O historiador, en su defecto. En realidad, claro, quería ser Indiana Jones.

Las correrías (con perdón) del arqueólogo más famoso del mundo comenzaron en 1981, con el estreno de “En Busca del Arca Perdida”, un proyecto producido por George Lucas, que acababa de estrenar su “El Imperio Contraataca” y Steven Spielberg, que daba inicio así a su década más popular, los 80’s. Yo no la ví hasta varios años después, no olvidemos que por aquél entonces, entre su pase en sala grande y su estreno comercial en videoclub, tranquilamente podían pasar 2 años, amen de que la popularidad del vídeo en la familia media hispánica no llegó hasta mediados de los 80’s. En cualquiera de los casos, para muchos, la mejor de la trilogía. Y no me extraña, yo dudo entre esta y la tercera. Aquí se nos presenta a un Indiana Jones como un personaje con mucha vida más allá de lo que se cuenta en la pantalla. La acción es trepidante desde el mismo instante en que comienza, sin tregua alguna, en esa selva latinoamericana, para pasar por las montañas asiáticas y Egipto. En esta entrega ya se dibujan varios esquemas que se harán clásicos, como esa escena inicial impactante (deudora de James Bond), la universidad, los enemigos nazis, la búsqueda de un secreto de marcado caracter histórico-religioso judeocristiano, la chica Jones (otra influencia de la serie Bond) y un ritmo muy alto de acontecimientos, sin dar respiro a público. Por cierto, que me aspen si la imagen de Indiana Jones no se sacó de la que lucía el gran Charlton Heston en “El Secreto de los Incas”, película de los 50’s en la que encarnaba a un aventurero pajarreando por Perú con Yma Sumac apareciendo también por ahí.

Es Indiana antes de Indiana…

En definitiva, un clásico del género que elevó al estrellato a Harrison Ford. Yo, insisto, no la ví hasta mediados de los 80’s. Fue la constatación de la nueva manera de hacer cine para todos los públicos que promulgaban Spielberg y Lucas en contra de sus colegas de generación, como Scorssese o Coppola. Y no cabe duda de que dieron en el clavo. (continuará)

Canciones:

Guns n’ Roses: “Twat”
The Rolling Stones: “Mixed Emotions”
Neil Young: “I’m the ocean”




febrero 2008
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829  

Sígueme en Twitter

Categorías