Archivo para 10/06/07

10
Jun
07

Radiohead

Es evidente que desde hace ya 10 años largos, en que Radiohead publicaron “OK Computer”, los de Oxford se han convertido en popes de una generación, en intocables, en banda fetiche, y yo qué sé cuántas mil chorradas más. Y no estoy por la labor de criticar “OK Computer”, un disco que me encanta, que me parece que merece los elegios y las atenciones que se le dieron. Sin embargo no puedo evitar una cierta sensación agridulce, ya que la publicación de ese disco fue el pistoletazo de salida para una carrera en la que Radiohead pasaron de ser una grandísima banda de pop-rock, de lo mejor que había surgido de las islas británicas en años, a convertirse en un grupo aburrido, borracho de autocomplacencia y en definitiva, carente de interés. Efectivamente, “Kid A” es un coñazo de dimensiones bíblicas, ya ni siquiera menciono ese pastiche de “Amnesiac”. “Hail to the thief” no resulta mucho más interesante. Además, Radiohead se perdieron en una actitud de divismo, de poses vanguardistas y de una estúpida obsesión por la modernidad olvidándose de lo más importante, crear buenas canciones. Y lo que más me molesta, hundieron una trayectoria que llevaban con discos fantásticos.
Efectivamente, estas líneas van dedicadas a Radiohead, esa banda que grabó dos trabajos espectaculares como “Pablo Honey” y “The Bends”, que son tan buenos o mejores que el laureado “OK Computer” que, a la postre, puso punto y final a la carrera de la banda. O por lo menos, tal y como la conocíamos.

Sí, por la foto parecen la misma banda… pero no lo son

Descubrí a Radiohead en el 94, como todo el mundo: a partir de la exposición masiva de “Creep”, su himno estrella de la época, en radios y teles. ¿Cómo no me iba a encantar esa canción? Es, sin duda, un tema de los míticos. El problema que tengo desde hace varios años es que tal sobreexposición me impide poder disfrutar de la canción, por lo menos hasta de aquí a un tiempo. En aquél entonces, se les decía cosas como que eran “la respuesta británica a Nirvana”, lo cuál es una tontería, aunque sí es cierto que la letra y la aureola de “Creep” encajó perfectamente en esa época convulsa del grunge. En ese año, me compré mi copia de “Pablo Honey”, en una de esas “Fira del Disc” que organizaba Jordi Tardà. No hacía mucho que el programa del canal 33 Sputnik Concert lo dedicaban a dos nuevas bandas inglesas que estaban dando que hablar, y colaban medio concierto de Radiohead y medio de Terrorvision. Todavía debo tener una cinta de VHS por ahí con esa grabación. El caso es que temas como Creep, Anyone can play guitar, Pop is Dead o Stop Whispering me mostraron que ese grupo tenía que ser especial.

Si hablamos de “Pablo Honey”, hay que decir que sigue manteniendo la frescura y la potencia de una banda de pop pero que colaban hasta 3 guitarras en el escenario. Siempre se mencionaron influencias de REM, de Pixies, de The Smiths o incluso hasta de U2. Sinceramente, la de los Pixies puede colar, pero el resto, está más con pinzas. Desde trallazos rockeros como You a la épica de Anyone can play guitar o Stop Whispering, la emotiva Thinking about you o el himno Creep, “Pablo Honey” es un debut de los que marcan época. Por otra parte, el grupo ya mostraba una personalidad muy especial, por encima de cualquier influencia.

El éxito de Creep tapó un poco el resto del disco e incluso por momentos pareció que Radiohead serían un hype. Lo cuál tampoco es muy claro si fue bueno o malo. El single en cuestión les abrió puertas en los medios y proporcionó ventas que permitieron a la banda afrontar el reto del segundo album con solvencia. Ese segundo disco llevaría el nombre de “The Bends”, aunque antes de su publicación sacaron a la calle un EP de título “My Iron Lung” que contenía el que sería primer single de “The Bends”, titulado homónimamente My Iron Lung, además de contener 6 o 7 temas y una versión acústica algo descafeinada de Creep. En fin, “The Bends” salió a la calle en 1995, y yo no tardé en hacer me con una copia, para las navidades de ese mismo año.

The Bends: una portada inquietante para un gran disco

Por supuesto, “The Bends” no tenía ningún single como Creep… ni falta que le hacía!! Alejándose un poco de sonoridades más cercanas al floreciente rock alternativo americano, eran capaces de moverse en tiempos más rockeros, como My Iron Lung, pero también moverse en marcianadas suaves como Bullet Proof o Nice dream, incluso en canciones más cerca de las estructuras pop más clásicas como High & Dry o Fake Plastic Trees. Lo más importante es que en ese momento, Radiohead habían adquirido el status de ser una banda que sólo se parecía realemente a Radiohead. Eran un grupo con personalidad, sumando la baza de las letras o la actitud extraña de Thom Yorke, quien, reconozcámolo, siempre ha tenido un punto freak. Es “The Bends” mejor que “Pablo Honey”?? Podría ser. O no. Qué sé yo, ambos discos me encantan. Y además recibieron el apoyo unánime de los medios, sobretodo en su país, pero también en toda Europa.

Recuerdo que aquella gira recalaba en la sala Zeleste, y que me quedé con las ganas de ir, cosas de tener 16 años, que por no ir solo, no vas a los sitios. Iba a ir con un compañero, pero el muy gilipoyas se gastó el dinero de la entrada en una camiseta de la selección española de fútbol…

No tardé mucho en verles sobre un escenario. De hecho, fue el segundo concierto al que acudí en mi vida, la presentación mundial de “OK Computer”. En la sala Zeleste, una noche de junio de 1997. Pero todo aquello, como dije, acabó con los Radiohead que yo admiraba. En fin, una pena. Para el recuerdo quedan dos discos muy buenos, que os dejaré en descarga, para que podáis disfrutarlos, mañana.

Canciones:

Radiohead: “Prove Yourself”
Radiohead: “Bulletproof…I wish I was”
Radiohead: “Black star”




junio 2007
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Sígueme en Twitter

Categorías