Archivo para 24/06/07

24
Jun
07

The Rolling Stones. Barcelona. 21/06/07

Reconozco que se me hace difícil hablar del concierto que los Rolling Stones ofrecieron el pasado 21 en el Estadi Olímpic Lluís Companys. Y lo es porque no quisiera redactar una entrada repleta de elogios a la banda. Es ya mi tercer concierto de los Stones, en 3 giras distintas, en 9 años. Y puede que eso ayude a darle algo de distancia a las cosas.Así que tal vez mejor vayamos por partes. Y me permitiré el lujo de comenzar por el final: en concierto me encantó.
Claro que también es cierto que las condiciones en las que pude disfrutar de él fueron óptimas. Yo tenía entrada de pista, y al llegar, poco antes de la hora de inicio, comencé a tirar hacia adelante, como suelo hacer. A unos 15 metros del final de la pista veo que hay una valla, y al otro lado, como en una especie de reservado, unas pocas decenas de personas que pueden ver el show desde un lugar privilegiado, en una especie de zona vallada que cubre toda la parte de escenario. Parece ser alguna clase de zona VIP, pues los que entran, por un extremo, lucen una suerte de pulserita azul. La valla está protegida por individuos de la organización, pero la picaresca comienza a hacer efecto, y las pulseras azules comienzan a ser falseadas y a entrar más gente. Al iniciar el concierto, a la picaresca le sucede la violencia, y comienzan empujones para saltar la valla o entrar por el hueco. Pasada la espectación inicial del primer tema (Start me Up), me comienzo a plantear el pasar al reservado, como intentan muchas otras personas. Un gorila se ensaña con fuerza sobre un pobre chaval que intenta colarse y eso me frena un poco, pero la presión es demasiada y la gente de la organización se da cuenta de que no va a poder mantener ese reservado mucho tiempo. Así que optan por hacer la vista gorda, y en el segundo tema, ya estoy dentro, en una zona perfecta, centrada, a apenas 10 metros del escenario y lo mejor, con espacio. Me da la impresión de que el reservado se llenará en breve, sin embargo no fue así. Obviamente entró bastante más gente, pero ni mucho menos se llenó. Y durante todo el concierto pude disfrutar de estar en un sitio privilegiado, y con espacio para saltar y para bailar. Vamos, que si no fuera por la magnitud del escenario (brutal!!) me daría la sensación de estar en la sala Razzmatazz 2. Con lo cuál, mi visión del concierto puede ser desvirtuada por estar en unas condiciones óptimas para disfrutarlo.

Grandes, muy grandes.

En cuanto a la banda, debo decir que lo de Mick Jagger es realmente insultante, está en una forma perfecta, su voz no falla y sigue siendo el mejor frontman de la historia. Sin embargo, Keith estaba muy viejo. Por supuesto, mantiene su glamour, su aureola, una mirada suya sigue acojonando, aunque lleve ese bigotito que a mí me recuerda al look que luce hoy en día Bob Dylan. Sin embargo, lo de viejo lo digo por pasota. Keith se limita a pasearse, a rasgar la guitarra cuando le viene en gana, a lucir poses y si le apetece, muestra su genialidad. Dicho de otro modo, resulta lo opuesto a la “profesionalidad” de Mick. El peso instrumental lo llevaba un Ron Wood que mantuvo un altísimo nivel y Blondie Chaplin, quien le cubre las espaldas con la rítmica, por si al viejo pirata le da por no tocar el acorde. Quizás fue lo que más flojeó de un concierto que, por otra parte, demostró lo engrasada que está la maquinaria. La banda, como siempre, de lujo, destacando, aparte de nuestros hombres, la pantera de Lisa Fisher (qué mujer, qué buenorra está!!), el cachondo de Bobby Keys y el sobrio Chuck Leavell.

Aunque gran parte del público acude en masa para escuchar las interpretaciones de los clásicos de siempre, yo agradecí que esta vez nos regalaran algunas sorpresas, como la grandiosa “Rocks Off”, uno de los temas que más me gustan de la banda. Pero hubo más sorpresas, tocaron “Ain’t Too Proud To Beg”, tocaron una larga “Midnight Rambler” que pese a haber perdido el toque de lascivia de los 60’s sigue siendo un gran número, se pusieron en plan soul dedicando un “I’ll go crazy” al fallecido James Brown o tocaron una furiosa “Respectable”.

Y a pesar de su pasotismo, Keith sabe que una pose suya y un riff, y nadie en este mundo le puede superar. Por ello, se llevó la ovación de la noche cuando ocupó el micrófono, algo que hasta a un pirata puede emocionar. Y también hubo sorpresas en su parte: cantó “You got the silver”!! Había gente que se quejaba porque no tocaron “Angie” o “Paint it black”, pero yo lo prefiero. La recta final estuvo repleta de esos superclásicos, así que al igual que la última vez rescataron “Can’t you hear me knockin'”, en esta ocasión repescaron otras gemas semiocultas, demostrando que con un repertorio como el suyo es difícil fallar.

El número de ese escenario pequeño, que sale del principal como una suerte de papamóvil y se desplaza con los cuatro más Chuck Leavell y Darryll Jones sigue siendo uno de los más impresionantes. Y la recta final, con mención especial al número de “Sympathy for the Devil” (en el que me dio la impresión de que Mick se dejó algo de la letra) es ya la celebración de un triunfo.

En conclusión, otra gran noche, pese a que el recuerdo de la gira “Bridges to Babylon” pesa… no en balde ha pasado una década. Mick sigue en forma y Ron Wood Se mantiene, pero no se puede decir lo mismo de Charlie Watts y Keith Richards. Así que os diría una cosa: si tenéis la oportunidad de pillarles en esta gira, hacedlo, no os arrepentiréis, y me temo que esta sí que puede que sea la última.

Canciones:

Ze Malibu Kids: “I won’t forget you”
Richard Aschroft: “Check the meaning”
Chris Cornell: “Billie Jean”




junio 2007
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Sígueme en Twitter

Categorías