02
Ago
07

En el camino

Personalmente considero que cualquier chaval debería leer “En el camino” de Kerouac entre los 18 y los 21 años. No antes, porque entonces puede ser que resulte difícil de entender en algunos aspectos. Tampoco después, porque esa edad es la idónea para embarcarse en un viaje absurdo y estúpido en busca de la nada, y del todo, en busca de la diversión a todo momento saltando sin red. Luego, todo se comienza a complicar. Ok, desde luego no me refiero a imitar a Dean Moriarty y Sal Paradise y dejarlo todo para enfrascarse en el viaje. Pero sí a estar un mes, ni que sea de vacaciones, con un amigo fiel, cuando todavía existen esas figuras, en un viaje, más interno que externo… pero que nos quiten lo bailao, que diría aquél.
No, no relato experiencia personal alguna. A mí me pilló muy tarde, y por eso recomiendo a los cientos de miles de lectores de NDK con edades comprendidas entre los 18 y los 21 que lo lean. Yo lo hice con 25, pero con pocos ánimos para emprender tal viaje. Bueno, tal vez no tanto. Quien sabe si cualquier día de estos. Aunque me haría falta encontrar compañero de viaje, ahí entramos en conflicto. De lo que no cabe duda es de que ese libro transmite una fuerza por vivir y por contarlo brutal. Paradise hubiera escrito un blog si hubiera vivido en 2007.


“Esos beatniks!!” (Ned Flanders)

No me considero especialmente fan de la generación beat. Por lo menos no literariamente hablando, reconozco que fuí incapaz de acabar “El almuerzo desnudo” de Burroughs, me aburría soberanamente. Bukowsky sí me gusta más. Pero lo dicho, aunque no me atraiga especialmente la literatura beat, paradójicamente sí me atrae la cultura beat, los participantes de ese movimiento como personas. Lo cuál no deja de ser bastante chungo para un escritor, que se le reconozca más como personalidad y como influencia que su propia obra literaria. Aunque es lógico, por otra parte, que un movimiento que se caracteriza por el hedonismo, los excesos y una cierta tendencia a la autodestrucción sea efectivamente atractiva. Claro que eso tiene su gracia en un Kerouac joven. Probablemente el Bukowsky que escribía sus últimas novelas a finales de los 80’s sería demasiado parecido a un viejo borracho con ramalazos de patetismo incrustados, y no lo digo yo, sino él mismo en sus libros de esa época (hablando por boca de su alter-ego en el papel, Chinasky).

Y volviendo a “En el camino”, para mí hay una muestra de calidad literaria brutal cuando describe los conciertos de jazz. Cualquier sordo podría entender qué es el jazz (el bop) leyendo eso, aunque nunca en su vida pueda disfrutar de la música.

En definitiva, si una persona lee “En el camino” y no le entran ganas de coger un coche o un cuaderno (ok, o un teclado) es que no ha entendido absolutamente nada.

Canciones:

Barricada: “En blanco y negro”
Kiss: “Psycho circus”
Afghan Whigs: “Having a party”


5 Responses to “En el camino”


  1. 03/08/2007 a las 17:26

    Coincido contigo es un libro para leer con esa edad, de 18 a 21. Tengo un gran recuerdo de En el camino, de esas lecturas compulsivas. Tampoco soy un gran seguidor del movimiento beat pero si de todos a los que influyeron: Bukowski, Tom Waits..

  2. 03/08/2007 a las 23:28

    Sí que es un libro plenamente adolescente,igual que todo el movimiento tiene ese toque de rebeldía propio de los 17. Aunque yo creo que también puede ser disfrutable a otras edades en las que quizás ya esás harto de la vida adulta.

  3. 04/08/2007 a las 00:49

    Gracias por este post ! ja ja,justo ahora estoy comprando los libros que voy a leer…Saludos

  4. 04/08/2007 a las 15:28

    Yo lo leí dentro del periodo de edad que señalas, y lamento ser la nota discordante pero no me gusto nada. Vaya por delante que tampoco soy muy devoto de la generación beat, me gusta el poema “Aullido” y alguna cosa más de Ginsberg, “Yonki” de Burroughs” y nada más por lo que he leído hasta el momento. Tampoco me pude acabar “El almuerzo desnudo”, y con “En el camino” estuve a punto de hacer lo mismo. Esa sensación de que no pasa nada, de que viaja y viaja sin parar pero que todo lo que descubre no te está llegando en absoluto, toda esa carga mística, no sé… para trotamundos prefiero a Celine. +1 como una casa a lo de la fascinación por los autores de la generación beat por encima de sus obras.

  5. 5 kar
    04/08/2007 a las 18:45

    vaya, tenemos a un infiltrado!!! en fin, supongo que son cosas que pasan, y es cierto, a veces está la sensación de que viaja, viaja y no pasa nada… pero es que así es la realidad!! suponte que te montas un viaje, a locas, con un amigo… salís, tenéis debates sobre lo divino y lo humano, os pegáis fiestas, bebéis, las pasais putas en algunas ocasiones… pero en realidad, no está ocurriendo nada!! dos fulanos que van en un coche hacia la nada: el viaje, ya digo, es más interior que exterior…lo de la edad no es un axioma, claro, pero es más factible hacer el petate y salir a los 19 que a los 29 (supongo)elisabeth siddal, hazte con “En el Camino”, no creo que defraude


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


agosto 2007
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Sígueme en Twitter

Categorías


A %d blogueros les gusta esto: