Archivo para 22 mayo 2007



22
May
07

Más muerte

Otra vez muerte. Tras unos días alejado del teclado entre tanatorios, forenses, ritos mucho más ancestrales de lo que pudiera parecer, y sobretodo mucha pena, no puedo dejar de darle vueltas otra vez al tema. Y es que la muerte es de las pocas cosas que nos atan a nuestra parte más animal, y que no nos diferencia del hombre de cromagnon. Y supongo que una de las razones de ser de cualquier religión. Como no hay explicación ni remedio, algún dios tiene que andar por ahí metiendo las manazas. Eso es lo que reconforta, al parecer.

Y es difícil deshacerse de estos ritos ancestrales. De velatorios, de responsos, de imaginería católica, de lugares de reposo, de ver cadáveres… en serio alguien (excepto el lector que sólo hace que buscar fotos del cadáver de Jim Morrison en google para acabar en NDK) necesita ver un cadáver?? de un ser querido?? por quién hay que sentirse apenado, por el que se va o por los que se quedan??

Y sin embargo estas líneas en el fondo no hablan de muerte, sino de vida. De una vida que no vale la pena malgastar con tonterías, aunque a menudo necesitemos que nos lo vayan recordando. Así que sirva este pequeño homenaje, no sé por qué, pero en seguida pensé en Blind Melon para ello.

17
May
07

Si hoy es jueves…

Si hoy es jueves, esto es Pamplona. La camarera del bar del hotel me sonríe con picardía e incluso, cuando acabo la cerveza, me despide con un “merci. Adéu, bona nit” del que me doy cuenta cuando ya enfilo hacia la habitación. Y me voy preguntando cómo diablos ha sabido esta chica que soy catalán, para acabar concluyendo que la barra de un bar de hotel curte mucho en lo que a psicoanálisis social barato se refiere. Me apetece tomarme unas cuantas cervezas más, incluso salir de copas. Pero claro, no me gusta estar bebiendo sólo en un bar. Tiene algo de deprimente, así que yo, y mis ganas de fiesta, nos vamos directos a la habitación, que Meredith Grey está moribunda, aunque algo me dice que no la palmará, tal vez el título de la serie. Y que no, que no soy capaz de largarme solano hacia el centro de una ciudad en la que he estado varias veces y de la que no conozco absolutamente nada, en busca de algo de alcohol y diversión. Eso se lo reservo a los protagonistas de las películas.

Mañana es viernes y vuelvo a casa, y cada vez me da más pereza conducir en trayectos que me lleven más de tres horas. Aprovecho para escuchar música. Últimamente me bajo un disco cada día, entre novedades o discos que en su día me prestaron y que no me grabé, o que lo hice en una cinta de cassette, o que simplemente no les hice caso en su momento, como puede ser el “Live Through This” de Hole. Qué disco más bueno, sin duda redime todas las tonterías que Courtney Love hiciera y haya hecho. Igual sí que va a ser cierto el rumor de que la autoría era de su difunto marido.

Y aquí estoy, en la minúscula habitación de un hotel bastante decente, retomando mi cita con NDK que comencé ayer y que, cuando tenía escrita la entrada, una inoportuna desconexión a Internet me hizo perder. Me he planteado reescribirla, pero no. No me apetece, no recuerdo lo que había puesto, y me jode. Así que en el limbo de los blogs andará esa entrada que había titulado “Lost in the supermarket”. Tal vez en otra ocasión. Y mientras escribo, mirando de reojo ETB con el mute activado, sentado en la cama, pienso que igual la camarera hubiera tenido una conversación agradable para un par de cervezas más. Aunque ya es tarde para eso.

Canciones:

Hole: “Miss Wolrd”
The Doors: “Whisful, sinful”
The Twins: “Face to face”

13
May
07

Muerte

Un anciano recibe una llamada. Uno de sus hermanos, algo menor que él, ha muerto. Sabían que estaba enfermo, y que había pasado por el hospital. Pero, como suelen ser estas cosas, en pocas horas lo que parecía una mejoría tuvo un cambio de aspecto y un final repentino. Hacía algunos años que no se veían, aunque solían llamarse tres o cuatro veces al año. Simplemente vivían muy lejos uno del otro. Eso ocurre un domingo. El entierro es el martes. El anciano no reacciona a tiempo, y decide, deprisa y corriendo, no ir al entierro. Hay que coger un avión, luego hacer unos cientos de quilómetros con coche, y todo eso en un par de días. Y él, a sus ochentaytantos, ya no tiene edad. El día del entierro, la tristeza le invade. Pero sobretodo, hay un sentimiento que le consume, y es el arrepentimiento por no haber ido a dar el último adios a su hermano.
La muerte produce fenómenos curiosos. Una mayoría de personas se sienten necesitadas de dar una despedida al difunto, y de estar presente en la ceremonia. Una ausencia en un funeral es mucho más notoria y criticada que en cualquier otro evento. Lo cuál no deja de ser una paradoja, tal vez sería más interesante mostrar apoyo, cariño, comprensión o respeto en vida. Cuando la persona está en la caja, ya poco importa lo demás. Y sin embargo, si en algún momento habías querido a la persona, si la respetabas en vida, hay que estar presente en su funeral. Pero es que la muerte saca a la luz las contradicciones de nosotros, quienes nos decimos seres racionales.


El entierro del Conde de Orgaz – El Greco

A mí me acojona la muerte. Es algo irracional y a lo que procuro no dedicarle mucho tiempo de mi pensamiento. No me fío de aquellos que dicen no temer a la muerte. O son estúpidos, o tienen sorbido el seso con supersticiones, o su vida es tan desastrosa que ni les importa. O son unos mentirosos, lo cuál ya me lo creo más. Puede que se trate de una visión propia de la edad. En general suelo ser bastante insensible a las tragedias televisadas (accidentes, atentados, fenómenos naturales devastadores, crímenes, …), lo cual no quiere decir que cuando alguien muere a mi alrededor, aunque sólo sea por unos segundos, un extraño mecanismo me recuerda que tal vez yo pueda ser el próximo.

Canciones:

Manic Street Preachers: “ Suicide is Painless”
Alice in Chains: “Down in a hole”
Frank Sinatra: “It was a very good year”

09
May
07

La importancia de llamarse Bob Geldof

(escrito en septiembre del 2006)

Bob Geldof… o Sir Bob. O San Bob. ¿Qué se puede hacer cuando a uno le convierten en santurrón mediático por excelencia, olvidando que eres un rockero? Deprimirte al principio. Cabrearte después. Asumirlo finalmente, y vivir en consecuencia. Esto es, a grandes (grandísimos) rasgos, lo que creo le ocurrió a Bob Geldof.Todos, más o menos, conocemos a Bob Geldof, el rockero británico que fue cabeza pensante y alma mater del macroconcierto benéfico Life Aid de 1985, que no fue el primer macroconcierto benéfico, pero sí el primero en alcanzar un éxito mediático a escala mundial. Hasta entonces, Geldof militaba en la banda Boomtown Rats, con la que grabó discos hasta 1984, separándose en 1986, justo un año después de (oh, cielos) el dichoso Live Aid. Reconozco que estos datos son de documentación, sabía que Geldof había estado en una banda antes de grabar en solitario, pero desconocía cuál, ni cuándo. De hecho, esto es algo común… a Bob Geldof no se le conoce por su música. Tras este evento, y sigo tirando de Internet, Geldof grabó hasta 4 LP’s en solitario… discos que a nadie parecieron interesarle, hablo de especialmente los de 1990, 1992 y 2001.

Un pelanas que se cree una especie de madre Teresa ?

Recuerdo una entrevista que le hicieron para Popular 1, estaba promocionando su nuevo trabajo, y supongo que sería el de 1992 (es una revista antigua que conseguí, en el 92 apenas tenía doce añitos y no me interesaban esas cosas). La entrevista en cuestión eran cuatro o cinco preguntas, en las últimas páginas de la publicación, lo cuál no dice mucho acerca del interés que despertaba. Me llamó la atención la crudeza y el desencanto que destilaban sus palabras. Sí, hablaba de su disco, pero daba a entender que se había resignado a que se le conociera por sus obras benéficas. Decía que la gente se refería a él como San Bob, y no me digáis por qué, pero juraría, leyendo entre líneas, que le reventaba ese, por otra parte absurdo, sobrenombre. Entre otras cosas decía que le gustaría que se le volviera a reconocer como músico, aunque sospechaba que eso no pasaría. Por supuesto su trabajo pasó con más pena que gloria, hay que decir también que eran los años del grunge, noise y rock alternativo, en definitiva, malos tiempos para dinosaurios venidos a menos.

Para mí siempre será Pink

Reconozco que no dejó de sorprenderme cuando escuché acerca de la celebración del Live 8 del pasado año. Por supuesto, Geldof nunca reconocerá esta etapa renegando de su pasado como ejemplo de altruista por excelencia, supongo. Imagino que el tipo habrá asumido su nuevo rol de San Bob para siempre (aunque ojito, que Bono va pisando fuerte). Lo cuál no es tan malo, contando la multitud de músicos otrora estrellas que no saben digerir el no haber sabido o podido mantenerse en la cresta de la popularidad y/o la calidad, y han de conformarse con mucho menos.

Canciones:

The Doors:”The Soft Parade”
José Guardiola: “Sixteen Tones”
Manic Street Preachers: “Been a son”

07
May
07

Fotos de Harvey Keitel desnudo????

Voy a ir directo al grano. Al parecer hay algunas personas o entes que se dedican a buscar en Internet bajo el epígrafe “fotos de Harvey Keitel desnudo”, y vete a saber por qué extraño mecanismo de la red, acaban en blogs como el presente, o como Los Secuestradores de Iones.
Por la parte que me toca, debo decir que no entiendo cómo pueden acabar en NDK, cuando en esta página jamas se ha mencionado el nombre de Harvey Keytel, ni mucho menos ha aparecido en cueros. Cosa que, por otra parte, no hubiera estado fuera de lugar. No que apareciera en pelotas, sino el hecho de dedicar unas líneas a un actor de los buenos. Sí, Harvey tiene carisma, y se puede situar en el olimpo de los grandes. Y para ello estaba destinado cuando, en 1973 Martin Scorsese le proporcionó uno de los papeles de su vida, al protagonizar Malas Calles. Entonces no era ningún jovencito, tenía ya 34 años y se había pateado varios escenarios teatrales sin mayor importancia. Scorsese confió en él, y le daba la réplica un también desconocido Robert DeNiro. Qué puedo decir, a pesar de la ambientación tan puramente Scorsese, a pesar de la tremenda banda sonora, a pesar del carisma del papel de Keitel, no encuentro la razón de tanta veneración para esta peli.

Harvey no tardaría en afianzar su sociedad con DeNiro y Scorsese, esta vez era él quien daba la réplica como secundario a Robert DeNiro en Taxi Driver. Qué lejos queda esa época cuando todo lo que tocaba Robert DeNiro estaba lleno de magia. Desde aquella lejana Casino, el otrora mítico intérprete es una triste caricatura de sí mismo, que además se enrola en proyectos insulsos donde se dedica a sobreactuar sin límite.

Pero volviendo a Keitel, 1979 pudo ser el año de su vida, cuando a punto estuvo de protagonizar Apocalipse Now. Diferencias irreconciliables con Coppola hicieron a Keitel desvincularse del proyecto y sumirse en una etapa oscura, la de los 80’s. En su recta final, la cosa comenzó a mejorar, y fue otra vez Scorsese quien le proporcionó un papel a su altura, el de Judas en La Última Tentación de Cristo. En ese momento, Keitel había alcanzado su mejor registro interpretativo, y encaraba la década siguiente con la aureola de carisma que un buen actor como él merecía.

Sin embargo, su tónica a partir de entonces fue combinar algunas películas en las que sobresalía, participando en algunas cintas de culto, con verdaderas mediocridades. Así, podemos ver a Keitel brillando en películas como Bugsy, Reservoir Dogs, Teniente Corrupto, Pulp Fiction o Smoke, pero también en cosas tan flojitas como U-571 o Sister Act. Su trayectoria en los últimos años no está trufada de grandes momentos. Y no deja de resultar extraño, queda claro que Harvey Keitel es un gran actor, que tiene carisma, que tiene método y que podría proporcionar grandes momentos. Sin embargo, el ver su nombre en el cartel no es ni siquiera sinónimo de un mínimo de calidad.

Pero no, no me olvido de lo que has venido a buscar aquí, que son las dichosas fotos de Harvey Keitel desnudo… pues ahí van, pertenecientes a El Piano y a Teniente Corrupto. Ignoro si ha salido en alguna película más en pelotas, y la verdad, me importa muy poco. Ale, que las disfrutes, porque esto es lo máximo de anatomía de Harvey Keitel que vas a ver por aquí… con lo fácil que hubiera sido buscar fotos de Paris Hilton…

Que no siente precedente…

Canciones:

Dean Martin & Sammy Davis Jr. : “Sam’s song”
Chris Cornell: “The Mission”
Derek And The Dominoes: “Layla”

05
May
07

Historias del Kronen

Ya os lo avisé, que pasaba por una fase nostálgica. Por eso llevo varias semanas consumiendo discos, libros y películas que hace años me marcaron de una u otra manera. Así que llegar a Historias del Kronen era tan solo una cuestión de tiempo. Me lo avisó mi amigo Fluiss, que no sé exactamente a santo de qué, pero sacó a relucir el tema de que también él la recuperó hace poco y me dijo “te va a decepcionar cuando la vuelvas a ver”. Y es que Historias del Kronen fuen una película que en 1994 me pareció brutal.

Entonces tendría yo unos 14 años, y vi esa peli de estreno en un cine hasta dos veces. El caso es que recuerdo una de ellas, que fuí con Fluiss. De la segunda vez no me acuerdo, Fluiss estaba, pero no recuerdo quien más. Sin embargo, el repetir esta segunda vez da muestra de lo que me impactó la cinta en su momento.

Videoclip de Australian Blonde con imágenes de la película.

Por si alguien no lo recuerda, se trata de una peli dirigida por Montxo Armendáriz y protagonizada por un entonces desconocido Juan Diego Botto y Jordi Moyà. Se basa en una novela también de ese año escrita por José Ángel Mañas, quien también hizo el guión de la cinta. Narra las visicitudes de un grupo de jóvenes de unos 21 años que se pasan el verano de fiesta y copas (y otras sustancias varias) por los madriles, y de lo que ello aconteció. Poco importaba el argumento real, el caso es que se trataba de una peli de chorradas como “rebeldía juvenil”, fiesta contínua, sexo, drogas y rock n’ roll, con la salvedad de que sus protagonistas son Carlos y Roberto, no Mike y Andy que roban el chevy de su padre para ir a la fiesta de la casa de Hillary, vamos, que la cosa nos tocaba más de cerca. Con 14 años y una adolescencia absoluta, aunque sin edad para entrar en cualquier garito donde sirvieran alcohol, lo que en apariencia mostraba la película era lo más. Supongo que era eso lo que más nos impactó. Además, también nos llamaba la atención esa estética tan puramente 90’s, ese hedonismo, el libertinaje sexual y también referente a drogas y alcohol. En resumen, flipamos.

Nirvana. Madrid. 1992. Qué gran banda era!

La película tenía una banda sonora compuesta por popes del indie español (en especial, el superéxito chup-chup de Australian Blonde) y, oh, sorpresa, también internacional, como esos olvidados Terrorvision que colaban un tema (Middleman, creo). Recuerdo que por mi instituto rondaba también la novela original, de Mañas. La leía años después, y no diré que me gustó más que la película, que ya os digo, en su momento me impactó, simplemente es del todo diferente. Sus referencias al cine (Henry, retrato de un asesino), a libros (American Psycho) y a la música (The The, Nirvana) eran fieles a su tiempo. De hecho, en la novela, el grupo protagonista acude al concierto que Nirvana hizo en Madrid en el 92, detallándolo bastante. La novela, sin embargo, incide mucho más en el perfil psicológico de caracteres de los protagonistas, mucho más complejo de lo que permite entrever su versión en película.

Hay una escena (y ojo, que aquí revelo un dato de la peli) a la que constantemente hacíamos referencia cuando salíamos de fiesta, y que me la recordó Fluiss no hace mucho, y es la escena de la fiesta en la que le obligan al más débil a beber en cantidades industriales y la cosa acaba en tragedia. Teníamos un amigo que nos recordaba al triste protagonista de esa escena. Sin embargo, tenía razon Fluiss. Volverla a ver hoy, con la perspectiva del tiempo, y 13 años después, la película ya no impacta y se queda en un entretenida por lo entrañable. Y no sé lo que pensaría un chaval de 14 años de hoy en día si la viera por vez primera.

Canciones:

Terrorvision: “Middleman”
Family: “Nadadora”
Led Zeppelin: “I can’t quit you babe”

02
May
07

Por todas partes hay puertas

¿Nunca os ha pasado que un buen día te viene a la cabeza un grupo, una canción, una película, incluso sólamente un nombre, y de repente comienzas a ver referencias a eso por todas partes? Pues eso me ha pasado hace poco con The Doors. Un buen día me apeteció bajarme la película The Doors, de Oliver Stone, que había visto hace varios años, y me apetecía recuperar. De repente, me entero de que la portada de Popular 1 de mayo será para Jim Morrison. Me entero también que el nuevo cantante de los Riders on the Storm será el ex-vocalista de Fuel, banda que no conozco, pero que suena chungo. Y me apetece empaparme de nuevo con toda la discografía de los puertas.

En su momento, la película me pareció algo floja, y la caracterización de Morrison, demasiado paródica, demasiado payasa. Sin embargo, hoy la he vuelto a ver y me ha gustado bastante. Sí, Morrison está caracterizado como un tipo constantemente pasado de sustancias varias. Y sin embargo, probablemente fuera así, por lo menos en su cumbre y hasta su semi-estabilización que precedió a su muerte. En el (fantástico) libro “Por Favor, mátame” de Legs Mc Neil, Danny Fields, de Elektra Records, recuerda a Morrison más o menos de ese modo. Incluso me pareció algo cruel en sus declaraciones para el libro. Hablaba de sus borracheras. De las hostias que le pegaba a Nico, de Velvet Underground. De cuando se emborrachaba en un bar y se meaba encima. O de cuando le daba por subirse a las cornisas de los edificios. Y ojo, no dudo que probablemente fuera la cosa por ahí. Tampoco creo que pasara las 24h del día de ese modo.

Lo cierto es que la caracterización es brutal

Yo creo que los Doors restantes le deben mucho a Oliver Stone. Qué diablos, y también todos los que ahora disfrutan su música y, lo reconozcan o no, se acercaron a esos discos a raíz del revival Doors que el estreno de la cinta propició. Yo supongo que fuí uno de ellos. No es que viera la película de estreno y me convenciera, era demasiado pequeño cuando se estrenó. Pero sí fuí pasto de la sobreexposición al videoclip de Break On Through y a la escucha indiscriminada de la versión corta de Light My Fire (menudo shock cuando escuché la versión real, con su pedazo de solo de órgano). El acabar pocos años después con un The Best Of The Doors era un paso lógico.

Ahora, en una pirueta comercial más, se vuelven a reeditar todos los discos de los Doors (con Jim vivo, nada se sabe de los discos que grabaron sin él, Other Voices y Full Circle), amén de recopilatorios y directos varios. En fin, si son reediciones interesantes y hechas con buen gusto, no seré yo quien se queje. Lo de los Riders on the Storm, sin Ian Astbury, tiene menos gracia. Cualquiera no puede suplir al Rey Lagarto.

Canciones:

The Doors. “You’re lost, little girl”
Pink Floyd: “Wish you were here”
Hellacopters: “Toys and flavors”




mayo 2007
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Sígueme en Twitter

Categorías